lunes. 26.02.2024

Presentación de las ayudas

ALMERÍA.- Las delegadas del Gobierno, Sonia Ferrer, y de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Adriana Valverde, han presentado hoy la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020, un documento marco que establece los criterios para impulsar la I+D+i como factor de crecimiento económico y reorientar el modelo productivo andaluz hacia una mayor especialización, así como uno de los principales instrumentos para llevarla a cabo, una nueva orden de incentivos a las pymes para el desarrollo industrial y la creación de empleo, que contará con un presupuesto de 112 millones de euros para 2015. 

Según ha explicado Sonia Ferrer, la Estrategia de Innovación, que pretende duplicar el gasto en I+D+i hasta el 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) regional en 2020, da respuesta a la petición de la Comisión Europea de impulsar estas políticas en las regiones perceptoras de Fondos de Cohesión. “En Andalucía hemos dado un paso más allá y convertido esta obligación en una oportunidad: la de analizar con los agentes del conocimiento, económicos y sociales cuáles es la Andalucía que queremos alcanzar en 2020, ya que el documento ha sido elaborado con la participación y consenso de expertos, emprendedores, tecnólogos y especialistas universitarios”, ha manifestado. 

La Estrategia movilizará inversiones públicas y privadas hacia oportunidades de desarrollo basadas en la innovación y servirá para identificar y potenciar los puntos fuertes y oportunidades de especialización del tejido productivo andaluz, que según el documento son los siguientes: movilidad y logística; industria avanzada vinculada al transporte; recursos endógenos de base territorial; turismo, cultura y ocio; salud y bienestar social; agroindustria y alimentación saludable; energías renovables, eficiencia energética y construcción sostenible; y economía digital y TICs.

 

Otras metas que persigue la Estrategia de Innovación son elevar al 50% el peso del sector privado en el gasto de I+D+i; incrementar un 20% el número de personas dedicadas a la investigación a jornada completa y la intensidad de la innovación en las empresas innovadoras; duplicar el número de éstas hasta llegar a 9.980; conseguir que las actividades de media y alta tecnología eleven su valor añadido hasta el 50% y sus exportaciones superen el 60%; alcanzar el 100% de cobertura de banda ancha rápida y que el 50% de los hogares estén conectados a una velocidad superior a 100 megabytes; lograr que el 40% de las empresas andaluzas utilicen el mercado digital y que tenga acceso a Internet el 85% de la población; y conseguir que el 40% de los ciudadanos y el 100% de las empresas interactúen con la administración telemáticamente.

 

Para alcanzar estos objetivos, la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020 cuenta con varios instrumentos de apoyo al tejido productivo alineados con el Programa Operativo Feder de la Unión Europea y el Plan Económico de Andalucía 2014-2020. Entre ellos destacan la Orden de Incentivos al Desarrollo Industrial y a la Creación de Empleo, dotada con 112 millones de euros para 2015, y dos documentos en fase avanzada de elaboración: la Estrategia Industrial de Andalucía 2014-2020 y el Plan Andaluz de I+D+i. 

Orden de incentivos al desarrollo industrial y el empleo 

La delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo ha explicado que la nueva orden, que será gestionada por la Agencia IDEA, “da respuesta a los principales retos a los que se enfrenta Andalucía en el corto y medio plazo: la creación y mantenimiento de la actividad económica para que se genere empleo y el impulso de un nuevo modelo productivo que favorezca la incorporación de conocimiento e innovación a las empresas”. En este sentido, Adriana Valverde ha destacado que “apoyar a las empresas es la mejor política de empleo que se puede hacer”.

La orden apuesta por un mayor desarrollo de la industria, ya que actúa como motor de otras actividades, como los servicios auxiliares, y del empleo; también persigue fomentar la creación de nuevas empresas y el crecimiento de las que ya existen. “Estos objetivos están alineados con la Estrategia Europa 2020, que fomenta un crecimiento económico inteligente, sostenible e integrador que contribuya a generar altos niveles de empleo, productividad y cohesión social”, ha afirmado Valverde. 

