lunes 26/7/21

PP, Cs y Vox piden en el Parlamento la paralización en España del sistema Nutriscore para proteger la dieta mediterránea

El Pleno del Parlamento andaluz ha acordado este jueves, con los votos a favor de PP-A, Ciudadanos (Cs) y Vox, y el rechazo de PSOE-A y Unidas Podemos por Andalucía, instar a la Junta a que, a su vez, inste al Gobierno de España a "paralizar la puesta en marcha en España del sistema de etiquetado nutricional frontal NutriScore, para proteger la producción agroalimentaria española y la dieta mediterránea".
El portavoz adjunto de Vox en el Parlamento andaluz, Rodrigo Alonso.

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Parlamento andaluz ha acordado este jueves, con los votos a favor de PP-A, Ciudadanos (Cs) y Vox, y el rechazo de PSOE-A y Unidas Podemos por Andalucía, instar a la Junta a que, a su vez, inste al Gobierno de España a "paralizar la puesta en marcha en España del sistema de etiquetado nutricional frontal NutriScore, para proteger la producción agroalimentaria española y la dieta mediterránea".

Así lo ha acordado en el marco de una proposición no de ley (PNL) que el grupo Vox ha defendido ante el Pleno sobre medidas de protección integral del sector agroalimentario andaluz frente a la competencia desleal de terceros países, y que ha salido adelante en algunos de sus puntos, con apoyos parciales de PP y Ciudadanos (Cs) o del PSOE-A y Unidas Podemos por Andalucía.

Por unanimidad, además, se han aprobado dos de las reivindicaciones de la iniciativa, como la de instar a la Junta a demandar al Gobierno de España que "exija en las instancias europeas correspondientes la aplicación del Principio de Preferencia Comunitaria como principio jurídico de alcance general y absoluto en todos aquellos acuerdos comerciales que nos afecten desde el punto de vista agroalimentario".

De igual modo, el Parlamento ha acordado por unanimidad pedir a la Junta que reclame al Ejecutivo nacional que exija a la UE la aplicación de unos protocolos de control sanitario en frontera que garanticen que el producto importado está libre de patógenos y plagas, no permitiendo residuos prohibidos en la UE y, en consecuencia, que vele por la salud de los consumidores.

Con el único apoyo de Vox, ya que los demás grupos se han abstenido y los diputados no adscritos procedentes de Adelante Andalucía han votado en contra, el Pleno ha acordado pedir a la Junta que a su vez inste al Gobierno a exigir a la Comisión Europea la revisión urgente de los tratados correspondientes para negociar la extracción de aquellos productos agrícolas que, según resulte de la realización de estudios de impacto, se demuestre que son perjudicados por la importación desde esos terceros países.

Con el apoyo de todos los grupos salvo el PSOE-A, que se ha abstenido, el Parlamento ha acordado instar a la Junta para que a su vez reclame al Gobierno que exija a la UE "un control férreo y riguroso en todos los puntos fronterizos de entrada a la UE para luchar contra la entrada masiva de productos de terceros países que no cumplen con los acuerdos preferenciales y para evitar que entren productos que hayan sido tratados en origen con productos fitosanitarios e insecticidas prohibidos en la UE".

LUCHA CONTRA EL FRAUDE EN EL REETIQUETADO

Otra reclamación que ha salido adelante es la de pedir a la Junta que cumpla con el acuerdo presupuestario firmado entre Vox, PP y Cs relativo a 'Oficina de lucha contra el fraude en el reetiquetado y control fitosanitario de los productos de países terceros', que va dirigido a "intensificar los controles de productos agroalimentarios a fin de detectar a aquellos que reetiqueten los productos procedentes de terceros países como españoles, desde su entrada en Andalucía hasta su puesta a disposición del consumidor final, y endurecer la sanciones".

De igual modo, PP, Cs y Vox han apoyado reclamar a la Junta que cumpla el acuerdo presupuestario entre esas tres formaciones relativo al 'programa de lucha contra el fraude en la calidad del aceite de oliva virgen extra', dirigido a luchar contra el fraude que se produce al etiquetar el aceite procedente de terceros países como aceite de oliva virgen extra.

En virtud de esta iniciativa, además, y con los mismos apoyos de PP-A, Cs y Vox, el Parlamento insta al Gobierno andaluz para que a su vez inste al de España a llevar a cabo "cuantas acciones sean posibles para evitar que el Pacto Verde Europeo y su Estrategia Agrícola sirvan de pretexto para articular una nueva fiscalidad verde, en detrimento del sector agrícola y ganadero".

En defensa de la iniciativa, el portavoz adjunto de Vox, Rodrigo Alonso, ha expuesto que los agricultores arruinados están abandonando sus campos al mismo tiempo que España pierde producción y superficie cultivada, mientras que estos terceros países la ganan. A su juicio, al mismo tiempo que asistimos a una ideologización de la Política Agraria Común (PAC), España está perdiendo su soberanía nacional alimentaria, y la alimentación no puede estar en manos de países extranjeros.

"Se señala a nuestros agricultores y productores imponiéndoles cómo tienen que producir y explotar nuestros cultivos en nombre de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incorporados a nuestro ordenamiento jurídico por el Gobierno de España", ha criticado el diputado de Vox, que también ha recriminado que, "mientras que se tilda de contaminante nuestra forma de producción, se perpetra un gran daño ambiental transportando desde miles de kilómetros en buques de transporte de mercancías ultracontaminantes los alimentos que producimos en Europa".

POSICIONAMIENTOS DE LOS GRUPOS

En el turno de posicionamiento de los grupos, la parlamentaria del PSOE-A Mercedes Gámez ha criticado que el portavoz de Vox haya esgrimido "teorías conspiranoicas internacionales" al defender esta iniciativa, con la que ha expresado discrepancias en algunos de sus puntos y ha subrayado que los socialistas están "en las antípodas" de su planteamiento en cuestiones como su rechazo a la Agenda 2030, por la que el PSOE seguirá apostando, al igual que por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, según ha indicado al concluir.

El diputado del PP José Ramón Carmona ha reprochado a Vox que "no han valorado lo que está haciendo la Junta de Andalucía en las competencias que tiene" y ha defendido el trabajo de la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, en Bruselas contra la competencia desleal, por lo que ha advertido de que "el incumplimiento de las cuotas establecidas es perjudicial para Europa y para Andalucía", para concluir que "Andalucía es la gran perjudicada".

El parlamentario de Cs Enrique Moreno ha señalado que, "como agricultor y diputado estoy indignado con esta iniciativa", aunque ha precisado que "no dudo de su buena voluntad", en referencia al diputado de Vox, Rodrigo Alonso, a quien ha recriminado que "comete graves errores", así como le ha preguntado si pretende con la PNL que "todos los productos nos los vamos a comer en España", y ha defendido, sobre "las acciones que usted reivindica a la Junta de Andalucía", que "todo se está llevando a cabo".

Por último, el diputado de Unidas Podemos por Andalucía Ismael Sánchez ha señalado que su grupo no comparte "mucho" de la iniciativa de Vox, a cuyos diputados ha afeado que "cuestionan la Agenda 2030", de forma que, así, "están cuestionando lo que dicen las Naciones Unidas", y "no quieren entonces que se combata la pobreza, la desigualdad, que se luche contra el cambio climático", según ha criticado el también representante de IU.

PP, Cs y Vox piden en el Parlamento la paralización en España del sistema Nutriscore...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad