martes 30/11/21

PALMA, 27 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha lamentado "profundamente que haya habido esta especie de tormenta en un vaso de agua", en referencia al pulso entre la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en la negociación de la reforma laboral.

Así se ha expresado Álvarez en rueda de prensa este miércoles, con motivo de la asamblea de delegados que se ha celebrado en Palma. El líder sindical ha eludido entrar a "opinar" respecto a las discrepancias entre los socios de Gobierno, limitándose a señalar que esta situación "ha despistado y tendrá consecuencias sobre la mesa de negociación".

"Si el Gobierno tiene diferencias, sería conveniente que las arreglara y que no las trasladara a los demás", ha subrayado.

Sobre la asamblea de delegados, el secretario general ha detallado que el objetivo es "dar un acelerón" a todo el proceso de negociación "después de un paréntesis de un año y medio", y ha subrayado que desde UGT no aceptarán que se establezca una nueva.

Este proceso se está dando en casi todas las comunidades autónomas, para que "todo el mundo entre en un proceso de normalización" e ir "preparando al sindicato para las negociaciones" de la reforma laboral.

"Hemos retomado la mesa con muchas dificultades porque la CEOE no quiso partir del punto donde la dejamos en marzo de 2020. Ahora, llevamos poco más de cuatro meses de negociación y hay temas muy avanzados", ha destacado.

Álvarez se ha remontado a la crisis de 2008 asegurando que, desde entonces, UGT no ha podido, "de manera plena como sindicato", plantear sus reivindicaciones.

Con todo, el secretario general ha considerado que "no va a ser nada fácil conseguir que se derogue o que se cambie radicalmente" la reforma laboral, aunque ha asegurado que no se van a mover de su posición, en la que se mantendrán "como una roca".

Por último, ha señalado tres "elementos fundamentales" de la asamblea, como la subida del salario medio, "que está congelado en términos absolutos desde 2008"; que se ejerza un mayor control sobre las sanciones en las empresas con "medidas drásticas"; y cerrar la segunda parte de la negociación en materia de pensiones.

Este miércoles, el secretario general de UGT se desplazará hasta Ibiza para continuar con la ronda de asambleas previstas.

Álvarez (UGT) lamenta la "tormenta en un vaso de agua" del Díaz-Calviño sobre la...
Comentarios