Las solicitudes pueden presentarse hasta el 31 de diciembre de 2015 ante el Registro Telemático Único de la Junta. La orden ha sido muy simplificada en tipologías de proyectos, criterios de valoración y eliminación de cargas administrativas, para agilizar la solicitud e incrementar su eficacia, acortando tiempos de resolución y de pago. Para ello se usarán declaraciones responsables y la incorporación de documentos antes de la resolución a través de formularios telemáticos.

Los beneficiarios son las pymes del sector industrial y de servicios a la industria, y también otros sectores siempre que los proyectos sean altamente generadores de empleo, con sede en Andalucía o que vayan a llevarse a cabo en la región. Además, en consonancia con la política de apoyo del Gobierno andaluz hacia los empresarios autónomos, se les incorpora por primera vez como potenciales beneficiarios, siempre que sus proyectos conlleven la creación de empleo adicional al suyo propio.

Se han diferenciado dos tipologías: creación de nuevas empresas y el crecimiento y consolidación de empresas ya existentes. La primera apoyará los proyectos de emprendedores y las nuevas iniciativas empresariales destinadas a crear nuevos establecimientos productivos en Andalucía, así como proyectos altamente generadores de empleo, que son aquéllos que, con un bajo nivel de inversión, conllevan la creación de un importante número de puestos de trabajo.

 

El apoyo al conocimiento y la innovación sigue estando presente en esta nueva Orden a través de una tipología específica de proyectos: nuevas empresas innovadoras vinculadas a la Especialización Productiva, que hace referencia a la RIS3 Andalucía, la Estrategia de Especialización Inteligente diseñada por la Agencia IDEA como respuesta a la condición exigida por la Comisión Europa para el reparto de los Fondos Estructurales y que está incorporada en la Estrategia de Innovación de Andalucía 2014-2020.

 

En relación con el crecimiento y consolidación empresarial se plantea, además del apoyo a los proyectos altamente generadores de empleo, el respaldo a proyectos industriales que supongan fuertes inversiones y creación de empleo y a proyectos de cooperación empresarial y proyectos cuya actividad se incluya en una de las ocho prioridades de la RIS3. 

La nueva orden da prioridad, elevando el porcentaje de ayuda en un 3%, a los proyectos que se localicen en espacios de innovación, los promovidos por colectivos prioritarios (jóvenes, mujeres, desempleados durante 2 o más años o con más de 45 años y personas con discapacidad), los relacionados con la economía social y los de empresas de base tecnológica, de base innovadora o que pertenezcan a sectores de media y alta tecnología. También obtendrán un 3% más por cada empleo adicional generado. Otra de las novedades es el apoyo al retorno del talento andaluz, incrementando hasta el 6% el porcentaje de incentivo para aquellos proyectos que supongan la contratación de egresados y doctores andaluces que se encuentren fuera de Andalucía.

 

Cuantía de los incentivos

A través de tres tipos de instrumentos (incentivos directos, bonificaciones de tipos de interés y préstamos a bajo interés) se concede un incentivo base en función del tipo de proyecto: un 15% de la base incentivable para proyectos de inversión industrial, de cooperación empresarial de innovación vinculada a la Especialización Productiva y proyectos altamente generadores de empleo, un 20% para nuevas iniciativas empresariales y un 25% para proyectos de emprendedores y nuevas empresas innovadoras vinculados a la Especialización Productiva.

En aplicación de los diferentes regímenes comunitarios que lo regulan, el tope de incentivo se sitúa en el 35% de la base incentivable en micro y pequeñas empresas y hasta el 25% en las medianas excepto en el caso de creación de empresas, en el que el tope son 200.000 euros para emprendedores, 600.000 euros para las pequeñas empresas en caso de que sean nuevas iniciativas empresariales y nuevas empresas innovadoras vinculadas la Especialización Productiva.

La Junta destinará 112 millones en ayudas a las pymes industriales y proyectos...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad