martes 18/1/22

Villardompardo planea la adquisición de otro inmueble para seguir excavando el entorno de su castillo

El Ayuntamiento de Villardompardo (Jaén) planea la adquisición de otro inmueble para seguir excavando el entorno de su castillo y así poder ir recuperando restos de esta fortaleza cuyo origen se remonta al siglo XIII, aunque fue convertido en castillo-palacio en la segunda mitad del XIV y fue nuevamente renovado en la primera mitad del XVI y a finales del XVIII.

VILLARDOMPARDO (JAÉN), 4 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Villardompardo (Jaén) planea la adquisición de otro inmueble para seguir excavando el entorno de su castillo y así poder ir recuperando restos de esta fortaleza cuyo origen se remonta al siglo XIII, aunque fue convertido en castillo-palacio en la segunda mitad del XIV y fue nuevamente renovado en la primera mitad del XVI y a finales del XVIII.

El alcalde de Villardompardo, Francisco López, ha indicado a Europa Press que la intención es comprar esta casa para seguir con las excavaciones y poder así liberar todo el foso situado en el ala norte de la fortaleza. El castillo de Villardompardo es uno de los pocos de la provincia de Jaén que cuenta con foso. De hecho, según el alcalde, solo tres de los castillos con los que cuenta la provincia, disponen de esta estructura defensiva.

Las excavaciones realizadas hasta el momento con la colaboración de la Universidad de Jaén apuntan en el caso de Villardompardo a una estructura de unos cuatro metros de profundidad descubierta en el ala norte de la fortaleza después. El descubrimiento se produjo después de que el Consistorio adquiriera una primera vivienda que fue demolida para poder llevar a cabo las excavaciones correspondientes.

De esta forma, bajo esa primera vivienda, se pudo descubrir el foso y los restos de la base de una torre circular. Ahora, lo que pretende el Ayuntamiento es adquirir la vivienda contigua para seguir avanzando en el descubrimiento del foso.

El castillo de Villardompardo ha logrado entrar este año en la Ruta de los Castillos y Batallas, que atraviesa de norte a sur una provincia como Jaén que acoge el territorio con mayor concentración de arquitectura defensiva en Europa.

López se ha mostrado confiado en que el formar parte de esta ruta suponga actividades y subvenciones que permitan seguir avanzando en la promoción de esta infraestructura defensiva que ha sido restaurada con cargo a los fondos estatales del Programa del 1,5 por ciento cultural. La rehabilitación ha permitido recuperar la Torre del Homenaje, al tiempo que se han puesto en valor otros vestigios históricos, como varias casas cueva de la época del Calcolítico y una muralla romana.

Y es que, el alcalde ha indicado que el castillo junto a la celebración del Corpus Christi y en el municipio, recientemente declarado Bien de Interés Cultural, son los dos grandes atractivos turísticos de la localidad.

Fue en la década de los ochenta del pasado siglo cuando el Ayuntamiento logró hacerse con la propiedad del castillo, hasta entonces en manos privadas. En 2012 comenzaron las excavaciones dentro del castillo y se localizaron casas cueva del Calcolítico. Ahora, se sigue trabajando en el exterior para seguir aportando luz sobre el pasado de esta construcción.

Su origen se remonta al siglo XIII, aunque fue convertido en castillo-palacio en la segunda mitad del XIV y fue nuevamente renovado en la primera mitad del XVI y a finales del XVIII.

En época islámica, Villardompardo no era más que una pequeña alquería, que tras la conquista cristiana en 1245, el rey Fernando III el Santo concedió a don Pedro Aznar Pardo, quien levantaría la fortaleza. En tiempos de Felipe II la villa se convirtió en cabeza de condado y Fernando de Torres y Portugal, conde de Villardompardo, sería el encargado de realizar la transformación del castillo en residencia palacial. Finalmente fue incorporado al marquesado de Bélgida, en el que permaneció hasta el siglo XVIII.

Es un recinto de forma tropezoidal. La torre del homenaje se sitúa en uno de sus ángulos, su planta rectangular y mide unos 20 metros de altura. Presenta cuatro plantas en las que se remodelaron los vanos abriendo grandes ventanales con arcos escarzanos. La fábrica de la torre es de mampostería y las esquinas son de sillarejo.

Su portada del siglo XVI, de gran sobriedad clasicista, es representativa de su uso palaciego: un arco de medio punto moldurado con grandes dovelas despiezadas con ménsula en la clave, apeado sobre pilastras de grandes dimensiones, y sobre él un bello escudo, bien labrado, del primer Conde de Villardompardo, Fernando de Torres y Portugal.

Villardompardo planea la adquisición de otro inmueble para seguir excavando el entorno...