jueves 19/5/22

El fundador de Oath Keepers intentó hablar con Trump mediante un intermediario durante el asalto al Capitolio

Stewart Rhodes, fundador Oath Keepers, intentó ponerse en contacto con el expresidente de Estados Unidos Donald Trump a través de un intermediario para que le hiciera saber que podía contar con ellos y con otras milicias para detener el recuento de los votos electorales en la sesión que tuvo lugar el 6 de enero de 2021, cuando se produjo el asalto al Capitolio en Washington.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Stewart Rhodes, fundador Oath Keepers, intentó ponerse en contacto con el expresidente de Estados Unidos Donald Trump a través de un intermediario para que le hiciera saber que podía contar con ellos y con otras milicias para detener el recuento de los votos electorales en la sesión que tuvo lugar el 6 de enero de 2021, cuando se produjo el asalto al Capitolio en Washington.

Así lo ha confesado ante un tribunal federal William Todd Wilson, otro de los integrantes de Oath Keepers, en un intento por lograr ciertos beneficios judiciales tras delatar al líder del grupo y declararse culpable de conspiración y obstrucción de un procedimiento oficial.

Según su versión de aquello, se encontraba junto a Rhodes en una habitación del Phoenix Park Hotel, no muy lejos del edificio del Capitolio, cuando éste por el altavoz de su teléfono "imploró repetidamente" a la persona que estaba al otro lado que le pasara con el expresidente Trump, informa la cadena NBC.

Durante aquella conversación pidió que le dijera a Trump que hiciera un llamamiento para que tanto Oath Keepers como el resto de las variopintas milicias fuertemente armadas que irrumpieron aquel día se opusieran "por la fuerza" al traspaso de poder, aunque esta persona "negó la petición de Rhodes de hablar directamente con el expresidente".

"¡Recuerda este día para siempre!", ha asegurado Wilson que manifestó Rhodes, quien se enfrenta a cargos de sedición y que se encuentra en prisión preventiva desde finales de enero por su capacidad para movilizar insurrecciones futuras.

El caso Rhodes fue la primera acusación importante que cayó sobre un miembro de estas milicias de ultraderecha que hicieron acto de presencia aquel el 6 de enero. Hasta hora, el resto de integrantes de estos grupos que fueron detenidos habían sido acusados de conspirar para entorpecer un proceso legal, pero sin el matiz de sedición, que cuenta con una fuerte carga política.

Hasta el momento, más de 775 personas han sido detenidas por su implicación en estas revueltas del 6 de enero de 2021. El FBI ha señalado que hay detenidos de casi cada uno de los cincuenta estados que conforman el país, algunas de los cuales forman parte de estas peligrosas como Proud Boys, Oath Keepers, o Three Percenters.

La principal acusación que han presentado los fiscales es la de ingresar de manera ilegal en un lugar restringido, unos 640; mientras que el resto de los cargos más recurrentes son por agresión o resistencia a la autoridad.

El Departamento de Justicia y el fiscal general, Merrick Garland, han sido ampliamente criticados porque los cargos que se han presentado en la mayoría de los casos se solventarán con apenas meses de prisión o multas económicas.

El fundador de Oath Keepers intentó hablar con Trump mediante un intermediario durante...