jueves. 13.06.2024

Su intención es no contribuir al "circo" en el que creen que los de Abascal quieren convertir el Congreso durante dos días

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Esquerra Republicana (ERC), EH Bildu y Más País aprovecharán el debate de la moción de censura de Ramón Tamames contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para emplazar al jefe del Ejecutivo a no 'dormirse en los laureles' en el último tramo de la legislatura y a impulsar hasta el final medidas valientes que sirvan para cerrar el paso a una hipotética alianza que permita gobernar al PP y Vox tras las elecciones generales.

Estos partidos, habituales socios parlamentarios del Gobierno, sólo pueden replicar en el debate a Tamames, como candidato a la Presidencia del Gobierno, pero en sus discurso no obviarán a quien le presenta, el presidente de Vox, Santiago Abascal.

Según han avanzado a Europa Press fuentes de estas formaciones, es posible que los portavoces de estos partidos no consuman todo el tiempo del que disponen, porque ninguno quiere contribuir al "circo" o el "espectáculo" que, a su juicio, ha montado Vox al recurrir a este instrumento constitucional para poner en un brete al partido de Alberto Núñez Feijóo, máxime a sabiendas de que no tiene ninguna posibilidad de éxito.

CUMPLIR LO PENDIENTE

Pero eso no les impedirá utilizar sus turnos de palabra para repasar las medidas que se ha ido aprobando a lo largo de la legislatura con el apoyo del bloque de investidura y reclamar a Sánchez que dé cumplimiento a las promesas que aún tienen apuntadas en el debe.

Lo harán avisándole de que, pese al apretado calendario electoral con las municipales y autonómicas a tan sólo dos meses vista, debe aprovechar hasta el último momento para tomar medidas que alivien a los más vulnerables y a quienes están haciendo frente con muchas dificultades por ejemplo, al alza del precio de los alimentos o de la vivienda.

Asumiendo el fracaso de su propuesta de plantar a Tamames, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián volvió a intentar este año un plante a la moción de censura de Vox, pero ya ha asumido que su propuesta no ha tenido éxito y ha confirmado que intervendrá, aunque no agotará su tiempo.

En todo caso ya avanzó que todos sus dardos no se dirigirá sólo a Vox, sino que pedirá cuentas a Sánchez porque es quien está gobernando. "El Gobierno no se puede irse de rosita", anticipó tras su choque con el PSOE por el fracaso de la reforma de la 'ley mordaza'.

CONTRA LA DESAFECCIÓN

Menos pistas sobre sus intenciones ha dado públicamente la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, quien ha desdeñado una moción que ve como una "broma absurda y de mal gusto" que sólo busca "alimentar la creciente desafección política", esa con la que, en su opinión, hay que luchar para, entre otras cosas, cerrar el paso a una posible alianza PP-Vox.

Para el líder de Más País, Íñigo Errejón, esta iniciativa, encabezada por un candidato "paradójico", es como una "autolesión de las derechas" porque no va contra el Gobierno sino "contra el PP". Eso sí, el diputado madrileño insistirá en que el Ejecutivo de coalición no puede condicionar su "salud" a la "insolvencia de su oposición".

Una lectura parecida hace el diputado de Compromís, Joan Baldoví, quien ve este debate como "una lucha fratricida entre la derechita cobarde y heroica". El candidato a la Presidencia de la Generalitat Valenciana, ha garantizado que "tratará con todo el respeto debido" a Tamames, aunque ha venido ironizando con la posibilidad de que ni siquiera recabe el apoyo de los 52 diputados de Vox, a juzgar por algunas de sus declaraciones de las últimas semanas.

ESTEBAN SENTÓ PRECEDENTES

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha dejado entrever la posibilidad de optar por una intervención corta. Ya en 2020, cuando Abascal defendió su moción de censura contra Sánchez, el nacionalista vasco fue el que menos tiempo dedicó a debatir con él y ni siquiera bajó a la tribuna para replicarle. Lo hizo desde su escaño, que está a menos de un metro del que ocupará Tamames, quien va a dirigirse al hemiciclo desde el asiento que habitualmente ocupa Abascal.

Quien sí ha adelantado que su discurso será "muy escueto" es el portavoz del PDeCAT, Ferran Bel, que dejará clara su posición pero no piensa ayudar a que el "circo esperpéntico" que, a su juicio, busca Vox, "vaya más allá".

Ya al margen de los socios del Gobierno, Ciudadanos utilizará la cita para mostrar su modelo de país con propuestas concretas. La portavoz nacional de Ciudadanos, Patricia Guasp, viene reiterando que la moción propuesta por Vox es "inútil" y ya adelantó a finales de febrero el voto en contra de los 'naranjas'. No obstante, quieren aprovechar el escaparate del debate y no piensan renunciar a sus 30 minutos de intervención, que correrá a cargo de la portavoz parlamentaria, Inés Arrimadas.

TAMAMES VS PEGASUS

De su lado, la portavoz de Junts, Miriam Nogueras, atacará al PSOE por "alimentar" el "circo organizado por la ultraderecha" en lugar de colaborar con la comisión del Parlamento Europeo que ese mismo día estará en Madrid para investigar el espionaje a independentistas catalanes conocido como 'caso Pegasus'. Su compañero el Grupo Plural y diputado del BNG, Néstor Rego, tampoco tiene intención de hacer el juego a Vox y podría aprovechar para poner sobre la mesa los asuntos pendientes de su 'agenda gallega'.

El primer grupo en subir a la tribuna en el debate del martes será el Mixto, con la CUP a la cabeza. Su diputada, Mireia Vehí, que también prevé aludir al 'caso Pegasus', augura que el debate dejará claro que "la extrema derecha no sirve ni para ser oposición", aunque Sánchez la utilice para presentar al PSOE como un partido situado "a la izquierda".

También rechazarán la iniciativa Coalición Canaria, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Teruel Existe, mientras que los dos diputados de Navarra Suma y el de Foro Asturias se abstendrán, igual que sus socios electorales del PP.

ERC, Bildu y Más País instarán a Sánchez a ser valiente para cerrar el paso a un...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad