martes 25/1/22

Arabia Saudí critica a Hezbolá y pide a Líbano que "ponga fin" a las actividades contra sus relaciones

Las autoridades de Arabia Saudí han cargado duramente contra el partido-milicia chií libanés Hezbolá después de que el líder del grupo, Hasán Nasralá, tildara al país de "terrorista", y ha pedido a Líbano que "ponga fin" las actividades que afectan a sus relaciones bilaterales.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Arabia Saudí han cargado duramente contra el partido-milicia chií libanés Hezbolá después de que el líder del grupo, Hasán Nasralá, tildara al país de "terrorista", y ha pedido a Líbano que "ponga fin" las actividades que afectan a sus relaciones bilaterales.

"Pedimos al Gobierno libanés que ponga fin a las actividades que afectan a Arabia Saudí y al Golfo (Pérsico)", ha señalado el embajador saudí en Líbano, Ualid Bujari, antes de indicar que Riad y la comunidad internacional "comparten la responsabilidad de preservar la estabilidad y la soberanía de Líbano".

Así, ha subrayado en declaraciones a la cadena de televisión de noticias Al Arabiya que los lazos entre ambos países son "demasiado profundos" como para verse afectados por los comentarios del líder de Hezbolá, quien el lunes acusó a Riad de apoyar al grupo yihadista Estado Islámico.

Nasralá afirmó que "Arabia Saudí respaldó a Estado Islámico. Envió terroristas suicidas y coches bomba a Irak", después de que el rey Salmán de Arabia Saudí pidiera la semana pasada "poner fin al control terrorista de Hezbolá" en Líbano.

"El terrorista es el que envió a miles de saudíes 'takfiris' a Siria e Irak. Por su parte, Hezbolá defendió con orgullo a la región contra estos conspiradores", resaltó Nasralá. "¿Quién apoyó a Estado Islámico en Siria? La mayoría de los libaneses saben que la existencia de Líbano estuvo en riesgo porque Estado Islámico fue creado por Estados Unidos y apoyado por Arabia Saudí", arguyó.

"El terrorista es aquel que toma como rehenes a miles de ciudadanos libaneses en los estados del Golfo y amenaza con expulsarlos todos los días", dijo Nasralá, que resaltó que "Hezbolá es un movimiento de resistencia". "No es terrorista, pero ustedes sí", zanjó.

Ante la batería de acusaciones de Nasralá durante su discurso, el primer ministro libanés, Nayib Mikati, se desmarcó de estas declaraciones y dijo que "no representan el punto de vista del Gobierno libanés --del que es parte Hezbolá-- ni de la mayoría de los libaneses".

El líder de Hezbolá criticó además la dimisión en diciembre del entonces ministro de Información libanés, George Kordahi, por la crisis diplomática desatada por unas declaraciones sobre la guerra en Yemen y las presiones de Arabia Saudí a favor de su cese.

En un programa de televisión grabado en agosto y transmitido en octubre, Kordahi describió la guerra en Yemen como una "agresión" de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) y pidió el cese inmediato de las hostilidades al tratarse de una expresión de la "guerra entre árabes".

En represalia Arabia Saudí, EAU, Kuwait y Bahréin procedieron a retirar a sus embajadores y suspender parcialmente la cooperación económica a consecuencia de estas declaraciones, lo que ahondó la crisis política y derivó finalmente en la dimisión de Kordahi.

Arabia Saudí critica a Hezbolá y pide a Líbano que "ponga fin" a las actividades contra...