martes. 04.10.2022

La auditoría encargada por la Iglesia para investigar los abusos durará un año: "Vamos a ir hasta el final"

Avanzan que también trabajarán en coordinación con el Defensor del Pueblo porque es un complemento y no una alternativa a su labor

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La auditoría encargada por la Iglesia al despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo para investigar los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica española, se realizará en el plazo de un año, y trabajarán en coordinación con el Defensor del Pueblo.

"Vamos a ir hasta el final. Hemos aceptado un mandato para trabajar con independencia en colaboración con el trabajo de las diócesis", ha subrayado el presidente de la firma legal Cremades & Calvo-Sotelo, Javier Cremades, este martes en una rueda de prensa multitudinaria en la que han participado medios extranjeros, junto al presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella.

Según ha revelado Cremades, lo primero que hizo cuando le encargaron esta auditoría, fue ponerse en contacto con el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, que es la figura propuesta por el PSOE para liderar la comisión de investigación que se está proponiendo desde el Parlamento.

"Esta investigación se hace también para colaborar con el Gobierno, lo primero que hice fue ponerme en contacto con Ángel Gabilondo. Sea cual sea el modelo que los poderes públicos establezcan, el trabajo que vamos a hacer va a estar en coordinación, esto no es una alternativa sino un complemento a lo que ellos tienen que hacer, pero de una manera profesional, organizada, certificada de manera que nadie pueda tener dudas de que pueda ser una manipulación", ha subrayado Cremades.

El presidente del despacho de abogados ha explicado que 18 profesionales llevarán a cabo la auditoría, se investigarán todos los casos "sin límite de tiempo" hacia el pasado y será "gratuita", limitándose a repercutir los gastos.

El equipo de expertos que ya está trabajando, está formado por tres socios de la firma: Santiago Calvo-Sotelo, el exmagistrado del Tribunal Supremo y del Constitucional Vicente Conde; y el exmagistrado y presidente de la sala segunda del Tribunal Supremo, Juan Saavedra. También participa en el grupo de trabajo la exvicepresidenta del Tribunal Constitucional Encarnación Roca.

Javier Cremades se ha presentado como "católico y miembro del Opus Dei" pero ha precisado que en esta investigación no participa como "creyente" sino como "abogado" y ha defendido la trayectoria profesional del bufete y su independencia. El objetivo, según ha dicho, es "aportar luz y transparencia". Además, ha reconocido que es el asunto "más complejo" que han afrontado hasta la fecha.

Tampoco ve "conflicto" en el hecho de que él sea presidente de la Fundación Madrid Vivo. "En 30 años de vida profesional he participado en más de una docena de fundaciones y es un honor, no considero que haya ningún tipo de conflicto", ha remarcado.

PARTICIPARÁN DOS SOCIOS DE UN DESPACHO ALEMÁN

Además, ha comentado que contarán en el equipo de trabajo con dos socios del despacho alemán Westpfahl Spilker Wastl, encargado de la investigación llevada a cabo en la diócesis de Munich, que cada mes acudirán a Madrid para aportar su propia metodología.

El modelo será "un híbrido" basado en la experiencia de Alemania, de Francia, combinado con el trabajo realizado ya por las oficinas de protección a menores puestas en marcha en todas las diócesis españolas. Si bien, Cremades ha descartado que vayan a realizar "extrapolaciones demoscópicas".

También se auditarán los casos de abusos ocurridos en las órdenes religiosas y en los colegios religiosos. Para ello, según ha dicho, también colaborará la Conferencia Española de Religiosos (CONFER).

Junto con ello, cualquier persona puede denunciar ahora a través del correo habilitado por el despacho [email protected]remadescalvosotelo.com. En esta línea, también accederán a todos los listados de afectados de las oficinas y de los medios de comunicación para contactar con ellos y se reunirán, una a una, con todas las asociaciones.

Tampoco se descarta que se ofrezcan indemnizaciones a las víctimas. "¿Alguien puede pensar que si se identifican daños no hay una reparación y no hay una indemnización? Por supuesto, vamos a estudiar todas las cuestiones que afectan a los abusos sexuales en la Iglesia, incluida esa", ha afirmado Cremades.

El resultado de la auditoría será puesto a disposición de la CEE, de la sociedad y de las autoridades.

OMELLA PIDE PERDÓN A LAS VÍCTIMAS

Por su parte, el cardenal Omella ha comenzado su intervención pidiendo "perdón" a las víctimas de abusos sexuales y ha asegurado que "no ha sido fácil" tomar la decisión de encargar esta investigación pero que lo importante es que han adoptado esta "actitud" de "ayudar y reparar" y que hay que mirar al futuro.

"Quiero pedir público perdón por los abusos dentro de la Iglesia, a todas las víctimas que tanto dolor han padecido", ha subrayado Omella. Si bien, también ha pedido que se investiguen los abusos cometidos en otras instituciones.

Aunque ha dicho que desde las oficinas de las diócesis ya llevan un tiempo trabajando para esclarecer los casos de abusos, ahora consideran necesario "dar un paso al frente". "La Conferencia Episcopal quiere dar un paso en su obligación de transparencia social, de ayuda y reparación a las víctimas y colaboración con las autoridades sobre los casos de abuso sexual que afectan a la Iglesia española", ha enfatizado.

Además, ha indicado que la investigación tendrá "toda la amplitud necesaria para clarificar tanto los casos del pasado como para incorporar los más exigentes niveles de responsabilidad que impidan la repetición de los abusos en el futuro".

El principal objetivo, según ha precisado, es la "ayuda y reparación a las víctimas" estableciendo "nuevos cauces" de colaboración y denuncia adicionales a los que ya existen en las oficinas de la Iglesia.

También quieren establecer "un cauce de colaboración estrecho y eficiente" con las autoridades "indistintamente de los instrumentos de los que estas se doten para sus propias investigaciones". "La CEE quiere asumir su responsabilidad", ha abundado.

LOS OBISPOS PIDEN QUE SE VALORE EL "NUEVO PASO" QUE DAN

Preguntado por este giro, ya que hasta ahora, los obispos descartaban realizar una investigación sobre los abusos, Omella ha pedido que se valore esta nueva etapa que emprenden. "Lo importante no es mirar al pasado sino mirar al futuro. No mirar al pasado siempre lamentándonos, que es muy propio de los españoles", ha detallado.

Omella también ha defendido que, en el asunto de los abusos, la Iglesia española ha "seguido siempre los protocolos marcados por la Santa Sede" y ha asegurado que en la visita de los obispos españoles a Roma les dijeron que iban "por el buen camino". "Lo habremos hecho mejor o peor, pero ahora damos un paso nuevo", ha subrayado.

Tanto el presidente de la CEE como el presidente del despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo han asegurado su interés por la "dignidad de todas las personas". "Las víctimas no son un número, son un rostro con una historia", ha zanjado Omella.

La auditoría encargada por la Iglesia para investigar los abusos durará un año: "Vamos...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad