martes. 21.05.2024

Cuando se cumplen diez años de los secuestros de Chibok, solo un 37% de las escuelas tienen sistemas de alerta temprana para identificar amenazas

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha señalado este lunes que, cuando se cumplen diez años del secuestro de más de 175 niñas a manos de Boko Haram en un asalto en una escuela de la ciudad nigeriana de Chibok, el país africano está aún lejos de poder garantizar las condiciones de seguridad adecuadas en la mayoría de centros educativos.

De acuerdo con el último informe de UNICEF sobre el seguimiento de normas mínimas para la seguridad en las escuelas, apenas el 37 por ciento de los centros educativos de Nigeria cuentan con sistemas de alerta temprana para identificar amenazas a la seguridad, como puedan ser ataques a las escuelas o secuestros masivos como el ocurrido hace ya una década en el estado de Borno.

Así las cosas, la representante del organismo de Naciones Unidas en Nigeria, Cristian Munduate, ha hecho un llamamiento a las autoridades del país africano para que "se intensifiquen los esfuerzos" colectivos en aras de garantizar la seguridad y proteger al sector poblacional más vulnerable, como son los niños.

Entre estas reclamaciones, UNICEF ha exigido al Gobierno de Nigeria que garantice que "todas las escuelas de todos los estados" cuentan con los recursos necesarios para aplicar los estándares mínimos de seguridad, especialmente en aquellas regiones del país más vulnerables.

Asimismo, ha hecho un llamamiento para subsanar las eficiencias críticas en materia de infraestructura de cara a que las escuelas estén preparadas frente a catástrofes naturales o conflictos. UNICEF también ha pedido reforzar la seguridad para proteger a los centros de ataques y secuestros.

Junto a estas medidas, el órgano de Naciones Unidas ha pedido acompañar todas estas propuestas con una mayor partida presupuestaria; así como implementar programas de televisión y radio para garantizar la continuidad de la educación incluso cuando las aulas estén cerradas.

"El secuestro de las niñas de Chibok fue una llamada de atención sobre los graves riesgos a los que se enfrentan nuestros niños en su búsqueda de la educación (...) Es evidente que nuestros esfuerzos para salvaguardar el futuro de nuestros niños deben amplificarse", ha manifestado el representante de UNICEF en Nigeria.

De acuerdo con el informe de UNICEF, el estado de Borno cuenta con un 70 por ciento del cumplimiento de las normas, un caso que "ejemplifica un fuirme compromiso con la seguridad infantil en medio de la adversidad", según ha destacado el organismo de la ONU, que también destaca el caso del estado de Yobe.

Por el contrario, los estados de Kaduna y Sokoto se encuentran a la cola de la tasa de cumplimiento de la normativa de seguridad con apenas un 25 por ciento, respectivamente. Más allá de esta normativa, UNICEF aboga también por implementar infraestructuras accesibles, así como personal docente formado en materia de riesgos naturales, entre otros aspectos.

"Dadas estas alarmantes estadísticas, debemos abordar no sólo los síntomas, sino también las causas profundas de esta crisis. La educación es un derecho fundamental y una vía crucial para salir de la pobreza. Sin embargo, para demasiados niños nigerianos sigue siendo un sueño inalcanzable", ha añadido Munduate.

En los últimos diez años, la violencia relacionada con los conflictos ha provocado el secuestro de más de 1.680 niños y la muerte de unos 180 menores en centros educativos. Asimismo, unos 60 profesores o personal docente también ha sido secuestrado, y unos catorce de ellos han fallecido.

El domingo se celebraron diez años del masivo secuestro en Chibok a manos de Boko Haram --que significa "la educación occidental es pecaminosa" y lucha por imponer una versión radical de la 'sharia'-- una noticia que desató una oleada de indignación a nivel internacional materializada en la campaña #BringBackOutGirls (Devolvednos a nuestras niñas).

Las labores de las fuerzas de seguridad y las negociaciones con el grupo permitieron liberar a decenas de niñas, mientras que cerca de 60 lograron escapar por su propio pie, si bien más de 80 siguen cautivas, sin que se conozca su paradero y sin que haya informaciones sobre posibles contactos con Boko Haram, ahora escindido en dos tras el surgimiento de Estado Islámico en África Central (ISCA) para su puesta en libertad.

UNICEF señala que Nigeria aún está lejos de poder garantizar la seguridad en las...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad