miércoles 19/1/22

La esposa del vicepresidente de Ennahda anuncia una huelga de hambre para protestar contra su detención

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha exigido este viernes la puesta en libertad del exministro de Justicia tunecino Nurredín Bhiri, detenido de forma "arbitraria" por el gobierno de Kais Saied, y ha denunciado que el mandatario "amenaza la protección de los Derechos Huamnos".

"La detención estilo secuestro de Nurredín Bhiri y Fazi Beldi (exempleado del Ministerio de Interior) demuestra la creciente amenaza a la protección de los Derechos Humanos desde la toma de poder del presidente Saied el pasado mes de julio", ha aseverado el director interino de HRW para Oriente Próximo y África del Norte, Eric Goldstein.

Asimismo, Goldstein ha exigido a las autoridades de Túnez que liberen de inmediato a ambos o que, en caso de que tengan pruebas de un "delito real", acusen a Bhiri y Beldi "conforme a la Ley". "Es así de simple", ha enfatizado.

Bhiri fue detenido la semana pasada y se encuentra hospitalizado en estado "crítico", según ha explicado su familia y la formación islamista Ennahda, de la que el exministro es uno de los principales altos cargos.

El ministro del Interior, Taufik Charfedín, resaltó el lunes que Bhiri fue detenido "en el marco de la ley" y tras unas investigaciones sobre la entrega ilegal de pasaportes, certificados de nacionalidad y documentos de identidad.

Por su parte, Saied hizo hincapié el miércoles en que se dará a Bhiri toda la atención médica que necesite, después de que el político iniciara una huelga de hambre para protestar por su detención. Además, el Ministerio ha emitido un comunicado en el que apunta que la detención fue "preventiva" y dictada por "la necesidad de proteger la seguridad nacional".

Según ha relatado a HRW uno de los abogados de Beldi, Latifa al Habachi, el exministro fue interceptado el día 31 de diciembre por hombres vestidos de civil, mientras que al día siguiente la Policía contactó con su hermano para indicarle que llevase algunas de las pertenencias de Beldi en un puesto de la Guardia Nacional en Al Manuba, pero sin revelar la ubicación exacta del detenido.

Es por esto que Goldstein ha recriminado a las autoridades tunecinas haber "pasado por alto al Poder Judicial" para aprehender a una "figura prominente del partido más crítico con la toma de poder del presidente".

Finalmente, el representante de HRW en la región ha acusado a Saied de no poder evitar "intimidar aún más" a aquellos ciudadanos que se oponen a su toma de poder.

Por su parte, la abogada Saida Akremi, esposa de Bhiri, anunció el jueves que iniciaba una huelga de hambre para protestar contra la detención de su esposo, tras varios días de protesta en el hospital de Bizerta en el que se encuentra ingresado Bhiri.

Akremi ha indicado en declaraciones concedidas a la emisora tunecina Mosaique FM que ha puesto fin a su sentada en el ala de reanimación del hospital Habib Bugatfa por respeto a los trabajadores y los pacientes, si bien ha agregado que continuará su protesta frente a este departamento.

Sin embargo, horas después ha sido publicado un mensaje en la cuenta de Bhiri en la red social Facebook en el que se comunicaba que Akremi había abandonado el hospital a invitación del comité de defensa del político, sin que por ahora haya más detalles.

La propia Akremi aseguró el martes en declaraciones concedidas a la cadena de televisión francesa France 24 que el político se encuentra "entre la vida y la muerte", al tiempo que tildó su detención como un "secuestro" e hizo "responsable" a Saied de su situación.

CRÍTICAS AL PRESIDENTE

Desde que Saied anunciara su decisión de arrogarse todas las competencias, algo criticado por Ennahda y otros partidos políticos, varios parlamentarios han sido detenidos en el país, dado que la suspensión del Parlamento estuvo ligada a la retirada de su inmunidad.

El mandatario anunció el 13 de diciembre una prórroga de la suspensión del Parlamento hasta que se celebren elecciones, que convocó para el 17 de diciembre de 2022, en el marco de un proceso que incluirá un referéndum constitucional el 25 de julio del año que viene.

Durante la jornada del martes, el principal sindicato de Túnez, la Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), criticó a Saied por su 'hoja de ruta'. "Consideramos que poner una fecha a las elecciones, a pesar de las reservas, es un paso esencial que pone fin a la situación excepcional, si bien no rompe con el mandato individualista y la exclusión", explicó la UGTT, que cargó contra Saied por aprobar este plan "sin tener en cuenta a los componentes de la sociedad tunecina".

En este sentido, el sindicato, que en 2015 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, lamentó igualmente "la ambigüedad de los mecanismos, la ausencia de medios de supervisión y los peligros de interferencia en el proceso para afectar sus resultados".

La Constitución tunecina de 2014 solo permite suspender el Parlamento durante 30 días, un plazo ampliamente superado, si bien Saied afirmó recientemente que dicha Carta Magna "no tiene legitimidad", lo que ha sido criticado por varios partidos, incluido Ennahda, que dominaba la mayoría de los escaños en el órgano legislativo.

HRW exige la liberación del exministro de Justicia Nurredín Bhiri y denuncia que Saied...