miércoles 25/5/22

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha rechazado este miércoles tener responsabilidad en la seguridad de los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y de varios ministros, que sufrieron un ciberataque con el programa de espionaje 'Pegasus'. Así, ha indicado que su departamento no establece los protocolos de seguridad de los móviles del Gobierno.

En la sesión de control en el Congreso ha señalado que Presidencia "no marca ningún protocolo de seguridad para ningún Ministerio" y le ha espetado al diputado del PP, Carlos Rojas, que "escucha campanas y no sabe donde".

Previamente, Rojas había apuntado a Bolaños como responsable directo por el robo de datos del terminal de Sánchez, que se produjo entre mayo y junio del año pasado, cuando Bolaños era secretario general de la Presidencia. En este sentido, Bolaños ha rechazado este señalamiento y ha pedido al PP que "ahora que han dejado de pelearse, lean y haga preguntas con sentido".

EL VODEVIL DEL GOBIERNO

El diputado del PP también ha afeado lo que considera "un espectáculo" de ataques entre miembros del mismo Gobierno y entre socios parlamentarios, en referencia a la crisis desatada por el caso 'Pegasus' y a la petición de ceses desde Unidas Podemos y ERC. "Acabe de una vez con este vodevil", le ha lanzado.

También le ha acusado de "salir corriendo" de viaje a Barcelona a "pedir perdón" a aquellos que, a su juicio, no respetan el Estado de Derecho y de cesar a la directora del CNI "solo para mantenerse en el poder", ha espetado. Además, le ha preguntado si está de acuerdo con al petición de cese a la ministra de Defensa, Margarita Robles, realizada por el portavoz de Podemos, Pablo Echenique. "No le hemos visto defenderla", ha apuntado.

Por su parte, Bolaños ha defendido que el Gobierno conoció hechos muy graves a través de informes del Centro Criptólógico Nacional que alertaban de ataques a los teléfonos del presidente y de varios ministros y actuaron como un Ejecutivo con "la conciencia tranquila" para "esclarecer la verdad".

"ENTRAÑABLE", QUE LA ULTRADERECHA SE PREOCUPE POR EL PRESIDENTE

Por otro lado, en respuesta a la diputada de Vox, Macarena Olona, que le ha preguntado si era el responsable de velar por la seguridad del teléfono del presidente, Bolaños ha indicado con sorna que le sorprendía que aún estuviese en el Congreso y no terminara de dar el paso en Andalucía, --donde va a liderar la candidatura de Vox en las elecciones autonómicas--.

Así, ha continuado preguntando si no está convencida de que le vaya a ir bien y si va a hacer "un Edmundo Bal", según sus palabras, volver al escaño si no obtiene un buen resultado en las elecciones andaluzas. "¿No será la ultraderechita cobarde?", ha señalado.

Además, sin entrar al fondo de la pregunta, ha apuntado que le parece "entrañable" que la ultraderecha se preocupe por la seguridad del presidente del Gobierno, pero deberían haberlo hecho desde el principio de la legislatura.

Bolaños también ha puesto en duda su preocupación por la seguridad, en este caso energética, al acusarle de apostar por el gas ruso en la última propuesta de Vox antes del inicio de la guerra de Ucrania. "Fueron unos linces", se ha burlado, al indicar que el líder del partido, Santiago Abascal, hizo una propuesta en esa línea en la sesión de control del 16 de febrero.

¿DE QUIÉN SERÁ LA SIGUIENTE CABEZA?

También Sergio Sayas, diputado de la coalición Navarra Suma expulsado de UPN, ha criticado la gestión de Bolaños en la crisis de 'Pegasus', reprochando al ministro "su viaje a Barcelona a claudicar", el cambio de reglas para "meter a los enemigos de España" en la comisión de secretos, la rueda de prensa "de Mortadelo y Filemón" denunciando el espionaje al móvil del presidente y finalmente "la entrega en bandeja de plata de la cabeza" de la jefa del CNI. "La siguiente cabeza va a ser la suya", le ha advertido.

A su juicio, el gobierno de coalición está "agonizando" y "su único servicio es marcharse cuanto antes". "Cada minuto que sigue es un minuto contra España", ha resumido.

Pero Bolaños ha rechazado entrar en el fondo y se ha centrado en atacar a Sayas por negarse en su día a apoyar la reforma laboral pese al acuerdo que habían alcanzado el Gobierno y UPN, lo que motivó su expulsión del partido navarro. "Usted es un tránsfuga --le ha espetado--. Está haciendo ,méritos para que le incorporen en las próximas listas de vox o del pp, pero con su historial de transfuguismo será complicado".

Bolaños niega ser el responsable de la seguridad del móvil del presidente atacado con...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad