miércoles 1/12/21

La Casa Natal Picasso lleva la creación y estilo de Vilató, sobrino del artista, a su nueva muestra temporal

La exposición 'Vilató. 100 obras para un centenario' muestra en el Museo Casa Natal de Picasso de Málaga la creación artística y el estilo personal de Javier Vilató (Barcelona 1921-París 1999), sobrino del artista, hijo de su hermana Lola, y que logró hacerse un nombre propio en el panorama artístico nacional e internacional.

MÁLAGA, 9 (EUROPA PRESS)

La exposición 'Vilató. 100 obras para un centenario' muestra en el Museo Casa Natal de Picasso de Málaga la creación artística y el estilo personal de Javier Vilató (Barcelona 1921-París 1999), sobrino del artista, hijo de su hermana Lola, y que logró hacerse un nombre propio en el panorama artístico nacional e internacional.

Esta nueva muestra temporal, formada por 70 piezas se podrá ver en dicha pinacoteca, en concreto 61 obras --58 lienzos y tres esculturas--, hasta el 20 de marzo y, además, en el Centre Pompidou Málaga, en este caso nueve piezas --ocho lienzos y una escultura--, hasta febrero del próximo año.

La muestra rinde un homenaje a Vilató en el centenario de su nacimiento. Por este motivo sus obras serán mostradas de forma simultánea el 11 de noviembre --día de su cumpleaños-- en el Museo Casa Natal Picasso y Centre Pompidou Málaga, Museo del Grabado Español Contemporáneo (Marbella), Museu Picasso (Barcelona) y en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Almoradí (Almoradí, Alicante).

La exposición, que se lleva a cabo gracias a la colaboración de la Fundación "la Caixa", ha sido presentada este martes en la sala de exposiciones temporales del Museo Casa Natal Picasso con la presencia del alcalde, Francisco de la Torre, junto con la concejala de Cultura, Noelia Losada; el director de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros Equipamientos Museísticos y Culturales, José María Luna; y el comisario de la muestra, Xavier Vilató.

Vilató es un artista por derecho propio, tal y como atestigua su trayectoria y las numerosas exposiciones individuales y colectivas en las que ha participado a lo largo de su vida. Sin ir más lejos, su trabajo está presente en la exposición 'De Miró a Barceló. Un siglo de arte español' del Pompidou con la obra 'Retrato de Germaine' (1957).

Su inquietud por el arte y su capacidad de crear se manifiestan en Vilató desde muy joven. Paralelamente, la relación con su tío se va afianzando con el paso de los años, al enviarle dibujos que hizo que entre ellos se creara un vínculo estrecho, como confidentes y cómplices. Ese lazo emocional se fortalecerá al estallar la Guerra Civil.

La derrota republicana lo llevó, junto a su hermano José Fin, a los campos de concentración franceses. Ambos fueron rescatados por Picasso, que los introdujo en los círculos artísticos de París, entrando en contacto no sólo con el trabajo de su tío, sino también con el de sus coetáneos. En aquella etapa era la capital artística mundial y en el trabajo de Vilató se aprecian influencias del cubismo de Picasso, pero también de Juan Gris y de otros artistas, como el uruguayo Joaquín Torres García.

Volvieron a Barcelona durante la Segunda Guerra Mundial, donde tanto él como su hermano continuaron con actividad, especialmente dedicada al grabado. En 1946, Vilató se instala definitivamente en París y empieza a desplegar la proyección internacional de una carrera artística multidisciplinar, que va desde la pintura, la escultura, pasando por la ilustración de libros o el grabado.

Sus temas tratan cuestiones cotidianas y sencillas como el lienzo 'La fuite avec le chien' (1964-1965), que representa a una niña que corre descalza con un perro, empleando una técnica puntillista. Escenas intimistas, como la obra 'Le chambre' (1957), en la que se aprecia a una mujer desnuda mientras se mira en el espejo de un armario, que coincide también con una época de estabilidad emocional.

En la última etapa de su vida se interesa por la escultura de una forma más activa y crea algunas piezas con un estilo primitivista (Don Tancredo, 1997). Su obra está presente en los museos, colecciones y galerías más importantes del escenario artístico internacional.

La unión entre los dos artistas se materializa en la obra 'Naturaleza Muerta' (1946). En pocas ocasiones, el artista malagueño ha realizado obras en colaboración con otros. Se pueden citar los trabajos con Max Jacob, Georges Braque, André Verdet, Françoise Gilot y con Javier Vilató.

En esta pieza, el contexto histórico sitúa a Vilató en su primera estancia en París, que se interrumpe por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lo que trae de vuelta a España a Vilató y a su hermano. Afortunadamente, en 1946, los dos recibirán una beca del Instituto Francés, lo que les permitirá regresar de nuevo a París.

Picasso y Vilató pintaron este lienzo, en el que el resultado presenta reminiscencias tanto con la obra del artista malagueño como con la de su sobrino. Ambos huyen de los grandes temas, grandilocuentes, y prefieren dibujar lo que es tangible y tienen a su alrededor. Esta naturaleza muerta representa un frutero con siete piezas de fruta de diversas tonalidades, que hacen pensar más en el pincel de Vilató que en el de Picasso, salvo por la imagen que se recrea a la derecha del cuadro y en la que se puede ver una jarra cuyas formas son plenamente picassianas.

Con motivo del centenario de Javier Vilató se ha organizado un programa de actividades, que incluye visitas guiadas especiales tanto en el Pompidou como en el Museo Casa Natal Picasso, donde también habrá un coloquio.

En la presentación ante los medios también han estado el director territorial de Caixabank en Andalucía Oriental, Juan Ignacio Zafra; y el responsable territorial en Andalucía, Ceuta y Melilla de la Fundación "la Caixa", Juan Carlos Barroso.

La Casa Natal Picasso lleva la creación y estilo de Vilató, sobrino del artista, a su...