domingo. 23.06.2024

Critica el "nuevo antisemitismo" y recrimina que le pongan al mismo nivel que los dirigentes de Hamás

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha calificado de "escándalo" la decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) de pedir órdenes de arresto contra el propio Netanyahu y su ministro de Defensa, Yoav Gallant, por crímenes de guerra y contra la humanidad a raíz de ofensiva militar lanzada sobre la Franja de Gaza tras los atentados de Hamás.

"Esto no nos detendrá, ni a mí ni a nosotros", ha declarado Netanyahu durante una reunión de los diputados de su partido, el conservador Likud.

Más tarde, Netanyahu ha publicado un discurso en vídeo en el que ha asegurado que "los intentos de atarnos las manos van a fracasar" y que ninguna instancia internacional "nos impedirá atacar a quienes quieren destruirnos". Israel derrocará a Hamás y logrará la "victoria total".

El mandatario israelí ha cargado contra los argumentos "absurdos y falsos" que sustentan la decisión de la Fiscalía del TPI y ha asegurado que la decisión está "dirigida contra todo el Estado de Israel". "Está dirigida contra los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), que luchan con heroísmo supremo contra los viles asesinos de Hamás", ha apuntado.

Netanyahu ha reprochado en particular que se le haya citado a él y a su ministro de Defensa, Gallant, con los líderes de Hamás a los que el TPI también investiga por crímenes de guerra. "Con qué osadía se atreve a comparar a los monstruos de Hamás con los soldados de las FDI, el ejército más moral del mundo?", ha planteado.

"¿Con qué audacia compara a Hamás, que ha asesinado, quemado, descuartizado, violado y secuestrado a nuestros hermanos y hermanas con los soldados de las FDI que luchan en una guerra justa sin precedentes, cuya moral es intachable?", ha añadido.

El dirigente israelí ha rechazado así "con asco" esta comparación, "una distorsión de la realidad", un ejemplo de "el nuevo antisemitismo" que se ha trasladado de las universidades a La Haya.

APOYO A NETANYAHU

Previamente, el ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, ha concidido en calificar de "escandalosa" la decisión de la Fiscalía del TPI. "Esta escandalosa decisión del fiscal general del TPI en La Haya es un ataque frontal y sin límites contra las víctimas del 7 de octubre y a nuestros 128 secuestrados en Gaza", ha señalado, antes de criticar que el comunicado de la oficina encabezada por Karim Khan "mencione" a Netanyahu y a Gallant "junto a los abominables monstruos nazis de Hamás", lo que ha descrito como "una desgracia histórica que será recordada para siempre".

Asimismo, el ministro de Seguridad Nacional israelí, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, ha sostenido en un mensaje en su cuenta en X que el anuncio de Khan supone "poner al mismo nivel al primer ministro y al ministro de Defensa de Israel con los líderes de Hamás" y ha agregado que "demuestra que enviar representantes a las vistas del tribunal antisemita fue un grave error desde el inicio".

En esta línea, el ministro de Finanzas de Israel, el ultraderechista Bezalel Smotrich, ha sostenido que "no se ha visto una mayor muestra de hipocresía y odio hacia los judíos como las del tribunal de la Haya desde la propaganda nazi". "Los nazis también hablaron en nombre de la 'moralidad', incluso cuando no era más que el típico antisemitismo experimentado por todas las generaciones".

"Los que odian a Israel van y vienen, pero la eternidad de Israel no cambiará", ha manifestado, al tiempo que ha defendido que "estas órdenes de arresto serán el último clavo en el ataúd en el desmantelamiento de este tribunal político y antisemita". "Los amigos de Israel y los países verdaderamente iluminados no permitirán que siga existiendo y funcionando, algo que también sirve para la Autoridad Palestina, que está detrás de los procedimientos en el tribunal", ha argüido.

"Ha llegado el momento de acabar con él y detener el daño que causa al Estado de Israel en el mundo", ha sostenido Smotrich, quien ha reseñado que estas órdenes de arresto van dirigidas "contra todos" los israelíes. "Israel seguirá defendiéndose y erradicando a sus enemigos y la historia juzgarán a los que se posicionaron junto a los nazis de Hamás y contra la luz y la bondad del Estado de Israel", ha apostillado.

Por su parte, Benjamin Gantz, un líder opositor que forma parte del gabinete de guerra creado tras los ataques del 7 de octubre, ha criticado la decisión de la Fiscalía del TPI y ha sostenido que "equiparar a los líderes de un país que fue a una batalla para proteger a sus ciudadanos con terroristas sanguinarios es una ceguera moral y una violación de su deber y capacidad de proteger a sus ciudadanos".

"Aceptar la posición del fiscal supondría un crimen de proporciones históricas que será recordado durante generaciones", ha dicho Gantz en un mensaje en su cuenta en X, en el que ha manifestado que "el Estado de Israel se embarcó en la guerra más justa tras una masacre por parte de una organización terrorista contra sus ciudadanos". "El Estado de Israel lucha de la forma más moral en la historia, respetando el Derecho Internacional, y tiene un sistema judicial firme e independiente", ha zanjado.

A las críticas se ha sumado el líder opositor, Yair Lapid, quien ha dicho que Israel "no aceptará una comparación con Hamás". "No es posible emitir órdenes de arresto contra Netanyahu, Sinwar y Deif. No hay comparación posible. No podemos aceptarlo y es imperdonable", ha señalado, antes de tildar la decisión de Khan de "un terrible fallo político", según ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

LA PETICIÓN DE KHAN

Khan ha afirmado durante su anuncio de este lunes que las órdenes de arresto contra Netanyahu y Gallant derivan de los "motivos razonables" para creer que "tienen responsabilidad penal" en crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad "cometidos en el territorio del Estado de Palestina, en la Franja de Gaza, al menos desde el 8 de octubre".

Así, ha destacado que ambos serían responsables de "la muerte por hambre de civiles como método de guerra", "causar voluntariamente un gran sufrimiento o heridas graves", "tratamiento cruel", "asesinato intencionado o asesinato como crimen de guerra", "ataques contra población civil", "exterminio", "persecución" y "otros actos inhumanos".

"Mi oficina sostiene que los crímenes de guerra alegados en estas solicitudes se cometieron en el contexto de un conflicto armado internacional entre Israel y Palestina y un conflicto armado no internacional entre Israel y Hamás, junto a otros grupos armados palestinos, que se desarrolla en paralelo", ha indicado, antes de afirmar que "los crímenes de lesa humanidad fueron cometidos como parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil palestina, en línea con una política de Estado".

"Mi oficina sostiene que las pruebas recopiladas, incluidas entrevistas con supervivientes y testigos, vídeos verificados, fotografías y material de audio, imágenes por satélites y declaraciones por parte del supuesto grupo perpetrador, demuestran que Israel ha privado de forma intencionada y sistemática a la población civil de todas las zonas de Gaza de objetos indispensables para la supervivencia", ha añadido.

Khan ha abundado en que "Israel, como todos los Estados, tiene derecho a tomar medidas para defender a su población. Sin embargo, ese derecho no exime a Israel ni a ningún Estado de su obligación de cumplir el Derecho Internacional Humanitario". "Independientemente de los objetivos militares que puedan tener, los medios que Israel eligió para lograrlos en Gaza, es decir, causar intencionalmente muerte, hambre, grandes sufrimientos y daños graves al cuerpo o la salud de la población civil, son criminales", ha zanjado.

Netanyahu rechaza la petición de orden de arresto de la Fiscalía del TPI: "No nos...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad