domingo. 05.02.2023

La Policía alemana prosigue con el desalojo de cientos de activistas en un pueblo minero

ERKELENZ (ALEMANIA), 12 (DPA/EP) Las fuerzas de seguridad alemanas han seguido este jueves, por segundo día consecutivo, con las evacuaciones de activistas de un pueblo del oeste de Alemania tomado por activistas que se oponen al uso de esta zona para la obtención de carbón.

ERKELENZ (ALEMANIA), 12 (DPA/EP)

Las fuerzas de seguridad alemanas han seguido este jueves, por segundo día consecutivo, con las evacuaciones de activistas de un pueblo del oeste de Alemania tomado por activistas que se oponen al uso de esta zona para la obtención de carbón.

La Policía ha hecho un llamamiento a los activistas, utilizando altavoces, a abandonar Lützerath, una pequeña localidad situada unos 40 kilómetros al oeste de Colonia, de manera voluntaria y pacífica.

Aunque la operación ha arrancado sin grandes incidentes, en las últimas horas se ha producido una escalada de tensiones entre agentes y manifestantes hasta el punto de que un vehículo oficial de Policía ha estallado en llamas sin que por el momento se sepa el origen del fuego.

"Suponemos que se trata de un incendio provocado", ha reconocido un portavoz de Policía, quien ha señalado que los autores habrían roto la ventanilla del coche para verter líquido inflamable en el interior del automóvil.

El coche de Policía, claramente reconocible por las luces azules del techo, estaba aparcado frente a un campamento donde se alojan los manifestantes en Ketenberg, una localidad cercana a Lützerath. Por el momento no se ha identificado a ningún sospechoso.

El gigante energético alemán RWE planea ampliar una mina de lignito, por lo que pueblo ha terminado por convertirse en un símbolo del activismo frente a los combustibles fósiles. De hecho, para el sábado se ha convocado una manifestación a la que prevé acudir la joven sueca Greta Thunberg.

Según la Policía alemana, unas 800 personas se han manifestado desde la localidad de Keyenberg hacia Lützerath, a unos cuatro kilómetros de distancia.

La empresa RWE ha erigido una valla de dos metros de alto para establecer un perímetro de seguridad y que este jueves está ya casi finalizada, según ha explicado un portavoz de la firma. Asimismo, en el acceso al pueblo ya se han iniciado los trabajos de demolición de inmuebles y tala de árboles.

La Policía alemana prosigue con el desalojo de cientos de activistas en un pueblo minero
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad