sábado. 26.11.2022

Que no llueve a gusto de todos está claro pero que, por fin, haya llegado el momento en que se estime que ya no es necesario usar las mascarillas en interiores debería, cuando menos, alegrarnos.

El Gobierno de España ha publicado en el BOE las razones por las que pone fin al uso de las mascarillas y las excepciones, -centros y establecimientos sanitarios, residencias de la tercera edad y transporte, principalmente-. No es un texto muy largo pero si resulta clarificador, entiendo. 

El nivel de vacunación es elevado en este país y la gravedad de la enfermedad ha descendido. Aunque no haya desaparecido, la población es más consciente, o debería serlo a estas alturas, sobre como actuar en caso de contagio y, sobre todo, como evitarlo. Han pasado ya dos años.

Sin haber empezado a andar la nueva medida echar culpas al Gobierno, desde las administraciones, de lo que pueda pasar a partir de ahora si se produce algún pico de contagios es cuando menos infantil, máxime cuando todos los grupos políticos, especialmente desde la derecha, llevan tiempo quejándose de las limitaciones de derechos que se han producido por la pandemia, -estar obligado a ponerse una mascarilla también lo es-.

Que ahora venga la Comunidad de Madrid, a reprochar falta de concreción del nuevo Real Decreto, -cuando se deja bien claro que las personas con riesgo o en centros de trabajo donde no se puedan guardar las debidas distancias interpersonales habrá que usar la mascarilla-, y en su línea insultante afirme que éste es el Gobierno de “casi búscate la vida” es buscar polémica por buscarla.

En esa línea, la que se marca el PP en este país que a pesar de la llegada de Feijóo mantiene su negativa a todo lo que haga el Ejecutivo de Sánchez, se explica que en Almería, la delegada del Gobierno de la Junta, Maribel Sánchez Torregrosa, se lance a decir la tontería de que la eliminación de las mascarillas en interiores es una decisión “unilateral”. ¿De verdad? ¿Después de las reuniones continuas que se han mantenido con las comunidades autónomas y los reclamos persistentes desde hace semanas para poner fin a las mascarillas? Y ya para colmo,  a la señora delegada le ha llegado de “sopetón la noticia”. A veces pienso si esta mujer vive en este país o sólo se rige por las notas que le pasan desde el partido sobre como hacer oposición desde su sillón de la Junta.

Noticia de sopetón
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad