domingo. 23.06.2024

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Karim Khan, ha pedido colaboración a la sociedad civil y a las autoridades tanto nacionales como internacionales para recopilar información sobre posibles crímenes de guerra cometidos en el marco de las hostilidades entre las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) y el Ejército sudanés.

"Los terribles acontecimientos ocurridos en Darfur Occidental, incluido El Geneina en 2023, se encuentran entre nuestras principales prioridades de investigación. Además, estoy extremadamente preocupado por las acusaciones de crímenes internacionales generalizados que se están cometiendo en El Fasher y sus alrededores", ha señalado.

Khan ha indicado que la información recopilada hasta ahora por su oficina se traduce en que se están perpetrando ataques "organizados, sistemáticos y profundos en contra de la dignidad humana", en particular contra campamentos de desplazados.

El fiscal jefe del TPI ha descrito un "uso generalizado de la violación y otras formas de violencia sexual", así como el bombardeo "sistemático" de zonas civiles y hospitales y el saqueo de propiedades. Khan también ha dicho estar "preocupado" por los ataques contra la comunidad masalit y otras minorías étnicas.

"Esta es una crisis que, desde dondequiera que se mire, parece estar, desafortunadamente, acelerándose y profundizándose. El sufrimiento que se está padeciendo es cada vez mayor y no podemos decir que no ha habido ningún aviso", ha subrayado, agregando que no se debe permitir que Darfur se convierta "una vez más en la atrocidad olvidada del mundo".

Esto se produce después de que la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) denunciara una incursión de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) contra el Hospital Sur de El Fasher (Sudán) el sábado durante la cual "abrieron fuego" y "saquearon" las instalaciones.

Khan ya aseguró en enero que podría haber pruebas suficientes para creer que en la región de Darfur se están cometiendo crímenes recogidos en el Estatuto de Roma. Pidió entonces tanto al Ejército como a las RSF acabar con la impunidad de los crímenes que se cometen en el país y terminar así con un "ciclo" que no permite a Sudán sanar sus heridas.

La guerra estalló el 15 de abril de 2023 a causa de las fuertes discrepancias en torno al proceso de integración del grupo paramilitar --ahora declarado como una organización terrorista-- en el seno de las Fuerzas Armadas, situación que provocó el descarrilamiento definitivo de la transición abierta en 2019 tras el derrocamiento del régimen de Omar Hasán al Bashir.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los combates han dejado ya más de diez millones de desplazados internos. El conflicto en el país, en el que viven cerca de 50 millones de personas, tiene su epicentro durante las últimas semanas en la ciudad de El Fasher, capital de Darfur Norte, donde cerca de 800.000 civiles permanecen atrapados en medio de los intensos enfrentamientos entre el Ejército y las RSF.

El fiscal jefe del TPI pide colaboración para investigar posibles crímenes de guerra en...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad