domingo 22/5/22

La ONG destaca que el uso "arbitrario" de esta medida "refleja un panorama sombrío" para los DDHH en el país

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La organización no gubernamental Amnistía Internacional ha acusado este lunes a las autoridades de Arabia Saudí de utilizar las prohibiciones de viaje de forma arbitraria para "castigar y controlar" a activistas y periodistas e impedir que sus familiares viajen al extranjero para visitarles.

La ONG ha lanzado la campaña 'Let Them Fly' ('Déjenlos Volar'), en la que documenta los casos de 30 activistas condenados a penas de prisión tras juicios "injustos" y a los que se ha sometido a prohibiciones de viaje tras el fin de su condena. Asimismo, documenta los casos de cerca de 40 familiares de estas personas que no pueden salir del país, lo que en la práctica supone una separación familiar forzosa.

"El uso arbitrario de la prohibición de viajar por las autoridades Saudíes contra activistas y defensores y defensoras de los Derechos Humanos refleja un panorama sombrío en el país, donde se sigue silenciando implacablemente a las voces disidentes mientras que los dirigentes hablan de reforma progresiva", ha indicado la directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y Norte de África, Lynn Maalouf.

"Los y las activistas que se atrevieron a expresar cualquier forma de crítica u opinión que no fuera del gusto de las autoridades del país son ahora víctimas de prohibiciones de viajar ilegítimas y punitivas que restringen su libertad de circulación de manera efectiva y afectan a decisiones vitales importantes", ha criticado.

En este sentido, Maalouf ha hecho hincapié en que "las autoridades saudíes deben levantar la prohibición arbitraria de viajar en todos los casos, dejar de utilizar esta práctica revanchista y empezar a respetar los derechos de libertad de expresión y circulación".

Amnistía Internacional ha destacado que ha hablado con ocho activistas sobre los que pesan estas órdenes o cuyos familiares están sometidos a estas restricciones, entre ellos varios que residen en el extranjero, que han afirmado que sufren emocionalmente por no poder viajar a su país o ver a sus familias por temor a ser detenidos.

Entre estos casos figura el del activista y bloguero Raif Badaui, quien fue liberado en marzo tras cumplir una pena de diez años de prisión y quien está sometido a una prohibición de viaje de otros diez años. Badaui fue sentenciado por insultar al islam y fue condenado además a mil latigazos, de los cuales recibió 50 en una plaza pública en enero de 2015.

Por su parte, Abdulrahma al Sadhan, que trabajaba con la organización Media Luna Roja Internacional en Riad, fue detenido en marzo de 2018 y recluido en régimen de aislamiento y desaparición forzosa durante dos años por administrar una cuenta satírica en la red social Twitter.

El hombre fue condenado en abril de 2020 a 20 años de cárcel y 20 años más de prohibición de viaje. Su hermana, Arij al Sadhan, que reside en Estados Unidos, ha relatado a Amnistía Internacional que la prohibición de viaje impide a la gente tener una vida normal y ha agregado que la separación familiar forzosa tiene un enorme coste psicológico y emocional.

"Están destrozando familias. Es injusto, ilegal e inhumano", ha subrayado. "La prohibición de viajar convierte a Arabia Saudí en la prisión, el lugar de castigo, un lugar que restringe la libertad personal y aliena de su país de origen a ciudadanos y ciudadanas saudíes", ha zanjado.

Amnistía Internacional acusa a Arabia Saudí de usar las prohibiciones de viaje para...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad