martes 7/12/21

Insta a atender la situación en Venezuela y Nicaragua: "Se pone a prueba a la comunidad internacional"

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

La ministra de Exteriores de Panamá, Erika Mouynes, ha apelado este jueves a la "dignidad humana" a la hora de abordar el problema migratorio que atraviesa la región y ha pedido ayuda a los países que se han visto implicados para "visibilizar" la crisis y aunar esfuerzos.

"El principal ejercicio es el de visibilizar lo que está pasando, esto es muy importante porque ahora se ha logrado atraer la atención hacia la migración en los países del Triángulo Norte", ha señalado antes de matizar que "nadie quiere ser migrante". Además, ha señalado que la migración que pasa por Panamá es "distinta", fundamentalmente "extracontinental".

"Muchos vienen de África, el Caribe, llegan a Sudámerica y comienzan su camino, siempre buscando Estados Unidos. Internacionalizar el problema no significa solo involucrar a Estados Unidos sino a todos los países por los que pasan los migrantes", ha afirmado en un evento organizado por Casa de América.

En este sentido, ha señalado que "hay que atender la situación y no mirar para otro lado". "Tratar de entender lo que pasa para ayudar. Sentarse a la mesa, tomar responsabilidades", ha añadido. Mouynes, que se reunirá con su homóloga española, Arancha González Laya, ha especificado que Panamá es el único país que "no cobra" a los migrantes por pasar por su territorio y ha hecho hincapié en que las autoridades ofrecen "atención médica y alimentos" a aquellos que llegan al país de forma irregular.

"Estamos haciendo mucho por ellos", ha defendido, "pero se puede hacer de manera ordenada". "Cuando los países no atienden el asunto de manera ordenada y simplemente miran a otro lado es mucho mas difícil porque no se les puede dar una atención digna, no se puede abordar el problema de forma integral", ha lamentado.

Sobre el aumento de las protestas y disturbios en países de la región, como Colombia, la ministra ha trasladado la preocupación del Gobierno del presidente, Laurentino Cortizo, y ha señalado que le está dando un "seguimiento adecuado".

"Afortunadamente, el manejo de la pandemia en el país ha logrado algún sosiego, no hemos tenido estas explosiones de frustración, pero esto no significa que no pueda pasar sino que ahora hay tranquilidad y regionalmente creo que se ha notado este espacio", ha afirmado.

Para mantener esta situación de tranquilidad, Panamá sigue de cerca el proceso de vacunación y recuperación económica, que "está yendo muy bien", tal y como ha explicado. Asimismo, ha culpado a la falta de un horizonte económico esperanzador de los disturbios registrados en algunos países del continente. "Creo que la vacunación ha dado tranquilidad a los panameños, que han visto que vamos a dinamizar nuestro sector".

POLARIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA

Mouynes ha recordado la importancia de hablar de temas de interés común, como la migración o el cambio climático, cuestiones que "no importan si estás sentado a la derecha o a la izquierda" porque "hay que tratarlos igual". "Panamá busca espacios comunes de tranquilidad para seguir hablando, en los que no se pueda perder el dialogo político y nos sigamos consultando, entendiendo que somos parte de una región, de un bloque, y esos espacios nos permiten mantenernos en contacto, trabajando juntos, en vez de perder la fortaleza", ha sostenido.

En relación con la situación en Venezuela y Nicaragua, la ministra ha indicado que hay que dialogar: "hay que atenderlos y tiene que ser prioridad de la política exterior, como lo es de Panamá". "Nadie en la región debe mirar para otro lado. Lo que ha pasado recientemente en Nicaragua es de muchísima preocupación y pensamos que una vez más se pone a prueba la comunidad internacional".

"Ahora está en nosotros ver cómo vamos a reaccionar para que dé resultado, con acciones con las que busquemos una solución a la situación que se ha dado. Si bien estamos en medio de la pandemia y todos queremos atender lo interno, salir y recuperarnos económicamente, lo que ha mostrado la pandemia es que lo que le puede suceder a uno nos puede suceder a todos", ha insistido Mouynes, que se ha mostrado optimista.

Por otra parte, ha resaltado que una de las principales virtudes de Panamá es también una de sus principales debilidades: "durante la pandemia nunca cerramos el aeropuerto para el trasiego de carga, nunca cerramos el canal ni lo vamos a cerrar, nunca cerramos los puertos".

De hecho, ha explicado, "de 35 países del continente, 30 recibieron insumos médicos a través de Panamá". No obstante, ha alertado de que "esta hiperconectividad también es una debilidad con respecto a las nuevas cepas, a la propagación del virus".

Panamá apela a la "dignidad" para abordar la migración y pide ayuda a la región: "Nadie...