domingo 16/1/22

Cirujanos alertan de que el COVID retrasa más de seis meses intervenciones de un tercio de pacientes

La pandemia por coronavirus también ha tenido negativa influencia sobre pacientes con otras patologías, provocando una merma en su salud, por suspensiones o aplazamientos de tratamientos y cirugías. Según un informe de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud, más de un 33 por ciento de pacientes que están actualmente pendientes de una cirugía programada lleva más de seis meses en lista de espera.
Cirujanos de Hospital Quirónsalud Málaga

MÁLAGA, 19 (EUROPA PRESS)

La pandemia por coronavirus también ha tenido negativa influencia sobre pacientes con otras patologías, provocando una merma en su salud, por suspensiones o aplazamientos de tratamientos y cirugías. Según un informe de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud, más de un 33 por ciento de pacientes que están actualmente pendientes de una cirugía programada lleva más de seis meses en lista de espera.

En la mayoría de las ocasiones, desde el servicio de Cirujía General y Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Málaga señalan que esta demora ha llevado consigo un peor pronóstico, un empeoramiento general de la patología, la aparición de secuelas o de otras enfermedades asociadas. Por ello, el jefe del servicio, Pablo Ramírez Plaza, insiste en que "la experiencia y la evidencia científica durante la pandemia nos ha demostrado que la peor estrategia es dejar a un lado los problemas de salud por miedo al COVID-19".

Desde el centro hospitalario trabajan para que la pandemia no se sume a las inquietudes que genera entrar en un quirófano, por lo que "insistimos en la importancia de que, respetando las normas de seguridad sanitaria, no se posponga la salud y se acuda sin miedo a las citas y tratamientos".

En esta labor de garantizar la seguridad de los pacientes, sobre todo en el contexto actual de la pandemia, el Hospital Quirónsalud Málaga cuenta con la Acreditación QH, que destaca la mejora continua de la calidad asistencial y sanitaria a los pacientes; y la certificación Protocolo Seguro frente al COVID-19 emitida por la auditora externa Applus+.

El doctor José Antonio Trujillo, del equipo de Cirugía del hospital, apunta que "hemos trabajado para conseguir un espacio protegido, controlado y alineado con los estándares más exigentes frente a la pandemia causada por el coronavirus, reduciendo al máximo el riesgo de infección en sus instalaciones tanto para su personal como para los pacientes".

"En el Hospital llevamos a cabo un protocolo estricto frente al COVID para garantizar la seguridad del paciente", señala Maribel Ramos, supervisora de quirófanos del Hospital Quirónsalud Málaga. Y es que el equipo de gestión y los profesionales pusieron en marcha desde el primer momento un plan operativo de seguridad frente al COVID-19, cuyo objetivo principal ha sido ofrecer a todos sus pacientes una atención sanitaria segura, centrándose en todos los aspectos relacionados con el entorno físico con procedimientos y circuitos diferenciados, medidas higiénicas y organizativas y de control del riesgo de contagios.

Desde el centro insisten en que en ningún momento se ha dejado de atender patologías urgentes y no demorables de forma presencial y se habilitó un sistema de atención no presencial para dar respuesta a todos los pacientes; servicio de teleconsulta y videoconsulta que continúa activo.

En este sentido, los servicios quirúrgicos de Quirónsalud Málaga se han adaptado a la nueva realidad y adoptado medidas de seguridad tanto para el paciente como para el personal asistencial del área quirúrgica. "Todo paciente que va a ser intervenido de cualquier proceso pasa por un cribado epidemiológico y clínico en el preoperatorio, que incluye un test de PCR las horas previas a la intervención para descartar una infección activa", recuerda el jefe del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo.

En las cirugías con PCR positivo, la intervención se realiza en un circuito diferenciado en caso de ser urgente o se reprograma hasta que paciente haya superado la infección. "Ante una cirugía urgente, si existe una alternativa eficaz a la cirugía, se optaría por ella con el fin de evitar complicaciones en el postoperatorio; y si no es posible, se toman todas las medidas para llevar el procedimiento de una forma segura a la par que urgente", explica el cirujano.

Cirujanos alertan de que el COVID retrasa más de seis meses intervenciones de un tercio...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad