viernes 17/9/21

Un juzgado de Cáceres da la razón a una guardia civil a la que limitaron la reducción de jornada para cuidar a sus hijos

El Juzgado nº 1 de lo Contencioso-Administrativo de Cáceres ha dado la razón a una agente de la Guardia Civil a la que le había sido concedida una solicitud de reducción de la jornada laboral en un 20 por ciento para cuidar a sus dos hijos menores de edad, pero limitada a determinados periodos del año.
Archivo - COCHE DE LA GUARDIA CIVIL

MÉRIDA, 14 (EUROPA PRESS)

El Juzgado nº 1 de lo Contencioso-Administrativo de Cáceres ha dado la razón a una agente de la Guardia Civil a la que le había sido concedida una solicitud de reducción de la jornada laboral en un 20 por ciento para cuidar a sus dos hijos menores de edad, pero limitada a determinados periodos del año.

En concreto, la sentencia da la razón a los servicios jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), representados por la letrada Paloma Lobato Vargas, al anular una resolución del General Jefe de la zona de Extremadura al desestimar un recurso de una agente destinada en la provincia de Cáceres.

AUGC lamenta verse "de nuevo" abocada a defender la conciliación familiar con la laboral en los tribunales de justicia ante "la cerrazón y el desprecio por los derechos de los y las guardias civiles en la provincia de Cáceres".

La agente en cuestión, con dos hijos menores a su cargo, solicitó una reducción de su jornada laboral en un 20%, que fue concedida por la comandancia se la concedió, pero "por razones del servicio" se le limitaba el derecho en la reducción en diferentes periodos del año, como vacaciones de fechas señaladas de Semana Santa o Navidad, y se le denegaba en fines de semana o días festivos.

"Todo un despropósito, porque justo cuando más necesidad tienen los menores es cuando se le restringía o directamente se le denegaba la reducción de la jornada", señala AUGC en una nota de prensa.

La agente recurrió esta resolución ante el general Jefe de la Zona de Extremadura y en una resolución de 31 de agosto de 2020, "no solo no rectificaba el despropósito anterior si no que abundaba en él, desestimando el recurso e incidiendo en el mismo argumento de razones de servicio para denegarlo".

Han sido los tribunales de justicia los que "ponen cordura y sentido común en la cerrazón en el reconocimiento de los derechos de la mujer en la Guardia Civil", indicando en su sentencia que "no vale una referencia genérica a las necesidades del servicio" y que la administración en sus informes no concreta en qué se perjudicaría.

El tribunal añade que en este caso, el informe del capitán "no constituye justificación bastante para denegar la concreción horaria en los términos solicitados" por la recurrente, pues si bien en el referido informe (tras la rectificación realizada en el acto del juicio) se considera que la reducción de jornada solicitada supondría un perjuicio para el servicio por la disminución de potencial de servicio del puesto, es lo cierto, sin embargo, que "no se concretan qué servicios serían los que no se podrían atender adecuadamente, caso de concederse la concreción horaria solicitada".

Tampoco en el citado informe se hace referencia a la incidencia que la medida tendría en el descanso semanal de los demás componentes de la Unidad. E incluso llega a decir en otro punto que la administración no proporciona "ningún dato objetivo que avale esa incidencia negativa en la prestación del servicio".

Por todo ello el tribunal estima el recurso de la compañera y le concede la reducción de la jornada en los términos que ella solicitó.

Por todo ello, AUGC en Cáceres ha felicitado a la letrada Paloma Lobato por el "gran trabajo" que llevaba desarrollando estos años en defensa de los intereses profesionales de los afiliados, y a la agente por los "sinsabores y angustia" sufridos estos meses ante las "trabas para poder cuidar a sus hijos como cualquier menor requiere".

CONCILIACIÓN LABORAL

En segundo lugar solicitan a la jefatura de la comandancia de Cáceres, después de esta sentencia, que haga "una reflexión profunda" de su forma de gestionar de estos temas "tan sensibles", como son el cuidado de menores y la conciliación laboral y familiar de las mujeres en la comandancia Cáceres.

"Estas compañeras son madres y trabajadoras en la Guardia Civil, no son culpables de nada", señala AUGC, que asegura que tiene constancia de que existen otros casos similares con concesiones de reducciones. "Es hora de rectificar y entrar en el siglo XXI".

Para la asociación es "bastante chocante e irónico" que el mismo día en el que se dicta esta sentencia, el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la Comandante segundo Jefe de la Comandancia de Cáceres reciba el premio a la "mujer extraordinaria del año" en Plasencia, por ser un referente en igualdad, y que una compañera reciba una sentencia favorable que "rectifica un despropósito" dictado por esa misma jefatura de la comandancia.

En este sentido, sugieren que algún año este tipo de premios a "mujeres extraordinarias" recayesen en agentes de base, como la compañera, con dos hijos menores a su cargo y "todo el día en la calle en protección de la seguridad ciudadana de todos". En definitiva, "menos premios y más igualdad real".

Por último, exigen una rectificación pública a la asociación APROGC que el 3 de diciembre pasado en una nota de prensa, y de forma "absolutamente gratuita y sin la menor prueba", acusaba a la AUGC de "mentir" al hacer pública la forma de gestionar las reducciones de jornada por parte de la comandancia de Cáceres, hechos que han sido juzgados ahora, y al secretario general y la delegación de Cáceres de tener "oscuros intereses y llevar a cabo ataques personales hacia la jefatura de la Comandancia".

Ahora esta sentencia "deja bastante clara la situación y a cada uno en su sitio", señala la asociación, que concluye que sus únicos intereses son los que marcan sus estatutos y entre ellos la defensa de los intereses profesionales de los afiliados y que seguirán defendiendo "pese a quien pese". "Ladran, Sancho, señal que cabalgamos", finaliza el comunicado.

Un juzgado de Cáceres da la razón a una guardia civil a la que limitaron la reducción...