miércoles 19/1/22

Expertos alertan de que los conflictos armados y el hambre "se refuerzan mutuamente"

Hambre, conflicto y movilidad humana van generalmente unidos en países como Mozambique. Así lo han puesto de manifiesto expertos de Ayuda en Acción y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) en la webinar en la que presentaron las conclusiones del último informe realizado sobre 'Emergencia alimentaria en Cabo Delgado (Mozambique): conflicto armado y desplazamiento forzado como motores de la inseguridad alimentaria'.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Hambre, conflicto y movilidad humana van generalmente unidos en países como Mozambique. Así lo han puesto de manifiesto expertos de Ayuda en Acción y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) en la webinar en la que presentaron las conclusiones del último informe realizado sobre 'Emergencia alimentaria en Cabo Delgado (Mozambique): conflicto armado y desplazamiento forzado como motores de la inseguridad alimentaria'.

En la jornada, los ponentes han analizado la crisis humanitaria derivada del conflicto armado en esta provincia de Mozambique, así como el trabajo de las instituciones en torno al Objetivo de Desarrollo Sostenible de Hambre Cero (ODS 2).

El programa ha estado configurado por tres paneles en los que han participado personas expertas de Ayuda en Acción, IECAH, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el director provincial de Industria y Comercio en Cabo Delgado.

En el panel de apertura, Francisco Rey, codirector general de IECAH , ha puesto énfasis en que los ODS deben prestar mayor atención a los conflictos armados ya que la violencia condiciona el desarrollo y es una de las causas que inciden en el hambre. "El ODS2 debe incorporar con más determinación esta relación entre conflictos y lucha, abordando las causas y síntomas desde una perspectiva global" ha afirmado.

Un mensaje que también ha recalcado Fernando Mudarra, director de Ayuda en Acción, en su intervención acerca del contexto actual de Mozambique, el cual afronta una situación de debilidad institucional, crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 e inseguridad alimentaria, lo que lleva inevitablemente a la organización "a reflexionar y a replantearse soluciones innovadoras que consigan abordar con eficacia retos cada vez más complejos".

A este panel de apertura inicial le ha precedido el segundo panel sobre el 'Apoyo humanitario y seguridad alimentaria en Cabo Delgado' de la mano de Beatriz Abellá, investigadora del IECAH y coautora del estudio que ha presentado las principales conclusiones. "En esta región del norte de Mozambique, una de cada tres personas está desplazada a causa del conflicto armado y los hogares tanto de población local, como en especial la población desplazada, se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria alarmante", ha explicado Abella.

Por último, el programa ha terminado con un tercer panel de reflexión y propuestas sobre la 'Inseguridad alimentaria en contextos de fragilidad y desplazamiento', en el que Alberto Casado, director de Advocacy de Ayuda en Acción, ha explicado que "la violencia y el hambre se refuerzan mutuamente, y de hecho, en los últimos años, los datos reflejan cómo la situación de hambre ha aumentado en 10 países desde 2012, lo que genera una preocupación de cara a los objetivos previstos a 2030 sobre el ODS 2".

"Por ello, desde Ayuda en Acción consideramos que en la respuesta que demos a estos problemas es fundamental abordar al mismo tiempo la construcción de paz y el fortalecimiento de sistemas alimentarios resilientes", ha añadido Casado.

El último análisis llevado a cabo por ambas organizaciones sobre la situación en Cabo Delgado muestra la situación de vulnerabilidad de la provincia desde 2017, a raíz de los ataques violentos de grupos insurgentes que desencadenaros un flujo constante de personas desplazadas.

De esta manera, el informe recoge que, solo en esta provincia, más de 800.000 personas se vieron obligadas a desplazarse internamente en julio de 2021, lo que equivale a un tercio de su población. A estos desplazamientos se suma la escasez de alimentos que afecta especialmente a localidades como Metoro, Ancuabe Sede y Chiote, donde algunos hogares cada vez van mostrando peores indicadores de consumo de alimentos.

Todo este análisis de la situación concluye en un llamamiento a los actores involucrados, y en particular a las agencias humanitarias, a fortalecer la ayuda en la región y a responder al llamamiento de fondos por parte de las Naciones Unidas para poder ofrecer una asistencia duradera.

Expertos alertan de que los conflictos armados y el hambre "se refuerzan mutuamente"