jueves. 30.05.2024

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Al memos 71 trabajadores electorales han muerto por el agotamiento y la fatiga generados a raíz de la larga jornada electoral registrada en Indonesia durante el pasado 14 de febrero, según ha informado este lunes el jefe de la Comisión Electoral del país, Hasim Asiari.

Después de la que ha sido considerada como la mayor jornada electoral de un solo día del mundo, unas 4.500 personas han caído enfermas en el país debido al cansancio acumulado tras ofrecerse voluntarios durante las elecciones del 14 de febrero.

Hasim ha concretado que los datos han sido obtenidos entre el 14 y el 18 de febrero y ha confirmado los decesos durante una rueda de prensa en Yakarta, la capital. Asimismo, ha anunciado que el Gobierno ofrecerá indemnizaciones a las familias de algunos organizadores fallecidos una vez se verifiquen los documentos necesarios.

Decenas de personas han muerto a pesar de que el Gobierno ya impuso anteriormente un límite de edad para los voluntarios, que también deben someterse a pruebas médicas, después de que 500 personas fallecieran en el marco de las elecciones de 2019, según informaciones recogidas por el portal de noticias Detik News.

Cerca de cinco millones de voluntarios trabajaron la semana pasada en unos 800.000 centros de votación de todo el país. Más de 200 millones de ciudadanos se registraron para acudir a las urnas y elegir al próximo presidente y vicepresidente de Indonesia en una cita en la que también han votado la composición del Parlamento y las asambleas locales.

El proceso de votación en Indonesia requiere trabajar día y noche para distribuir, contar y registrar cientos de papeletas. El ministro de Defensa, Prabowo Subianto, sigue figurando como el principal favorito para hacerse con la victoria, según las encuestas a pie de urna, si bien los resultados oficiales no se publicarán hasta el próximo 20 de marzo.

Al menos 71 trabajadores electorales muertos por agotamiento tras los comicios en...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad