sábado 27/11/21

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La llegada de Miquel Iceta al Ministerio de Política Territorial y Función Pública supone un aliciente al diálogo que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere impulsar con el nuevo Ejecutivo de la Generalitat catalana que surja después de las elecciones del 14 de febrero. Además, Iceta tendrá que trabajar con otros retos como el traspaso de las transferencias a las distintas Comunidades Autónomas, la relación con los gobiernos regionales y locales o con la puesta en marcha de una nueva Ley de Función Pública.

En lo que respecta a Política Territorial, el nuevo ministro seguirá la estela marcada por la anterior titular, Carolina Darias, y apostará por este diálogo con las Comunidades Autónomas y, en especial, con Cataluña, región desde donde ha desarrollado prácticamente toda su carrera política.

En este sentido, presumiblemente Iceta será uno de los promotores de una nueva reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat de Cataluña, que lleva sin reunirse desde el pasado mes de febrero debido a la situación sanitaria del coronavirus. En esta última mesa, Carolina Darias, fue una de las participantes de la reunión.

En su función de líder del PSC, Iceta ha sido siempre un fiel defensor del diálogo entre Cataluña y el Gobierno como fórmula para encontrar una solución a la crisis catalana. Además, en lo que respecta a la situación de los independistias, Iceta también ha apostado siempre por avanzar a favor de la libertad de los encarcelados por el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Además, con la llegada de Iceta al Gobierno, Pedro Sánchez recupera a otro dirigente del PSC al frente del Ministerio de Política Territorial, después de haber apostado por Meritxell Batet, que estuvo en la primera etapa del Ejecutivo de Sánchez y que abandonó la cartera ministerial para ser presidenta del Congreso.

LA FAMOSA COGOBERNANZA

Asimismo, Iceta tendrá que impulsar las relaciones con las distintas Comunidades Autónomas y las entidades locales en la gestión de la pandemia del coronavirus, siguiendo así el famoso término acuñado por el Gobierno en referencia a la "cogobernanza".

En este sentido, el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó el actual estado de alarma que rige en el país hasta el mes de mayo, y delega en las Comunidades Autónomas como autoridades competentes delegadas en sus territorios, por lo que, cada presidente regional está siguiendo distintas medidas para controlar el virus.

Aquí reside una de las principales quejas que las Comunidades Autónomas han trasladado al Gobierno central, ya que muchas de ellas reclaman que se modifique el actual estado de alarma para tomar más medidas restrictivas como adelantar el toque de queda.

Así, Iceta tendrá que establecer distintas comunicaciones con las Comunidades Autónomas en este sentido. Además, está en el aire una nueva Conferencia de Presidentes después de que el jefe del Ejecutivo asegurara que este órgano de trabajo se reuniría de forma mensual y la última se celebrara el pasado mes de octubre.

TRANSFERENCIAS DE COMPETENCIAS

Otro de los retos al que se enfrenta Miquel Iceta al frente del Ministerio es el de abordar las diferentes transferencias de competencias a algunas Comunidades Autónomas como pueden ser País Vasco o Navarra.

De hecho, el lehendekari vasco, Íñigo Urkullu, y el jefe del Ejecutivo asumieron esta misma semana un primer compromiso para traspasar cinco competencias al País Vasco, entre ellas Prisiones y el Salario Mínimo Interprofesional para el próximo mes de marzo.

En el caso de Navarra, Carolina Darias también anunció que estaban trabajando junto al Gobierno de la Comunidad Foral en agilizar algunos traspasos de competencias como eran los referidos al Ingreso Mínimo Vital (IMV) o el de Tráfico.

En todo caso, Miquel Iceta también continuará previsiblemente con el trabajo desempeñado por Darias en este sentido y apostará por desarrollar el traspaso de competencias a varias Comunidades Autónomas, tal y como desgranó en una comparecencia en el Congreso de los Diputados el secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Francisco Hernández Spínola.

FUNCIÓN PÚBLICA

En materia de Función Pública, Iceta continuará con los trabajos que venía desarrollando el ministerio de la mano de Darias en la elaboración de la nueva Ley de Función Pública, para desarrollar el Estatuto Básicos del Empleado Público (EBEP) con el fin de lograr la "transformación" de la Administración General del Estado impulsando la racionalización de la Administración, mejorando su calidad y eficacia y garantizando la prestación de servicios públicos de calidad.

El Ministerio ya trabajaba en una regulación para reducir la temporalidad del empleo público, de forma que los interinos no estén en la Administración más de tres años en esta situación, y también contemplaba sanciones para los gestores públicos que abusen de la temporalidad.

A su vez, Iceta tendrá que abordar con los sindicatos del área pública la mejora del empleo público y el rejuvenecimiento de las plantillas, en un contexto en el que se prevé que el 51% de los empleados se jubile en la próxima década, así como de las condiciones retributivas, tras el alza del 0,9% este año del sueldo de los empleados públicos.

Otros asuntos que se encontrará Iceta en materia de Función Pública es el plan de digitalización de la Administración enmarcado en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; la puesta en marcha del III Plan de Igualdad en la Administración General del Estado y la iniciativa lanzada para repensar la selección en el empleo público de cara a la reforma gradual del modelo de selección, en el marco del proceso de modernización reflexiva de las administraciones públicas y el Plan de Captación de Talento, que contempla paneles hasta el mes de marzo, entre otros asuntos.

Los retos de Iceta en Política Territorial: La relación con Cataluña, la transferencia...
Comentarios