domingo 23/1/22

La 'troika' y la UE no apoyarán la formación de un nuevo Gobierno en Sudán sin la participación civil

La 'troika' para Sudán, integrada por Estados Unidos, Reino Unido y Noruega, junto a la Unión Europea (UE) ha mostrado este martes su preocupación por el nombramiento de un nuevo primer ministro en el país tras la dimisión de Abdalá Hamdok y han dicho que no apoyarán la decisión si se toma "sin la participación de la sociedad civil".

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La 'troika' para Sudán, integrada por Estados Unidos, Reino Unido y Noruega, junto a la Unión Europea (UE) ha mostrado este martes su preocupación por el nombramiento de un nuevo primer ministro en el país tras la dimisión de Abdalá Hamdok y han dicho que no apoyarán la decisión si se toma "sin la participación de la sociedad civil".

"La acción unilateral para nombrar un nuevo primer ministro y gabinete socavaría la credibilidad de esas instituciones y corre el riesgo de hundir a la nación en un conflicto", han dicho en un comunicado conjunto, instando "encarecidamente" a las partes a comprometerse con "un diálogo liderado por sudaneses y facilitado internacionalmente".

Asimismo, han responsabilizado a las autoridades militares por la violación de Derechos Humanos, "en contra de la legislación nacional vigente y el Derecho Internacional", y han remarcado que continúan "apoyando la transición democrática en Sudán".

"Es necesario proteger el derecho del pueblo sudanés a reunirse pacíficamente y expresar sus demandas. Esperamos que los servicios de seguridad y otros grupos armados se abstengan de utilizar más violencia contra manifestantes pacíficos y civiles en todo el país, especialmente en Darfur", ha dicho en el comunicado.

Además, han llamado a que se realice una investigación independiente sobre las muertes causadas por la violencia desde la toma militar del 25 de octubre y han pedido "que los responsables rindan cuentas".

La 'troika' para Sudán y la Unión Europea también han exigido que cesen los ataques contra hospitales, las detenciones de activistas y periodistas y los apagones de comunicación en el país.

"El pueblo de Sudán ha hablado tan alto y claro como lo hizo en 2019. Rechazan el régimen autoritario y quieren que continúe la transición hacia la democracia. Los líderes de Sudán ahora deben demostrar que están escuchando", han zanjado.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, se ha referido este martes a la publicación de este comunicado y ha explicado que apoyan a sus socios para apoyar "las aspiraciones democráticas del pueblo sudanés" con la declaración constitucional de 2019 como "base para el camino a seguir".

"Apoyamos firmemente los esfuerzos internacionales para lograr el diálogo y restaurar la transición democrática y el gobierno civil de Sudán. También creemos que el próximo primer ministro de Sudán debe gozar de credibilidad y esto solo puede ocurrir a través de un proceso consultivo dirigido por civiles", ha reiterado Price.

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, ha dicho que "respeta" la decisión de Hamdok y que "entiende" las explicaciones presentadas para justificar su dimisión, al tiempo que ha aplaudido sus "logros" durante sus dos años de mandato en el marco de la transición.

Así, ha pedido "trabajar urgentemente" para alcanzar un entendimiento que permita "preservar los importantes avances logrados durante estos dos últimos años", según un comunicado de la Liga Árabe. El organismo ha resaltado que Abul Gheit "sigue de cerca" las iniciativas presentadas para hacer frente a la situación política.

En este sentido, ha manifestado que el secretario general de la Liga Árabe "cree que una consulta intensa y un diálogo constructivo entre las partes es el único camino y el pilar para resolver la crisis y satisfacer las aspiraciones del pueblo sudanés de estabilidad, desarrollo y una transición democrática".

BUSCA DE UN NUEVO GOBIERNO

Los comunicados han sido publicados después de que el presidente del Consejo Soberano de Transición y jefe del Ejército de Sudán, Abdelfatá al Burhan, abogara el lunes por el nombramiento de un primer ministro al frente de un "gobierno de tecnócratas", después de la dimisión de Hamdok en protesta por la muerte de manifestantes a causa de la represión de las últimas protestas en el país.

Al Burhan, quien encabezó un golpe de Estado en octubre de 2021, indicó que "debe formarse un gobierno de tecnócratas con tareas específicas" y ha reconocido que "debe ser acordado por todos los sudaneses en este momento histórico en el país".

Al presentar su dimisión, Hamdok recordó al Ejército que el acuerdo firmado en noviembre para su restitución en el cargo tras su cese durante el golpe de Estado incluía un compromiso de evitar "el derramamiento de sangre", al tiempo que lamentó que las crecientes divisiones entre civiles y militares estaban "afectando" a la "eficacia y desempeño del Estado".

A pesar de que las presiones internacionales derivaron en el acuerdo para la vuelta de Hamdok al cargo, parte del Ejecutivo y los principales socios civiles en la coalición lo rechazaron y acusaron al ahora ex primer ministro de mantener negociaciones con los golpistas a pesar de la represión de las protestas contra la asonada.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno había iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

La 'troika' y la UE no apoyarán la formación de un nuevo Gobierno en Sudán sin la...