miércoles 20/10/21

Aspectos a tener en cuenta para adquirir freidoras sin aceite

Es uno de los aparatos de cocina que mayor popularidad ha adquirido en los últimos tiempos, debido a su facilidad de uso, su sencillo mantenimiento y, sobre todo, porque ofrece la posibilidad de elaborar alimentos de una manera mucho más saludable. 
Fritos
Fritos

Siempre que se habla de una freidora, lo primero que se viene a la mente es un aparato de cocina que se llena de aceite para realizar todo tipo de frituras. Si bien es cierto que esto siempre ha sido lo más tradicional, en la actualidad, las freidoras sin aceite han ganado un mayor protagonismo, debido a la gran cantidad de ventajas que ofrecen. También conocidas como freidoras de aire caliente, son populares porque permiten elaborar alimentos y platos de forma más saludable, sin la necesidad de utilizar apenas aceite y, por tanto, sin tener que ingerir calorías de más. Son muy fáciles de utilizar, a la par que apenas necesitan mantenimiento, de ahí que cada vez más los usuarios se decanten por comprar este tipo de aparatos.

En cualquier caso, para llevar a cabo la mejor elección, es importante tener en cuenta una serie de aspectos, que determinarán qué tipo de freidora sin aceite es la más adecuada para cada uno, en base a sus necesidades.

La cocción

Hay que fijarse bien en las distintas modalidades de cocción que tienen, ya que cuantas más presenten, más posibilidades de elaborar diferentes tipos de alimentos. De esta manera, habrá que cerciorarse de que se puedan cocinar desde las clásicas patatas, hasta carnes rojas o pescados, entre otras cosas.

La temperatura

Cada freidora sin aceite cuenta con su programa específico en cuanto a temperatura se refiere. Si bien es cierto se puede elegir en función de las necesidades de cada uno, lo habitual es que las freidoras estándar tengan la capacidad de cocinar a temperaturas de entre 80 y 200 grados centígrados. Es lo más común para un uso doméstico.

La capacidad

Como es lógico, la capacidad de la freidora puede variar dependiendo del modelo elegido, no obstante, para darle un uso continuado en casa, lo ideal es que se escojan diseños que cuenten, al menos, con una capacidad de entre 1 y 3 litros. Eso sí, a la hora de utilizar la freidora, es esencial que no se cargue más de esta capacidad, puesto que puede estropearse rápidamente.

La garantía

Otro aspecto imprescindible que, en este caso, debe aportar la empresa, tratándose de un valor añadido por si la freidora no funcionase bien. Contar con la garantía de la firma fabricante, permite garantizar la inversión.

Principales beneficios de las freidoras sin aceite

En el caso de decantarse por adquirir una freidora sin aceite, hay que tener en cuenta que este tipo de aparato de cocina ofrece un gran número de beneficios. Lo primero que hay que mencionar, es que gracias a que apenas necesitan aceite para su funcionamiento, se pueden elaborar platos y alimentos mucho más saludables, reduciendo de manera notable la ingesta de calorías innecesarias.

También hay que decir que se presenta como un electrodoméstico muy práctico, puesto que permite realizar todo tipo de elaboraciones, con diferentes alimentos, de una manera rápida y sencilla. Esto además, hará que se ahorre mucho tiempo, ya que en el caso de querer realizar elaboraciones algo más complejas, la mayoría de estas freidoras cuentan con un sistema de programación para la cocción, sin que se tenga que hacer nada más después, de manera manual. 

Otra de las ventajas que hay que destacar es que estas freidoras apenas necesitan mantenimiento. Esto se traduce en que se pueden limpiar rápidamente con productos convencionales, e incluso, se pueden meter en el lavavajillas sin que sufran daño alguno. 

Y finalmente, hay que mencionar que se trata de un aparato seguro, a diferencia de otros en los que se tenga que utilizar aceite, ya que este tipo de freidoras no salpican, y por tanto, no producen quemaduras.

Aspectos a tener en cuenta para adquirir freidoras sin aceite
Comentarios