sábado 27/11/21

La secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, y la consejera de Empleo, Rocío Blanco



La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, y la secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, han reflexionado este miércoles sobre el diálogo social y la importancia de la negociación colectiva en el momento actual.

Ha sido en la apertura del encuentro 'Nuevos Retos del Sindicalismo en el Siglo XXI', celebrado en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en Sevilla y organizado por UGT-A, según informa la Junta en una nota.

De esta manera, la consejera ha defendido el "papel central" que el Gobierno andaluz quiere que juegue el diálogo social en el diseño de nuevas actuaciones que permitan consolidar un cambio económico en la comunidad autónoma, y que las negociaciones y el consenso con sindicatos y empresarios "son el principal instrumento de modernización y cambio".

Además, Blanco ha considerado que "la acción pública en el ámbito del empleo ha de tener un carácter socialmente participado, debiendo incorporar la implicación de los agentes sociales".

En este sentido, Rocío Blanco ha explicado que organizaciones empresariales y sindicales deben ser "protagonistas de las relaciones laborales en la programación y puesta en práctica de las políticas de empleo", así como participar en la "gestión positiva del cambio que permita conciliar logros económicos y sociales, sobre todo en momentos en que la economía experimenta importantes restructuraciones".

La consejera ha recordado que el Estatuto de Autonomía, en su artículo 159, señala una relevante función a los agentes sociales, y ha sostenido que las políticas de empleo "son un territorio especialmente idóneo para el diálogo social, y para que Gobierno, empresarios y sindicatos "compartan la elaboración, aplicación, evaluación y revisión de las políticas autonómicas que les conciernen".

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Blanco también ha defendido la negociación colectiva frente al fomento de mecanismos "de trato directo empresario-trabajador", y ha señalado que, "hoy por hoy, es un instrumento clave para facilitar la adaptación de las empresas y de los trabajadores a los cambios actuales y futuros".

En esta línea, ha señalado como reto de la negociación colectiva continuar siendo "relevante como instrumento de la futura gobernanza del trabajo", y para ello se ha mostrado partidaria de que incorpore en sus contenidos "herramientas que faciliten la innovación, la competitividad y la adaptación".

Para conseguir este y otros objetivos de fortalecimiento de la negociación colectiva, la consejera ha reiterado su compromiso en el desarrollo del Plan de Apoyo a la negociación colectiva andaluza.

"PAPEL ACTIVO" DE UGT

Por su parte, la secretaria general de UGT-A ha resaltado que "la organización ha de tomar un papel activo en el diseño de un nuevo contrato social en un mundo que cada día es más global y complejo".

Castilla, según ha informado el sindicato en otra nota, ha subrayado que UGT es "una organización centenaria" que quiere estar también "adaptada y que dé respuestas a las exigencias del siglo XXI, con una sociedad y una clase trabajadora cada vez más diversa y heterogénea".

"Vivimos tiempos en los que es necesario crear empleo y afianzar la recuperación económica", y "en este marco de tremenda inestabilidad es fundamental que los principales actores sociales --administraciones públicas, empresas y organizaciones sindicales-- sumen fuerzas para garantizar una respuesta coordinada ante los retos que ha de afrontar nuestro país y, particularmente, nuestra comunidad autónoma", ha dicho Castilla.

Según ha abundado la líder de UGT-A, "el primer desafío es general y es a la globalización", lo que "obliga al sindicato a pensar globalmente y a adaptar sus reivindicaciones y estrategias ante la internacionalización de los conflictos laborales".

Ha apuntado que "también la terciarización de la economía cada vez más creciente, donde el sector servicios aumenta su peso económico, hasta situarse en más del 70% del empleo total, es otro de los retos a los que tiene que enfrentarse nuestra organización", y al hilo ha indicado que "muchos de los empleos que se generan en los servicios proceden de otras actividades donde las condiciones y los sueldos son precarios, como es el caso de la hostelería o el comercio".

"La presencia de sindicalistas en los centros de trabajo es la mayor garantía de mejores condiciones laborales", ha aseverado la dirigente de UGT-A, quien ha agregado que "aquellos trabajadores que peor lo pasan en sus puestos de trabajo, cuando lo tienen, son a los primeros hacia los que debemos dirigir nuestras energías", y "la acción sindical con y hacia esas personas debe ser nuestra principal misión: acceso masivo a las empresas y centros de trabajo".

Según la líder regional de UGT, "también es necesario que remarquemos el crucial papel que juega la negociación colectiva, que tanto se ha debilitado en los últimos años". "Como estamos viendo, se están reconfigurando las formas del trabajo: el aumento de la subcontratación, los procesos de fusión de empresas, la distancia entre los centros de trabajo y los de decisión, las plantillas cada vez más pequeñas, son algunos de los cambios que nos obligan a replantear nuestras estrategias", ha agregado.

Castilla también ha apuntado que "la defensa de los derechos de los trabajadores se da ahora en contextos en los que conviven diferentes convenios colectivos, condiciones laborales desiguales, federaciones sectoriales distintas. Y esas grandes concentraciones conviven con una composición empresarial atomizada, con una mayoría de pymes que hace prácticamente imposible acceder a todos los trabajadores con la actual configuración de los sindicatos", ha manifestado.

En este sentido, Castilla ha remarcado que "la OIT señala que individualmente, los trabajadores carecen de poder". "Su sindicación es lo que puede modificar esa situación", ha agregado, para sostener que "los sindicatos son una vía mediante la cual los trabajadores pueden mejorar sus condiciones de vida y de trabajo y las de la sociedad en su conjunto", por lo que las organizaciones sindicales son "vehículos de desarrollo".

"Son un medio por el que los trabajadores carentes de poder individualmente se convierten en actores en la sociedad capaces de luchar en pos de la justicia social en la economía globalizada y de la erradicación de la pobreza en todo el mundo", ha mantenido Castilla.

DEFENSA DEL DIÁLOGO SOCIAL

También ha señalado que "la institucionalización del diálogo social favorece a la sociedad de manera visible, ayudando a confeccionar unas políticas públicas que aborden los problemas reales y más urgentes a los que nos enfrentamos".

Al respecto, Carmen Castilla ha remarcado que "UGT tiene una amplia experiencia en materia de diálogo social en Andalucía, que viene desarrollándose desde el año 1993 con la firma de los Acuerdos de Concertación Social como una forma de dar cumplimiento a lo recogido en el Estatuto de Autonomía, y que han sido suscritos entre los distintos gobiernos andaluces y las organizaciones sindicales y empresariales más representativas".

Tras recordar que el séptimo y último Acuerdo de Concertación Social "terminó su vigencia en 2013", la líder de UGT-A ha destacado que, el pasado mes de septiembre, "fruto del actual clima de entendimiento con la Consejería de Empleo, desde el Gobierno de Andalucía se nos ha convocado a la reanudación del diálogo social a través de una serie de mesas, reivindicación que ha venido siendo mantenida por UGT Andalucía en los últimos años dado el carácter prioritario que le hemos concedido a esta materia", según ha finalizado.


--EUROPA PRESS--

Junta y UGT-A defienden la importancia del diálogo social y la negociación colectiva en...
Comentarios