domingo 17/10/21

Saharauis por la Paz pide a Guterres que ayude a "restablecer" la relaciones entre Argelia y Marruecos

El Movimiento Saharauis por la Paz (MSP) ha enviado una carta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, en la que le ha pedido que ejerza su "influencia" para "instaurar la Paz" en el noroeste africano y "restablecer" las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos.

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El Movimiento Saharauis por la Paz (MSP) ha enviado una carta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, en la que le ha pedido que ejerza su "influencia" para "instaurar la Paz" en el noroeste africano y "restablecer" las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos.

En la misiva, el primer secretario del MSP, Hach Ahmed, ha mostrado su "desazón e inquietud" por las "repercusiones negativas" que puedan resultar para la estabilidad en el noroeste de África de la reciente "ruptura" entre Argelia y Marruecos.

"A nuestro modo de ver el entendimiento entre las dos principales potencias de la región es condición 'sine qua non' para la solución del problema y el fin del drama de los saharauis", ha apuntado, para insistir en su "gran decepción" por este "lamentable hecho" y por los "riesgos" que conlleva.

Entre ellos, ha incidido en "la prolongación del conflicto del Sáhara y su conversión en una segunda Cachemira, tal y como ya advirtió el expresidente argelino, Abdelaziz Bouteflika", ha subrayado en la carta.

Por otro lado, ha manifestado a Guterres su "satisfacción" por la designación del ruso Alexander Ivanko como su representante especial para el Sáhara Occidental y líder de la Misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO).

En este sentido, ha saludado a "los continuos e incansables esfuerzos" del secretario general por "reanudar el proceso político en favor de una solución pacífica" del problema del Sáhara Occidental, que, ha remachado, "ha de ser aceptable para todas las partes y respetuosa con la legalidad internacional".

Ahmed ha instado a Guterres a "no escatimar esfuerzo" en su "noble tarea" y le ha deseando que "logre vencer las diferencias y obstáculos para la designación de su representante".

"Le reiteramos nuestra disponibilidad a cooperar con sus esfuerzos, al igual que nuestra confianza en su capacidad de influencia para instaurar la paz en nuestra región y obrar por el rápido restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos. De ello depende el futuro de la paz y naturalmente, el destino de los saharauis", ha concluido la misiva.

La MINURSO se estableció en 1991 como instrumento de vigilancia para el alto el fuego entre las fuerzas de Marruecos y las del Frente Polisario, que controla la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Su objetivo último, contemplado incluso en el nombre de la misión, era la celebración de un referéndum que permitiese resolver la disputa territorial.

Casi tres décadas después, sin embargo, la situación sigue prácticamente igual. Durante la etapa de Horst Koehler como enviado especial, se efectuó un tímido intento de acercar de nuevo a las partes, con dos reuniones en Ginebra --en diciembre de 2018 y marzo de 2019-- en las que de nuevo quedó en evidencia que Rabat no contempla más que una autonomía limitada y el Polisario no desiste en su reivindicación de la plena independencia.

Koehler dimitió en mayo de 2019 y, con esta salida, atribuida a razones de salud, se aparcó esta inédita iniciativa de acercamiento, que contó con Argelia y Mauritania como observadores.

El Polisario tiene como principal valedor regional a Argelia, país que acoge a unos 140.000 refugiados en los campamentos de Tinduf, mientras que Marruecos ha esquivado cualquier tipo de presión para seguir ciñéndose a su plan de autonomía, según el cual el hipotético referéndum nunca incluiría entre sus opciones la independencia de la antigua colonia española.

Las tensiones entre el Polisario y Marruecos volvieron a escalar hace unos meses. El Frente Polisario dio en noviembre de 2020 por concluido el acuerdo de alto el fuego pactado en 1991 después de que Marruecos desplegara militares en el paso de Guerguerat, tras lo que anunció el inicio de operaciones militares contra posiciones marroquíes.

Guerguerat se encuentra bajo control de Marruecos y es el principal puesto fronterizo con Mauritania. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como 'tierra de nadie', mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio y dice que así lo recoge el acuerdo de alto el fuego firmado por ambas partes en 1991.

La antigua colonia española del Sáhara Occidental fue ocupada por Marruecos en 1975 pese a la resistencia del Frente Polisario. El alto el fuego fue firmado con vistas a la celebración de un referéndum de autodeterminación, pero las diferencias sobre la elaboración del censo y la inclusión o no de los colonos marroquíes ha impedido hasta el momento su convocatoria.

Por otro lado, hace una semana el Gobierno de Argelia anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Marruecos, alegando un cúmulo de circunstancias entre las que ha citado la falta de avances en la resolución de la disputa abierta por el Sáhara Occidental, en la que Argel es aliado del Frente Polisario.

Saharauis por la Paz pide a Guterres que ayude a "restablecer" la relaciones entre...