miércoles 19/1/22

Pakistán y los talibán preparan conversaciones sobre el estatus de la histórica línea Durand

El asesor de Seguridad Nacional de Pakistán, Moid Yusuf, podría acabar encabezando una delegación de visita a Afganistán para resolver la creciente tensión en la frontera entre los dos países sobre el nuevo estatus de la histórica línea Durand tras la llegada de los talibán al poder.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El asesor de Seguridad Nacional de Pakistán, Moid Yusuf, podría acabar encabezando una delegación de visita a Afganistán para resolver la creciente tensión en la frontera entre los dos países sobre el nuevo estatus de la histórica línea Durand tras la llegada de los talibán al poder.

Ahora mismo los talibán están levantando una treintena de puestos de observación a lo largo de esta línea de demarcación que Pakistán intenta, a su vez, reforzar con una valla de separación, decisión que el movimiento islamista ha considerado inaceptable por el impacto demográfico que representa al partir por la mitad a las comunidades pastunes que habitan la frontera.

"Esto de poner vallas se ha acabado. No vamos a permitirlo en modo o manera algunos", declaró el alto comandante talibán Sanaulá Sangin el pasado miércoles sobre el estado actual de la línea, trazada por vez primera en 1883 por la antigua potencia colonial de Reino Unido. "Pakistán hizo lo que hizo, pero ya no vamos a permitirlo más", añadió.

Más conciliador se mostró el portavoz talibán de Exteriores, Abdul Qahar Balji, quien ha hecho saber a través de su cuenta de Twitter que "el Emirato Islámico espera resolver el problema a través de la comprensión, el diálogo y un espíritu de buena vecindad".

Una inmensa mayoría de los afganos --incluyendo los talibán-- consideran que el área pastún bajo control de Pakistán realmente es su territorio y que cualquier acuerdo decimonónico sobre la existencia de la línea Durand es completamente inválido al haber sido firmado bajo coacción de una potencia ocupante.

Pakistán, por su parte, teme el levantamiento de las comunidades pastunes bajo su control, en una repetición de la pérdida histórica de Bangladesh ante los nacionalistas bengalíes y suele recurrir a la represión e incluso a la fuerza para mantener controladas a estos grupos.

Afganistán podría tener base legal para disputar la existencia de la línea porque la Convención de Viena apunta que la creación de Pakistán en 1947 supone la derogación de todos los tratados previos entre Afganistán y Reino Unido, por lo que Pakistán, teniendo en cuenta además la actual situación, ha decidido apostar por la vía diplomática para resolver las tensiones.

Por ello, y según una declaración de la Asamblea Nacional de Pakistán, "una importante delegación encabezada por miembros de la Agencia de Seguridad Nacional visitará pronto Afganistán para resolver las cuestiones pendientes", según un comunicado recogido por la cadena de televisión afgana Ariana.

Aunque todavía no hay una fecha concreta de la visita, fuentes del diario paquistaní 'Dawn' especulan con la posibilidad de que pudiera ocurrir entre el 17 y el 18 de enero.

El caso es que mientras tanto el Ejército paquistaní está a punto de culminar el vallado entero de la línea de separacion, una tarea que comenzó en verano de 2017 y que afecta a buena parte de los 2.640 que recorre. Según estimaciones del principal portavoz del Ejército paquistaní, el general Babar Iftijar, un 94 por ciento del trayecto está completo y el trabajo continúa en la secciones restantes.

"Estamos totalmente centramos en nuestra labor y, en lo que concierne al oeste de la frontera, los trabajos habrán terminado pronto", ha asegurado.

Pakistán y los talibán preparan conversaciones sobre el estatus de la histórica línea...