viernes 3/12/21

Hezbolá acusa a Fuerzas Libanesas de querer "una guerra civil" y le avisa de que tiene "100.000 combatientes"

El líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, ha acusado este lunes al partido Fuerzas Libanesas de querer "iniciar una guerra civil" en Líbano y le ha advertido de que Hezbolá tiene "100.000 combatientes armados y entrenados".

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, ha acusado este lunes al partido Fuerzas Libanesas de querer "iniciar una guerra civil" en Líbano y le ha advertido de que Hezbolá tiene "100.000 combatientes armados y entrenados".

Así lo ha aseverado Nasralá en un discurso televisado, su primera aparición pública desde la violencia desatada el pasado jueves en Beirut en una protesta organizada por Hezbolá y el partido chií AMAL contra el juez que encabeza las investigaciones sobre las explosiones en agosto de 2020, Tarek Bitar.

"Todas las pruebas confirman que Fuerzas Libanesas está detrás de los asesinatos", ha reiterado el líder de Hezbolá acusando nuevamente al partido y a su líder, Samir Geagea, de estar detrás de la violencia de aquella jornada que se cobró la vida de siete personas, informa el medio libanés 'L'Orient Le Jour'.

"En los últimos años, nunca hemos atacado a las Fuerzas Libanesas, porque no queremos tensiones o problemas con los demás (...) Pero lo ocurrido el jueves pasado es un punto de inflexión y abre una nueva etapa en la política interna", ha advertido, para criticar que el partido ha intentado hacer de Hezbolá "un enemigo".

Nasralá ha añadido que existe "una milicia de combatientes" de Fuerzas Libanesas que elabora "el verdadero programa" de la formación, que busca "una guerra civil" para "confinar demográficamente a los cristianos en una zona determinada" sobre la que "pueda gobernar".

Asimismo, ha asegurado que "todas las posiciones tomadas por Fuerzas Libanesas en los últimos días muestran que su objetivo es atacar a Hezbolá", ante lo que ha pedido a la formación de Geagea que "no calcule mal" y se mantenga "quieto" porque Hezbolá tiene "100.000 combatientes entrenados y armados".

"La estructura militar de Hezbolá, aparte de las armas y las capacidades, teniendo en cuenta sólo los hombres libaneses que están entrenados, organizados, armados y con experiencia, está compuesta por 100.000 hombres (...) destinados a defender nuestro país frente a nuestros enemigos", ha resaltado.

Igualmente, Nasralá ha condenado que Geagea haya "respaldado la masacre" en una entrevista y ha avisado de que esta formación es la "mayor amenaza para los cristianos" en el Líbano.

Pese a esta advertencia, Nasralá ha dicho que no tomará represalias al "ataque planificado" de Fuerzas Libanesas contra la formación chií ya que quiere "evitar una guerra civil", y ha llamado a Gegea a "abandonar para siempre la idea de la guerra civil y las luchas internas".

Sobre la investigación de las explosión, que dejaron más de 200 muertos y enormes daños materiales en el país, el líder de Hezbolá ha defendido que "cuando el curso de la justicia se desvía y se convierte en un objetivo político, no hay que guardar silencio". En la misma línea, ha rechazado que su demanda de cambio de juez en la investigación sea una intimidación.

"¿Nuestra demanda de cambio de juez es una intimidación mientras que la amenaza de Estados Unidos no es una intimidación?", ha cuestionado al respecto, así como ha demandado un proceso "rápido y serio".

LOS ENFRENTAMIENTOS

Hezbolá y AMAL ya acusaron el mismo jueves a "grupos afiliados" a Fuerzas Libanesas de estar detrás de la violencia registrada en la protesta en Beirut, en la que murieron siete personas y varios resultaron heridos. Por su parte, la formación de Geagea ha negado haber estado involucrada.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en medio de una campaña de críticas por parte de Hezbolá y AMAL contra Bitar y después de que varios exministros citados a declarar en el marco de las pesquisas hayan presentado diversas demandas para intentar que el juez sea cesado.

Este aumento de las tensiones ha puesto en riesgo la estabilidad del recientemente formado Gobierno libanés --que recibió la confianza del Parlamento el 20 de septiembre--, después de que Hezbolá, AMAL y el Movimiento Marada hayan amenazado con "suspender" su participación en el mismo si Bitar no es reemplazado por otro juez.

El malestar popular ha ido al alza durante los últimos meses debido al bloqueo de las investigaciones y los retrasos en la retirada de la inmunidad de los exministros y parlamentarios a los que el juez Bitar ha citado a declarar en el marco de las pesquisas.

Hezbolá acusa a Fuerzas Libanesas de querer "una guerra civil" y le avisa de que tiene...