domingo 24/10/21

Bruselas reaviva sus planes para conseguir que las multinacionales paguen más impuestos

Planteará en julio una nueva "tasa digital" y propondrá en 2023 avanzar en la armonización del impuesto de sociedades

BRUSELAS, 18 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha presentado este martes su hoja de ruta para combatir la evasión fiscal de las empresas multinacionales que incluye, entre otras iniciativas, una nueva una propuesta para crear una "tasa digital" y una propuesta legislativa con la que quiere avanzar en la armonización el impuesto de sociedades en la UE como medida estrella.

La nueva postura de Estados Unidos en las negociaciones de la OCDE ha levantado el optimismo en la capital europea y Bruselas quiere aprovechar el dinamismo que Joe Biden ha dado al debate global sobre la tributación los grandes grupos empresariales con una estrategia renovada en este ámbito.

"La UE necesita un marco sólido, eficiente y justo que esté a la altura de las necesidades de financiación pública y también apoye la recuperación y las transiciones verde y digital", argumenta el Ejecutivo comunitario en un documento en el que anticipa una serie de propuestas legislativas a aprobar de aquí a 2023.

A corto plazo, Bruselas confía en que lleguen las negociaciones en la OCDE lleguen a buen puerto en sus dos pilares: el derecho de cada país a gravar parte de los beneficios conseguidos por compañías sin presencia física en su territorio (pilar 1) y el establecimiento de una base imponible mínima y efectiva para las multinacionales (pilar 2).

La Comisión Europea espera que se llegue a un acuerdo a mediados de año y cuando suceda lo trasladará a la legislación europea a través de directivas. Además, en julio presentará sus propuestas para crear un gravamen a la entrada de carbono al bloque y una tasa digital que "coexistirá" con lo pactado en la OCDE.

LA UE "PUEDE Y DEBE IR MÁS LEJOS"

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario remarca que el acuerdo de la OCDE "sólo se aplicará al principio a un número limitado de empresas" y defiende que "una UE estrechamente integrada con su Mercado Único puede y debe ir más lejos".

Por eso, planteará en 2023 la creación de un nuevo marco para el impuesto de sociedades en la UE que enterrará su antigua propuesta para establecer una base imponible común un consolidada de este gravamen a nivel europeo. Esta iniciativa se puso por primera vez sobre la mesa de los Estados miembros en 2011 pero nunca se pudo avanzar por las reticencias de Suecia, Dinamarca, Irlanda y Finlandia.

El nuevo enfoque de Bruselas estará basado en el acuerdo que se alcance en la OCDE y prevé aglutinar todos los beneficios obtenidos en los Estados miembros de la UE por una multinacional concreta en una única base imponible. Después, se asignará una parte de estos beneficios a cada uno de los países europeos mediante una fórmula predeterminada y cada uno de ellos aplicará el tipo fiscal de su impuesto de sociedades.

Sería, por tanto, un paso hacia la armonización de este impuesto, pero incompleto, porque la fijación del tipo a aplicar a cada parte de beneficios seguiría siendo una competencia nacional. Bruselas, no obstante, anima a los socios comunitarios a aplicar tipos imponibles "por encima" del nivel que se acuerde globalmente.

A juicio de las autoridades comunitarias, este marco "asegurará que las empresas pueden operar sin barreras fiscales indebidas en el Mercado Único" y también "garantizará que las disparidades en los regímenes fiscales de los Estados miembros no socavan su capacidad para recaudar fondos para financiar las prioridades nacionales".

Bruselas reaviva sus planes para conseguir que las multinacionales paguen más impuestos
Comentarios