viernes. 07.10.2022

Participantes en la charla

ALMERÍA.- La Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (HORTYFRUTA), ha celebrado en el Teatro Auditorio Ciudad de Vícar, su segunda jornada técnica centrada, en esta ocasión, en Los avances en control biológico y en el control de plagas secundarias en cultivos bajo plástico, dentro de la campaña I Love Bichos, nuestra revolución verde.

El humorista Marco Antonio ha sido el encargado de poner el toque cómico a una charla que cuenta con la subvención de la Unión Europea y la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura y Pesca, mediante el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

La ponente y moderadora, en esta ocasión, ha sido Mónica González, responsable de Control Biológico de la Estación Experimental Cajamar-Las Palmerillas. En su intervención, ha destacado que “ya no hay vuelta atrás, desde que en el año 2007 el control biológico de plagas se implantase en los cultivos protegidos del Poniente almeriense, como principal herramienta para el control de plagas”.

 

No obstante, la conferenciante, ha alertado sobre la necesidad de permanecer “en guardia”, ya que “la realidad es que el problema de las plagas en la agricultura está lejos de estar resuelto. Es cierto que durante estos últimos siete años el agricultor almeriense se ha familiarizado con la fauna auxiliar. Sin embargo, la aparición en escena de plagas secundarias, antes apenas presentes, puede hacer tambalearse la confianza del agricultor en esta estrategia”, advertía.

 

A pesar de que queda camino por recorrer, Mónica González ha concluido en que “Almería tiene un sello de calidad gracias al control biológico, y aunque no es perfecto,  es una herramienta que ha de contribuir a una producción de alimentos más sostenible”.  Entre otras recomendaciones, la experta en Control Biológico sugería “que el empleo de enemigos naturales se complemente con el uso de productos fitosanitarios compatibles, ya que para eso se trata de una gestión integrada de plagas. No cabe duda de que el control biológico ha de ser la principal estrategia de control de plagas si queremos seguir siendo competitivos en los mercados”.

Antonio Robledo, en representación de Biobest Sistemas Biológicos, S.L., ha destacado entre otras novedades comerciales, el uso de Nutrimite, “un complemento alimenticio de mejora en el proceso del Control Biológico integrado en algunos cultivos como pepino”.  También ha puesto de relieve que este sector “va a dar muchas novedades y estrategias punteras para mejorar los protocolos que se aplican actualmente, ya que está en continua evolución”.

Por su parte, Sergio Bautista, de Biocolor, S.L., ha centrado su intervención en dos de las plagas que están dando problemas en los últimos tiempos, el pulgón y la araña roja. A qué especie nos enfrentamos, que presencia de plaga hay y qué estrategia ha de seguirse son, en sus palabras, “las claves para una correcta solución al problema”. Además, ha explicado cómo Biocolor “potencia una línea de residuo cero que sirve como complemento”.

La araña roja y el pulgón han sido también los temas principales en la charla de Pilar Barbero, en representación de Koppert España, S.L. En el caso del pulgón, por ejemplo, ha señalado como recomendación de Koppert “la estrategia preventiva como las plantas reservorio  y la suelta de organismos de Control Biológico”.

Finalmente, ha cerrado la ronda de novedades por parte de las casas comerciales Alejo Soler, de Agrobío, S.L. Para él, no hay fórmulas mágicas sino que se trata de ceñirse “a la aplicación de protocolos, con insectos de calidad y teniendo en cuenta las condiciones ambientales”. 

Posteriormente se ha abierto un debate en el que han participado técnicos y agricultores. Tania Jiménez, de Alhóndiga La Unión, S.A. ha valorado “el esfuerzo de la administración autonómica en sus ayudas, ya que fue la impulsora de esta estrategia. Los agricultores subieron al carro de esta innovación para no quedar fuera del mercado”, ha comentado. Para Juan  Carlos Urrea, de Vicasol, S.C.A , se hace necesaria una “mayor inversión en I+D+i y una nueva revolución a nivel de estrategias globales”. 

Los agricultores Jerónimo Ibáñez y José López han hablado de la necesidad de “ayuda por parte de las casas de Control Biológico y las empresas de semillas, ya que si incorporan novedades, nosotros nos adaptaremos rápido a ellas”. Han recordado, además, la gran importancia que tuvo en su día la incorporación de los “abejorros, que marcaron un antes y un después en el sector”, y las ventajas en materia de seguridad y salud que ha supuesto la implantación del Control Biológico.

Las jornadas técnicas de I Love Bichos abordan en Vícar el control de plagas secundarias
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad