miércoles. 06.07.2022

La sociedad Puerto de Cuba es la entidad propuesta para la concesión tras el proceso de licitación

SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)

Después de que a comienzos de 2021 el Tribunal Supremo no admitiese finalmente el recurso de casación de los anteriores gestores del conocido bar Citroen, de titularidad municipal, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que revocó el fallo inicial del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número cinco y avaló la extinción decidida por el Ayuntamiento hispalense respecto a la explotación del local, la junta de gobierno del Consistorio prevé aprobar este viernes la concesión demanial de dicho inmueble, para su nueva explotación.

En concreto, y según el acuerdo recogido por Europa Press respecto a la licitación de la nueva explotación, se trata de una concesión demanial con un periodo de vigencia de 16 años y un canon base anual de 33.157,21 euros a rendir por el adjudicatario al Consistorio, siendo la sociedad Puerto de Cuba en Liébana como la propuesta para la adjudicación tras ofertar un canon anual de 253.750 euros en el concurso público promovido por el Ayuntamiento.

El asunto gira en torno a la decisión del Ayuntamiento de extinguir los contratos de arrendamiento formalizados respecto a bienes municipales con anterioridad al 9 de mayo de 1985, conforme a lo recogido en la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos, pues dicha regulación disponía la extinción de tales arrendamientos cuando los mismos se encontrasen en situación de prórroga.

Frente a dicha decisión, los gestores del conocido Bar Citroen alegaban en su recurso contencioso administrativo contra tal medida la "improcedencia de la conversión de facto del contrato de arrendamiento" suscrito en su día a una concesión administrativa, exponiendo que "la relación existente era de naturaleza arrendataria y el Ayuntamiento, al haber convertido el alquiler en concesión, ha privado del derecho a seguir en el inmueble sin seguir procedimiento alguno para ello".

"EXTINCIÓN RETROACTIVA"

Igualmente, esgrimían los gestores del bar que al fijar la fecha del 4 de abril de 2015 "como último día de ocupación del inmueble", "se habría declarado una extinción retroactiva de la concesión", deparando a los gestores del bar Citroen un "trato desigual con relación a otros cuatro arrendatarios de bienes demaniales" y respecto a "otros 39 arrendatarios de bienes patrimoniales a quienes sí se respeta el derecho a permanecer en el inmueble mediante un nuevo arrendamiento".

No obstante, el Ayuntamiento hispalense defendía que "la incuestionable naturaleza demanial del bien avala la plena legalidad de la actuación municipal e impide continuar con el arrendamiento", negando que mediase una "conversión" de la relación entre ambas partes respecto al recinto en cuestión y avisando de que "la permanencia que se pretende en el inmueble sería gratuita y a costa del contribuyente".

Analizando los argumentos de cada una de las partes, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número cinco exponía en su sentencia inicial, recogida por Europa Press, que no había sido "respetado el procedimiento legalmente establecido, dado que se ha extinguido directamente la concesión, sin procedimiento previo que cambie su naturaleza para posteriormente aplicar la causa de extinción".

"AUSENCIA DE PROCEDIMIENTO"

"No se entiende que iniciado un procedimiento para aplicar la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos se califique sin más trámite como una concesión y se aplique el régimen jurídico de éstas", argumentaba el juzgado, anulando la resolución del Ayuntamiento que desestimaba el recurso de reposición de los gestores del bar y ratificaba la denegación de la suspensión del acuerdo adoptado en mayo de 2016 para extinguir la concesión relativa a la explotación de dicho espacio de titularidad municipal.

Pero tras recurrir el Ayuntamiento la decisión del juzgado ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), dicha instancia revocó la sentencia inicial del juzgado y avaló el procedimiento formalizado por el Consistorio, considerando que la relación contractual entre las partes no era la de un contrato de arrendamiento, sino una concesión demanial mediante la cual procedía la extinción de la misma por la finalización del plazo habilitado para dicha concesión.

EL SUPREMO NO ADMITE EL RECURSO

Si bien los gestores del Bar Citroen impugnaron la sentencia del TSJA ante el Supremo, el tribunal no admitió finalmente su recurso de casación, según el Ayuntamiento, con lo que rige la sentencia del Alto tribunal andaluz.

Ante ello, el Ayuntamiento exponía que de acuerdo con los informes jurídicos municipales, la extinción de la concesión se produjo en abril de 2016, cuando finalizó el plazo del contrato sin que hubiera margen legal para prórroga o para una adjudicación directa, lo que motivó el procedimiento de extinción objeto de este litigio.

El Ayuntamiento aborda este viernes la concesión del Bar Citroen para su nueva explotación
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad