jueves 21/10/21

El Tesoro dice no preocuparle "demasiado" la idea de condonar deuda porque hay "mucha confianza" en España

El director general del Tesoro afirma que "ahora no es el momento de la consolidación fiscal" aunque aboga por un plan a medio plazo
El director general del Tesoro, Pablo de Ramón-Laca.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El director general del Tesoro, Pablo de Ramón-Laca, ha afirmado este lunes que al organismo no le preocupa "demasiado" la propuesta realizada por un centenar de economistas europeos, entre los que figuran la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, de que el BCE condone la deuda de los Estados miembros porque la deuda española es "más sostenible año a año" y hay "mucha confianza" en España.

En este sentido, ha subrayado que España puede seguir emitiendo deuda para crecer y ha considerado que no es el momento de abordar ahora la consolidación fiscal, si bien es partidario de abordar un plan a medio plazo.

Así lo ha señalado en una entrevista a RTVE, recogida por Europa Press, al ser preguntado por el manifiesto de un centenar de economistas europeos, incluidos el economista francés Thomas Piketty, Narbona (PSOE) y Álvarez (Podemos), en el que proponen un pacto por el que el Banco Central Europeo (BCE) cancele la deuda de los Estados miembros y estos a cambio destinen esas partidas a la reconstrucción ecológica y social.

De Ramón-Laca ha dicho que aunque no le corresponde entrar en ese debate, no le preocupa "demasiado" porque la deuda española es "sostenible", señalando que frente al indicador "imperfecto" para evaluar la sostenibilidad de la deuda de la ratio de deuda sobre PIB (de uso más habitual), el indicador que mejor refleja la realidad es la carga de intereses, al representar lo que le cuesta a los españoles dicha deuda y, ese dato, ha descendido en los últimos años, por lo que "la deuda es más sostenible año a año".

En este sentido, ha subrayado que la mejor forma de asegurar la sostenibilidad a largo plazo de la deuda española es garantizar el crecimiento estructural a largo plazo, algo que "se está haciendo" mediante el programa de reformas e inversiones anunciado y en proceso de finalización por el Gobierno, que ha calificado de "muy ambicioso" para incrementar el crecimiento potencial y reducir la ratio de deuda sobre PIB.

Pese a que ha descartado entrar en el debate de la condonación de la deuda, rechazado ya por el propio BCE, ha subrayado que las agencias de ráting mantienen una calificación crediticia "altísima" sobre España, así como las instituciones internacionales como el FMI, la OCDE e incluso el propio BCE, y los inversores compran deuda española incluso a tipos negativos con una demanda creciente.

"Todos ellos saben que la deuda española es sostenible, eso da mucha tranquilidad a los mercados y se puede seguir emitiendo siempre y cuando se utilice para crecer", ha apostillado.

Respecto a la deuda a largo plazo, ha indicado que el bono español a 50 años se lanzó en 2016 y se ha abierto en varias ocasiones hasta contar con un volumen de 15.000 millones de euros.

De cualquier forma, ha explicado que el BCE no es el único inversor de deuda, sino que "hay muchos inversores de todo tipo y regiones", como fondos de pensiones, aseguradoras, otros bancos centrales, bancos o especuladores. "Inversores, analistas, agencias de ráting, todos confían en que esa deuda es muy sostenible. Hay mucha confianza en España y eso va mucho más allá que lo que permita la política monetaria", ha enfatizado.

"AHORA NO ES EL MOMENTO DE LA CONSOLIDACIÓN FISCAL"

Con una previsión de una ratio de deuda pública del 118% del PIB este año, De Ramón-Laca ha indicado sobre la consolidación fiscal, que están pensando en empezar a abordar países como Alemania, que el "esfuerzo" del Gobierno español siempre se dirige hacia la consolidación fiscal "cuando hace falta", después de haber reducido la ratio de deuda en 2018 y 2019 "más rápido que en los cuatro años anteriores".

"Las credenciales de este Gobierno a la hora de reducir la deuda cuando hace falta no está en duda y no duda de ellas nadie", ha asegurado, si bien ha afirmado que "ahora no es el momento de la consolidación fiscal", tal y como "lo dice todo el mundo, incluso Alemania".

En su opinión, hay que hacer un plan a medio plazo de consolidación fiscal, si bien "la mejor forma de garantizar la sostenibilidad de la deuda es garantizar el crecimiento", algo que se pretende lograr con el programa de reformas e inversores que, según asegura, permitirá reducir el endeudamiento de España "mucho más rápido" que si se hiciese inmediatamente mediante la contención fiscal.

Por ello, ha insistido en que "no es el momento" de la consolidación fiscal, sino de proteger el tejido productivo, el empleo, las familias vulnerables y asegurar el crecimiento futuro.

A este respecto, ha recordado que el Gobierno ha aprobado medidas con un endeudamiento del 20% del PIB, de ellas un 5% en ayudas directas, con 40.800 millones en ERTE, prestaciones de autónomos y bajas laborales por pandemia, 10.000 millones del fondo de solvencia empresarial, medidas de liquidez con 116.000 millones canalizados mediante financiación de préstamos ICO, además de 1,3 millones de moratorias bancarias prorrogadas a familias y sectores estratégicos como el turismo y el transporte.

El director general del Tesoro Público ha valorado el acuerdo sobre el Fondo de reconstrucción europeo al tratarse de un "proyecto integrador" que se ha logrado con un "acuerdo histórico" de la UE que está siendo valorado "muy positivamente" por los mercados.

En el caso de España, ha detallado que aprovechará "el cien por cien", la mitad (unos 70.000 millones) de los fondos a recibir será mediante transferencias en los tres primeros años y el resto en préstamos entre 2023 y 2026, puesto que "todo es perfectamente posible".

"Las emisiones conjuntas de la Comisión han sido muy exitosas y ahora va a ir por primera vez un activo líquido representativo de Europa que puede llegar a rivalizar con el bono del Tesoro americano. Es un movimiento histórico para Europa tener su propio instrumento de deuda. En el Tesoro español anticipamos la mayor emisión con mucha ilusión, es un paso integrador", ha agregado.

El director general del Tesoro ha aclarado que no se trata de un fondo de rescate, y que del solicitado en 2012 para la recapitalización del sistema financiero quedan unos 23.000 millones pendientes de que venzan o se amorticen, tras devolverse anticipadamente tramos en los últimos años.

Por último, ha indicado que la Comisión Delegada de Asuntos Económicos aprobó la semana pasada informar a Bruselas de que España va a modificar su marco legal de ayuda, después de que la Comisión haya revisado su marco de ayudas Estado, para profundizar en las medidas frente a la crisis del Covid y poder ayudar a empresas por diversas vías, como las ayudas directas para el apoyo a la solvencia de negocios viables.

El Tesoro dice no preocuparle "demasiado" la idea de condonar deuda porque hay "mucha...
Comentarios