martes 17/5/22

Regantes cifran en más de dos millones las pérdidas por no poder vender sus excedentes de energía solar

La Comunidad de Regantes Santa María Magdalena en Jaén ha cifrado en más de dos millones de euros las pérdidas que soportan por las dificultades para vender los excedentes de la energía solar que se genera en su planta fotovoltaica. Esta comunidad está conformada por 1.250 agricultores que riegan 6.000 hectáreas de terreno situadas entre los términos municipales de Jaén capital, Mengíbar y Cazalilla.

JAÉN, 10 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Regantes Santa María Magdalena en Jaén ha cifrado en más de dos millones de euros las pérdidas que soportan por las dificultades para vender los excedentes de la energía solar que se genera en su planta fotovoltaica. Esta comunidad está conformada por 1.250 agricultores que riegan 6.000 hectáreas de terreno situadas entre los términos municipales de Jaén capital, Mengíbar y Cazalilla.

El presidente de la comunidad, Eduardo Díaz, ha indicado a Europa Press que este problema lo vienen arrastrando desde hace casi un año por lo que "el agujero ronda los 6.000 euros diarios".

Dado el coste de la elevación de agua --152 metros de altitud manométrica y 2,5 kilómetros de distancia--, esta comunidad de regantes acordó la construcción de una planta fotovoltaica de 3,5 MWp con la intención de disminuir el coste energético y hacer viable el riego en esta zona.

La planta fotovoltaica ha tenido un coste de 4,5 millones de euros, que han sido sufragados íntegramente por los agricultores de regadío que conforman la comunidad. Pese a contar con la autorización administrativa tanto para autoconsumo como para venta de excedentes, los comuneros denuncian que aún no han logrado ninguna retribución por dicha energía en los nueve meses que lleva la planta funcionando.

En esta línea, Díaz ha indicado que "los excedentes son aprovechados por las compañías eléctricas, que han llegado a vender esta energía a más de 700 euros/MWh". Asimismo, desde la comunidad responsabilizan a estas empresas de ser "opacas en la gestión" y de "ralentizar los trámites necesarios para comercializar los excedentes".

El problema también está, según Díez, en que tanto la distribuidora como el operador del sistema sólo atiendan sus reclamaciones por correo electrónico o a través de la web por lo que ya están "desesperados" y sin saber a "qué puerta llamar".

En este marco, desde esta comunidad de regantes señalan que en 2021 la facturación media de la comunidad escaló por encima de los 930.000 euros, de los cuales el 76 por ciento se correspondió al término de energía.

Díaz ha explicado que dicha subida se debió al cambio en los tramos de tarificación horaria, en el cual desde el año pasado se elimina el tramo P6 en agosto, mes en el que se produce el mayor consumo de la comunidad, y a la subida de los precios del término de energía.

Por ello, en línea con la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (Fenacore), piden una reducción de las tarifas eléctricas e insisten en que se aplique la doble potencia en el sector agrario, tal y como se recoge en la Ley para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. Asimismo, también reclaman un tipo de IVA reducido para suministros de riego, lo que según los cálculos de Fenacore podría abaratar la factura en torno a un 30 por ciento.

Recientemente, esta comunidad de regantes ha trasladado a Fenacore su problema a la hora de vender los excedentes de energía de su planta fotovoltaica, al no usarla durante el periodo de no riego. De ahí que, desde Fenacore se esté analizando "si hay más casos en los que las comercializadoras eléctricas estén tomando esa energía y no la están retribuyendo como deberían".

Según Díaz, "esta situación excede del tema meramente administrativo", ya que "cuando se realizó la inversión para instalar la planta fotovoltaica se contempló la venta de excedentes, además del propio autoconsumo". "Las eléctricas deberían de compensarnos y, si no nos pagan la energía, al menos que no se la cobren a los usuarios", ha indicado el presidente.

La planta fotovoltaica de esta comunidad es una de las más grandes de la provincia de Jaén utilizada por regantes. Cuando hicieron la inversión proyectaron su amortización teniendo en cuenta también los ingresos por la venta de los excedentes de energía, pero el problema es que si no se los pagan, como les está ocurriendo, "los números no salen".

Regantes cifran en más de dos millones las pérdidas por no poder vender sus excedentes...