miércoles. 21.02.2024

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Estados Unidos ha confirmado este lunes que las partes involucradas en el conflicto en el este de la República Democrática del Congo (RDC) han acordado un alto el fuego de 72 horas que cuenta con el respaldo de las autoridades congoleñas y ruandesas.

"A partir del mediodía, hora estándar de África Central (GMT+2), las Fuerzas Armadas y los grupos armados no estatales dejaron de luchar para facilitar la retirada de las fuerzas que ocupaban la localidad de Mushaki y la carretera RP1030 (Kirolwire-Kitchanga)", ha dicho la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson.

Asimismo, ha detallado en un comunicado que Washington supervisará las actividades de las partes mientras dure el alto el fuego. "Estados Unidos apoya la reanudación de los procesos de Nairobi y Luanda, que tratan de abordar los factores actuales e históricos que perpetúan esta crisis de larga duración", ha agregado.

El acuerdo se produce después de un viaje de la directora de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Avril Haines, a RDC y de los contactos diplomáticos con el presidentes congoleño, Félix Tshisekedi, y el mandatario ruandés, Paul Kagame.

La fuerza internacional de la Comunidad Africana Oriental (EAC, por sus siglas en inglés) comenzó a retirarse de forma oficial el viernes después de que el Gobierno congoleño decidiera poner fin a su mandato tras un año de esfuerzos infructuosos para contener la violencia de las milicias y ganarse la confianza de la población.

El Movimiento 23 de Marzo (M23) afirmó haber capturado Mushaki tras la retirada de las fuerzas internacionales. La misión, que solo duró un año, tenía como objetivo proteger a la población civil de dichas milicias, cuyo enfrentamiento con las fuerzas congoleñas provocó un éxodo regional.

El M23 es un grupo rebelde formado principalmente por tutsis congoleños y que opera principalmente en la provincia. Tras un conflicto entre 2012 y 2013, RDC y el grupo firmaron en diciembre un acuerdo de paz. En dichos combates, el Ejército congoleño contó con apoyo de tropas de Naciones Unidas.

El grupo lanzó una nueva ofensiva en octubre de 2022, recrudecida a partir de noviembre, lo que provocó una crisis diplomática entre RDC y Ruanda por su papel en el conflicto. Kigali ha acusado a Kinshasa de apoyar a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo armado rebelde fundado e integrado principalmente por hutus responsables del genocidio de 1994 en Ruanda.

EEUU confirma un alto el fuego de 72 horas en el este de RDC
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad