martes 17/5/22

Saint-Denis acogerá la tercera final de Copa de Europa entre Real Madrid y Liverpool

El Real Madrid jugará su quinta final de Liga de Campeones en los últimos nueve años después de obrar la enésima gesta en el Santiago Bernabéu y eliminar al Manchester City en las semifinales de la competición, y se verá las caras con el Liverpool, hexacampeón de Europa, evitando también que, por segundo curso consecutivo, dos equipos ingleses luchen por el título en la ronda final.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El Real Madrid jugará su quinta final de Liga de Campeones en los últimos nueve años después de obrar la enésima gesta en el Santiago Bernabéu y eliminar al Manchester City en las semifinales de la competición, y se verá las caras con el Liverpool, hexacampeón de Europa, evitando también que, por segundo curso consecutivo, dos equipos ingleses luchen por el título en la ronda final.

El Stade de France espera a 'reds' y blancos, que se verán las caras en una final de Champions por tercera vez en toda la historia. Un duelo en Europa que acabará con el empate entre ambos conjuntos en las dos finales que ya han disputado, la última hace tan solo cuatro años.

Pero la primera final de la Copa de Europa entre el Real Madrid y el Liverpool se remonta a 1981, hace 41 años, con el Parque de los Príncipes como escenario. Los merengues volvían a luchar por la 'Orejona' 25 años después, tras ganar el sexto trofeo de la competición en 1966 ante el Partizan de Belgrado (2-1).

Sin embargo, la balanza se inclinó del lado de los 'reds', que venían de ganar su segunda Champions en 1978 y vencieron (1-0) en un apretado partido que no se decantó hasta el minuto 82 con un gol de Alan Kennedy, para dejar sin premio a un Real Madrid con nombres como García-Cortés, Camacho, Del Bosque, Santillana y Cunningham. Un resultado que prolongó la mala dinámica de los merengues en Europa, ya que no se reencontraron con su trofeo fetiche hasta 1998.

En 2018, el Real Madrid, que había levantado la 'Orejona' en las dos ediciones previas, pudo vengarse en Kiev de la final del 81. Once años después de caer en la final de Atenas ante el Milán (2-1), el Liverpool también repetía pelea por el máximo título continental. Y ambos equipos ofrecieron un apasionante duelo en el que los bancos se impusieron (3-1) al ser más certeros en el intercambio de golpes.

Esa final será recordada por el error del guardameta alemán Loris Karius, que no estuvo fino a la hora de sacar el balón y la presión de Karim Benzema provocó que los blancos se adelantaran en el 50'. Pero Sadio Mané igualó apenas cuatro minutos después para instalar las dudas en un equipo blanco donde se erigió como gran protagonista el galés Gareth Bale, que entró en la segunda mitad para revolucionar el encuentro.

El de Cardiff hizo enloquecer al estadio con una espectacular chilena tras un centro de Marcelo. Sería el primero de sus goles, ya que en el minuto 82 volvió a dejar en evidencia a Karius, que no pudo blocar su disparo desde fuera del área sin mucha potencia y centrado, que terminó colándose dentro de la portería tras el fallo del alemán.

El Real Madrid lograba así la 'Decimotercera', a costa de un Liverpool que vio como su sexta Liga de Campeones se alejaba de nuevo. Fue el último partido de Cristiano Ronaldo con el Real Madrid, entrenado por aquel entonces por el francés Zinedine Zidane, que también anunciaría su marcha días después.

De los futbolistas que iniciaron el encuentro en Kiev, el conjunto madridista mantiene a Carvajal, Casemiro, Modric, Kroos y Benzema en el once que podría verse en Saint-Denis, además de Nacho, que entró por la lesión del lateral en la primera mitad. Mientras que Marcelo e Isco, titulares en 2018, ahora se ven relegados a un segundo plano, con un Bale, por aquel entonces determinante, fuera de todos los planes blancos actuales. Tampoco están ya Navas, Varane o Sergio Ramos.

Por su parte, el Liverpool que se verá en París presentará grandes diferencias en la portería y en el centro del campo, con la incursión de los brasileños Alisson y Fabinho. Karius y Lovren son los únicos que ya no forman parte de la plantilla, en la que, a la columna vertebral formada por Van Dijk, Henderson, Salah -que fue sustituido en la primera mitad por una lesión en el hombro tras una disputa con Ramos- y Mané, se suman los nombres de Konaté, Thiago, Diego Jota y, sobre todo, Luis Díaz, gran refuerzo invernal para Klopp.

Saint-Denis acogerá la tercera final de Copa de Europa entre Real Madrid y Liverpool