sábado. 03.12.2022

Estados Unidos ve con buenos ojos el enfoque de Petro en la lucha contra las drogas

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha recibido este lunes en la Casa Nariño al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, para debatir sobre la relación entre ambos países, la migración irregular y la lucha contra el tráfico de estupefacientes.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha recibido este lunes en la Casa Nariño al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, para debatir sobre la relación entre ambos países, la migración irregular y la lucha contra el tráfico de estupefacientes.

Estados Unidos, por medio del Departamento de Estado, ha dado un decidido respaldo al enfoque integral del Gobierno de Petro al problema de las drogas, según ha detallado Blinken en una rueda de prensa conjunta.

"Nosotros respaldamos vivamente el enfoque holístico que está dando el presidente Petro, a través de justicia, desarrollo, protección ambiental, reducción de la oferta, reducción de la demanda", ha expresado Blinken, subrayando "el compromiso inquebrantable de Estados Unidos en su alianza con Colombia".

"Durante décadas, la alianza entre Estados Unidos y Colombia ha beneficiado a los pueblos de ambas naciones y a los pueblos del hemisferio", ha manifestado el jefe de la diplomacia estadounidense.

Asimismo, Blinken ha sostenido que ambos países continúan comprometidos a trabajar juntos en aras de mejorar la seguridad civil, particularmente en las zonas rurales.

También ha subrayado la importancia de que se aborden las causas profundas de la inseguridad: corrupción, impunidad, inequidad. Esto serviría, según el Departamento de Estado, para reducir los estragos provocados por las drogas ilícitas como para reducir la demanda, particularmente de Estados Unidos, que alimenta cierta actividad criminal.

LA PAZ EN COLOMBIA

Por otra parte, el presidente colombiano ha recalcado la importancia de promover la paz como medida para hacer frente a la lucha contra las drogas.

"Una óptica que yo llamaría más flexible, que tiene que ver con una visión más integral del problema del consumo y la producción de drogas en este continente, y articulado a un esfuerzo, ahora --que tuvo su colaboración también con el Gobierno de Estados Unidos en la época de Barack Obama--, que es el proceso de paz", ha expresado Petro durante la rueda de prensa.

El mandatario colombiano ha precisado que esta nueva óptica de la lucha contra el narcotráfico, compartida por Colombia y Estados Unidos, "tiene que ver con el punto uno del Acuerdo de Paz", firmado en 2016, en concreto con lo relacionado con discriminalización de los campesinos cultivadores de hoja de coca, la limitación del espacio aéreo e inteligencia para enfrentar a los verdaderos dueños del negocio.

"Perseguir a los verdaderos dueños del narcotráfico implica tener un aparato de inteligencia que sea capaz, y eso también lo discutimos, que es fortalecer la inteligencia colombiana en nuestra guerra contra las drogas", ha añadido Petro.

LA NO EXTRADICIÓN PARA EL PROCESO DE PAZ

Petro ha propuesto a Estados Unidos, en relación al proceso de paz que está por empezar con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que si una persona de estas bandas hace parte de uno de estos procesos de paz no se permita su extradición a Estados Unidos.

Blinken, no obstante, ha señalado que "este tipo de beneficios" se deben vincular en una ley "porque no depende de la voluntad política de un Gobierno que, además, va a pasar, sino que debe tener cierta seguridad jurídica".

En su intervención, el presidente colombiano ha revelado que organizaciones y grupos narcotraficantes, que hoy se dedican al multicrimen en diferentes regiones del país, "han mandado cartas al Gobierno hablando de una negociación para desmantelarse".

Para ello, tendría que hacerse bajo una ley de acogimiento a la justicia que el Gobierno presentará al Congreso, según ha anunciado Petro.

En este sentido, ha reiterado que esta norma "tiene que ver con la justicia reparativa" y que "estas fuerzas desmanteladas pueden recibir beneficios jurídicos solo si hay verdad, hay garantías de no repetición y hay reparación, que en muchos casos son reparaciones ambientales".

Con todo, Blinken ha alabado la acogida por parte de Colombia de 2,4 millones de venezolanos desplazados por la actual crisis humanitaria de su país, y ha puesto su esperanza en que Bogotá medie para que el Gobierno de Venezuela y la oposición abran un diálogo.

Estados Unidos ve con buenos ojos el enfoque de Petro en la lucha contra las drogas
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad