miércoles 19/1/22

El partido denuncia que Bhiri fue "secuestrado" y alerta sobre el deterioro de su estado de salud

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El exministro de Justicia de Túnez Nurredín Bhiri, uno de los principales altos cargos del partido islamista Ennahda, fue hospitalizado el domingo a causa de un deterioro de su estado de salud tras su detención durante la jornada del viernes, sin que por el momento hayan trascendido detalles sobre los motivos de su arresto.

Bhiri fue ingresado en el Hospital Habib Bugatfa de la provincia de Bizerta, según un mensaje en su cuenta oficial en la red social Facebook en el que se destaca que en el lugar hay una gran presencia de fuerzas de seguridad que no han permitido el acceso a ninguna persona para visitarle.

Ante esta situación, Ennahda ha denunciado que el político fue "secuestrado" y trasladado "a paradero desconocido" durante la jornada del 31 de diciembre, antes de agregar que las autoridades "le privaron de atención sanitaria y medicación".

Así, la Oficina de Sanidad y Asuntos Sociales del partido ha indicado que Bhiri "sufre enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y arritmia" y ha recalcado que "requiere un seguimiento cercano y la ingesta de múltiples medicamentos de forma diaria".

"Su estado, en varias situaciones previas, requirió un seguimiento permanente y su ingreso hospitalario en la capital a causa de una enfermedad grave", ha destacado, antes de incidir en que "privar a Bhiri de tratamiento y medicación durante tres días y someterle a presión psicológica y violencia física" amenaza su estado de salud.

En este sentido, Ennahda ha indicado que esta situación "podría amenazar su vida y ponerle en peligro mortal", al tiempo que ha manifestado que las autoridades "de facto" del país han de asumir la responsabilidad de su estado de salud, según un comunicado en la cuenta oficial del partido islamista en Facebook.

Por su parte, el líder del partido, Rachid Ghanuchi, ha reclamado al presidente del país, Kais Saied, que Bhiri sea liberado. "Su responsabilidad impone que revele su destino, garantice su seguridad a su familia y la opinión pública y que permita a un equipo médico y de Derechos Humanos visitarle", ha señalado.

"Recordamos nuestro comunicado previo rechazando y condenando las medidas ilegales adoptadas contra él y otros parlamentarios", ha dicho Ghanuchi, quien era presidente del Parlamento hasta que Saied decidió en julio suspenderlo y disolver el Gobierno, asumiendo así todas las competencias.

Bhiri fue detenido junto a Fazi Baldi, un antiguo miembro del Ministerio del Interior, lo que fue denunciado por Ennahda y la Instancia Nacional para la Prevención de la Tortura (INPT), que desveló que había contactado con el Gobierno para intentar obtener información sobre los arrestos y el lugar al que habían sido trasladados los detenidos.

El presidente de la INPT, Fazi al Yari, mostró además su rechazo a las "prácticas de obstrucción" a las que ha sido sometido el organismo y recordó que sus competencias incluyen "visitar todos los lugares de detención" en el que pueda haber personas arrestadas.

Desde que Saied anunciara su decisión de arrogarse todas las competencias, algo criticado por Ennahda y otros partidos políticos, varios parlamentarios han sido detenidos en el país, dado que la suspensión del Parlamento llevó ligada la retirada de su inmunidad.

El mandatario anunció el 13 de diciembre una prórroga de la suspensión del Parlamento hasta que se celebren elecciones, que convocó para el 17 de diciembre de 2022, en el marco de un proceso que incluirá un referéndum constitucional el 25 de julio del año que viene.

La Constitución tunecina de 2014 solo permite suspender el Parlamento durante 30 días, un plazo ampliamente superado, si bien Saied afirmó recientemente que dicha Carta Magna "no tiene legitimidad", lo que ha sido criticado por varios partidos, incluido Ennahda, que dominaba la mayoría de los escaños en el órgano legislativo.

Hospitalizado un alto cargo del partido islamista Ennahda tras su detención el viernes...