martes 3/8/21

Hacia el envase reciclado partiendo de las calles de Níjar

La apuesta del Ayuntamiento de Níjar por la recogida selectiva de residuos, para la cual se apoya en Ecoembes, no es un capricho municipal sino un compromiso con los vecinos pero también con las nuevas generaciones ya que no sólo se ahorra en materias primas, energía y agua sino que que se evitan grandes cantidades de emisiones de CO2 a la atmósfera, con lo que la acción de facilitar contenedores amarillos donde depositar los envases es a la postre un pacto con el medio ambiente.

Cualquier envase, es decir, producto fabricado con materiales de cualquier naturaleza y que se utilice para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar mercancías, desde materias primas hasta artículos acabados, en cualquier fase de la cadena de fabricación, distribución y consumo es susceptible de ser reciclado. Para su depósito en el contenedor no es necesario lavarlo. Es más, es deseable no hacerlo porque así evitamos gastar agua de forma innecesaria. Lo importante es que el envase no contenga producto en su interior, es decir, es conveniente agotar el producto del todo antes de depositarlo en el contenedor que corresponda.

Ahora bien, hay que saber diferenciar qué destinar al amarillo. Además de las latas, botellas y briks, -que aunque aparentemente es solo de cartón, tiene en su interior aluminio y/o plástico con lo que su proceso de reciclaje es diferente al del papel-, también aquí podemos depositar aerosoles y botes de pintura cuando son de tamaño doméstico, no industrial, pero siempre y cuando antes hayamos agotado el producto del todo, es decir, que estén totalmente vacíos para evitar sustancias tóxicas y derramamientos que contaminen

Pero, ¿cuál es el destino de todos estos envases?. En primer lugar éstos deben pasar por plantas de selección donde se separan las diferentes fracciones de plásticos (PET, PEAD, PEBD, Plástico Mezcla), los metálicos (acero y aluminio) y el brik. El Ayuntamiento de Níjar está adherido a Ecoembes, y la planta de tratamiento a la que se llevan estas recogidas  se encuentra en Gádor. Posteriormente este material pasa a manos de recicladores que son los encargados de generar nuevos envases, láminas, bolsas, botellas, menaje, bidones, tuberías…, una actividad que no solo genera empleo sino que de ella a su vez nos beneficiamos todos pues son capaces de transformar residuos, que antes iban a un vertedero, en nueva materia prima útil que además necesita de menos energía para su creación. Se calcula que para el año 2025, los envases para bebidas que se pongan en el mercado contendrán un mínimo de un 25% de reciclado.

Hacia el envase reciclado partiendo de las calles de Níjar
Comentarios