domingo 23/1/22

Afirma que durante el primer trimestre de 2022 se organizará un "foro nacional" de diálogo

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Burkina Faso, Lassina Zerbo, ha reconocido que el país atraviesa una situación de seguridad "extremadamente preocupante" y ha abogado por hacer de la "reconciliación nacional" uno de los ejes de acción para restaurar la paz y la seguridad.

Zerbo, que ha comparecido ante el Parlamento para presentar su declaración de políticas generales, ha dicho que, sin soluciones a la actual situación que atraviesa el país, el futuro de las próximas generaciones se convertirá "en una hipótesis".

Así, ha defendido que la 'hoja de ruta' presentada por el presidente y ministro de Defensa, Roch Marc Christian Kaboré, buscan "consolidar los pilares de una sociedad solidaria y próspera, restablecer la seguridad y reconciliar a los burkineses".

Por ello, ha recalcado que se ha de trabajar sobre "cuatro grandes pilares", que son "el retorno de la paz y la seguridad", "el regreso de los desplazados a sus lugares de origen", "la reconciliación nacional" y "la lucha contra la corrupción", antes de lamentar la existencia de amenazas para la integridad territorial del país.

"El estado de la defensa y la seguridad reclama gestos audaces y rápidos. Actuaremos no sólo para permitir que nuestros compatriotas desplazados vuelvan a sus localidades de origen, sino para garantizar el retorno a una vida económica y social en estas localidades para convertirlas en zonas de oportunidades y esperanza", ha argumentado.

En este sentido, ha apostado por "hacer frente tanto a las causas inmediatas como a las causas profundas de la inseguridad" y ha adelantado que se pondrán en marcha "medidas estratégicas y operativas para reforzar la eficacia de la acción militar sobre el terreno y mejorar la colaboración entre las fuerzas de seguridad, los 'voluntarios' y la población".

"Consideramos una prioridad en esta lucha la necesidad de romper la dinámica de psicosis creada por los terroristas", ha manifestado, antes de incidir en la importancia de "no difundir ni compartir informaciones erróneas que ataquen (a las autoridades) y desmovilicen a las fuerzas (de seguridad)".

Zerbo ha indicado además que la crisis de seguridad ha provocado el desplazamiento de más de 1,5 millones de personas que se encuentran "desamparadas y traumatizadas", antes de recalcar que las autoridades trabajan para darles apoyo y garantizar que tienen "alojamientos dignos, alimentos y un sistema de escolarización de urgencia" hasta su vuelta a sus hogares.

El propio Gobierno burkinés afirmó el miércoles que alrededor de medio millón de niños han quedado fuera de la escuela a causa del aumento de la inseguridad por las operaciones de los grupos yihadistas desde 2015.

De esta forma, el primer ministro ha hecho hincapié en que "l nación será más fuerte, estará más unida y verá a sus habitantes vivir en mayor armonía y cohesión" si se saca adelante un proceso de reconciliación nacional.

"Para ello, durante el primer trimestre de 2022 será organizado el foro nacional. Las orientaciones de la estrategia de reconciliación nacional prevén la puesta en marcha de un órgano que ejecutará las recomendaciones y decisiones emitidas por el foro", ha detallado.

"Somos un Gobierno de combate y de guerra con objetivos muy claros y llevaremos a cabo el combate con la contribución de todos", ha sostenido, antes de "tender la mano" a parlamentarios, organizaciones sociales y todos los burkineses "para que se impliquen lo más sinceramente posible en los esfuerzos para garantizar la seguridad y transformar el país".

Por último, Zerbo ha reconocido que "la tarea es inmensa" y ha reiterado la necesidad de "ganar esta guerra que ha sido impuesta, en la que es necesario garantizar la justicia y el progreso social". "Confío en nuestra inteligencia colectiva y nuestra capacidad de resiliencia y de construir una nación", ha zanjado.

El país africano ha experimentado en términos generales un aumento significativo de los ataques desde el año 2015. Estos, obra tanto de la filial de Al Qaeda como de la de Estado Islámico en la región, han contribuido también a incrementar la violencia intercomunitaria y han hecho que florezcan los grupos de autodefensa.

El primer ministro reconoce una situación "extremadamente preocupante" y aboga por la...