martes 26/10/21

Reunión socialista en La Palma

por muchas ayudas que se destinen, el Gobierno español ya ha anunciado más de 206 millones, volver a la normalidad va a ser difícil y una de las mejoras maneras de ayudar es visitar la isla y consumir
Elena Torres
Elena Torres

Valencia por La Palma. El PSOE debería reconsiderar la celebración de su 40 Congreso previsto del 15 al 17 de octubre y trasladarlo a La Palma, donde todos reconocen que el volcán ha golpeado duramente a la isla.

Sin embargo, y como el cabildo, Raúl Camacho, no para de repetir allí donde le ponen un micro, el problema, -que es gravísimo en número de casas arrasadas y personas afectadas que se han quedado no sólo sin vivienda sino también sin medio de vida ya que ello está afectando, por ejemplo, a la agricultura-, puede verse aplacado si lejos de huir de esta isla se fomenta su turismo. Razón no le falta, por muchas ayudas que se destinen, el Gobierno español ya ha anunciado más de 206 millones, volver a la normalidad va a ser difícil y una de las mejoras maneras de ayudar es visitar la isla y consumir. La ministra Reyes Maroto tampoco estaba tan errada cuando propuso aprovechar como reclamo la erupción volcánica “para quien quiera ver este espectáculo tan maravilloso de la naturaleza”, aunque tal vez pareció poco delicada en sus declaraciones en los primeros días de estallido, con la congoja y la angustia de los palmeros a flor de piel.

Por eso y porque el volcán apenas afecta a un 8% de la isla es por lo que el PSOE, como partido que está en el Gobierno podría dar ejemplo y mover a su gente hacia este territorio.

Valencia ya ha tenido ocasión de vivir este fin de semana la clausura de la Convención del PP y algunas lenguas apuntan a que los precios de los hoteles en la fechas del cónclave socialista se elevan a los 500 euros la noche. Una locura que echa para atrás a más de uno.

No parece muy justo que en estos momentos en que el mismo Pedro Sánchez está proponiendo salir del centralismo de Madrid y que las instituciones puedan tener sede en otros territorios de la península, sea una única ciudad la que se vea beneficiada de los dos grandes eventos que los principales partidos de este país tienen programados.

Ya hemos tenido bastante con el acto de clausura de la convención popular que nos ha mostrado un Pablo Casado tan escorado hacia la derecha que hasta Vox vuelve a abrazarlo como en los primeros momentos de la legislatura. Lo que no parece entender el presidente del PP es que su viraje lejos de absorber a ese electorado lo afianza más que nunca y no parece muy viable que regrese a la senda popular.

Así que La Palma sería un escenario más amable para la familia socialista.

Reunión socialista en La Palma
Comentarios