martes 7/12/21

Central térmica de Endesa en Carboneras

ALMERÍA.- La central térmica Litoral de Almería, propiedad de Endesa y ubicada en la localidad costera de Carboneras, acaba de renovar su inscripción en el Registro del Sistema Comunitario de Gestión y Auditorías Ambientales (EMAS).

Esta planta mantiene desde el año 2000 un Sistema de Gestión Ambiental, desarrollado de acuerdo al estándar internacional de la norma UNE en ISO 14001, y desde 2007 cuenta con la certificación según el Reglamento europeo EMAS, lo que supone un paso más en la mejora de la gestión y la transparencia en el comportamiento ambiental, como demuestra la disposición al público de una Declaración Ambiental.

Dicha Declaración, actualizada todos los años, recoge la evolución de los indicadores de control ambiental de la central así como el grado de cumplimiento de los objetivos de mejora ambiental. 

La Declaración Ambiental es verificada por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), en el seno de una auditoría ambiental, y posteriormente es remitida al organismo ambiental competente para su validación y puesta a disposición del público en la página web de Endesa: www.endesa.com

Todos los requisitos de formación, sensibilización y buenas prácticas ambientales, así como el cumplimiento de la legislación aplicable a la instalación generadora, se hacen extensivos a las empresas contratistas que prestan sus servicios en la central.

La central térmica dispone de dos grupos generadores con una potencia total instalada de 1.159 megavatios y su combustible principal es carbón importado de bajo índice de azufre. El grupo 1, de 577 megavatios, comenzó su explotación comercial en 1985 y el grupo 2, con una potencia de 582 megavatios, está en funcionamiento desde el año 1997.

En estos años Endesa ha ejecutado importantes proyectos de mejora ambiental en las instalaciones de la central, principalmente respecto a la reducción de emisiones gaseosas tal y como pone de manifiesto la puesta en marcha de una planta de desulfuración de gases de combustión en el grupo 1, la instalación de quemadores de bajo óxido de nitrógeno (NOx) y la mejora de eficiencia en la turbina de este grupo.

Respecto a la reducción de emisiones líquidas o vertidos, destaca la sustitución en 2009 del cenicero húmedo del grupo 1, lo que supuso reducir el volumen de vertido de su planta de tratamiento en un 80%, y el aprovechamiento de los efluentes de las purgas de de caldera en el proceso de desulfuración, mejora esta última finalizada en 2014.

Éstos son ejemplos del esfuerzo por mantener una dinámica de mejora continua enmarcada dentro del Sistema de Gestión Ambiental de la Central, certificado ya desde el año 2000 por la Asociación Española de Certificación y Normalización (AENOR).

Destaca igualmente el proyecto de restauración del vaso clausurado de la escombrera de cenizas que fue ejecutado en el año 2012 utilizando especies vegetales autóctonas y prácticas de plantación bastantes innovadoras, como la utilización de “incubadoras de agua inteligentes” que captan la precipitación en forma de lluvia o de rocío, acumulándola y proporcionando a las plantas un reservorio adicional de agua; dos años después se ha constatado la viabilidad del proyecto –en proceso de seguimiento por el grupo de investigación RNM-344 “Biología de la Conservación” de la Universidad de Almería— consiguiendo una óptima integración con el paisaje.

Endesa renueva el certificado medioambiental EMAS para su central térmica de Almería
Comentarios