viernes 17/9/21

Sánchez se come a Casado

Y mientras tanto el tridente de la derecha, -PP, Cs y Vox-, se hunde cada día un poquito más con un discurso que aburre de ser tan insistente y machacón como innecesario e inefectivo
Elena Torres
Elena Torres

Aunque la oposición se empeña en reprochar al Gobierno de España haber estado más de año y medio sin realizar no se qué convocatorias o sin desarrollar esto o lo otro en verdad es ahora cuando arranca la legislatura. Este año y medio de pandemia, que aún no ha concluido, no ha permitido más que pensar en ella, en cómo hacerla frente y como ir preparando el terreno para la remontada que ahora toca. 

Es verdad que ha habido muchos desaciertos, confusiones, contradicciones… pero también es cierto que nunca antes nos vimos en otra situación igual y que mucho del ruido que ha habido en este tiempo también ha estado motivado por esa manía de llevar la contraria a todo lo que diga el Gobierno, y que algunas autonomías de signo político diferente han llevado como bandera durante este tiempo para generar aún más desconfianza hacia el Ejecutivo. 

Pero todo esto está ya pasando y ahora comienza a verse un gobierno de coalición con capacidad para sacar asuntos de calado adelante, de llegar a acuerdos con grupos políticos de sintonías muy diversas, agentes sociales, patronal y hasta conseguir arrancar aunque sea una ‘sonrisa’ a la Iglesia.

Y mientras tanto, el tridente de la derecha, -PP, Cs y Vox-, se hunde cada día un poquito más con un discurso que aburre de ser tan insistente y machacón como innecesario e inefectivo. Es muy difícil mantener desde el minuto 1 en que uno pierde las elecciones la necesidad de convocar unas nuevas.  Cuatro años es mucho tiempo para no poder poner sobre la mesa otra cosa que la celebración de unos comicios.

O Pablo Casado espabila y empieza a asumir que le quedan dos años en la oposición y debe hacer propuestas y plantear alternativas más atractivas que las que disponga el Gobierno o Pedro Sánchez se lo come, -ya se lo ha comido en la última sesión de control-, y si esto sucede y prevalece en el tiempo, mucho sospecho que no será quien se enfrente al candidato socialista cuando llegue el momento de convocar las próximas elecciones generales.

Sánchez se come a Casado
Comentarios