martes. 16.04.2024

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El delantero portugués del AC Milan, Rafael Leao, insistió este lunes en que su futuro "está en Milán", vinculado al equipo 'rossonero' con un contrato de cuatro años al que es "leal", aunque recordó que "para crecer" como futbolista tiene que "ganar cosas importantes, como la Champions o la Europa League".

"Mi futuro está en Milán. Estoy aquí y todavía tengo un contrato de cuatro años. El Milán me ayudó cuando estaba en una situación muy difícil, estaban cerca de mí. No lo olvido, soy leal. Llegué siendo niño, aquí crecí como hombre y como futbolista. Quiero volver a ganar, mi cabeza está aquí", señaló el atacante en una entrevista al Corriere della Sera.

El luso, autor de nueve goles esta temporada con el Milán, es uno de los delanteros que suenan todos los veranos para abandonar la ciudad italiana y recalar en otro gran equipo del continente, aunque el jugador insistió en que continuará defendiendo la camiseta milanista.

No obstante, Leao advirtió de que "para crecer" tiene que "ganar cosas importantes, como la Champions o la Europa League". "Las cosas buenas se olvidan demasiado rápido, por eso hay que ganar todos los años, en la medida de lo posible. Cuando estás en Milán tienes que hacerlo, no es una elección, es un deber. Para dejar tu nombre en la historia", explicó.

"He hecho muchos sacrificios, pero sobre todo los ha hecho mi familia. Mi padre dejó Angola a los 18 años para trabajar en Portugal y darme un futuro. Me dio muchas lecciones, primero que nada la importancia del trabajo. Por eso quiero hacer todo lo posible para devolverles lo que me dieron. Lo primero que compré con mi sueldo en Lille fue una casa para mi familia", recordó el futbolista, de 24 años.

Leao comenzó a jugar al fútbol "en el Barrio da Jamaica, al otro lado del río Tajo", una zona "muy popular" de "inmigrantes, muchos de África". "Mi familia es en parte angoleña y en parte, por parte de mi madre, de Santo Tomé. Angoleños, guineanos, caboverdianos son los que viven en el barrio. No es un lugar fácil. Lo bueno era que allí había fútbol", rememoró.

"Jugaba con el balón desde la mañana hasta la noche. Tardes enteras en el aparcamiento del supermercado. A veces pienso que me quedé en ese terreno. A menudo se trataba de papeles arrugados o una lata o botella utilizada como pelota, mientras que el objetivo era un coche. Mi forma de jugar sigue siendo la misma, el fútbol callejero, hecho de fintas, tiros y astucia", agregó sobre su forma de entender el fútbol, que gusta a los niños "precisamente" porque quiere "divertirse".

Sin embargo, tiene claro que cuando deje de jugar no seguirá ligado a este mundo. "Llevo diez años en este ambiente, he tenido muchas experiencias. Quiero quitarme ese tipo de estrés y dedicarme a mi familia y mis otras pasiones", avanzó.

Además, el joven futbolista reconoció que las críticas "siempre pesan", y solo le "enfadan" cuando "no son constructivas". "Lo siento si sólo pretenden provocarme. A menudo me pregunto '¿este chico entiende de fútbol?'. Estas cosas me hacen más fuerte. Sé adónde puedo ir", opinó.

"Las redes sociales son peligrosas, no es un mundo positivo. Demasiado odio, demasiada maldad. Las cosas que sé no las aprendí allí. Los uso porque los necesito para mi trabajo, pero no me gustan. Hay pocas sonrisas en las redes sociales", añadió sobre los comentarios en Internet.

Finalmente, Leao resaltó su lucha contra el racismo, criticando la "falta de educación". "Los racistas a menudo ni siquiera se dan cuenta de que lo son. El racismo está en todas partes, lamentablemente. Los futbolistas tenemos que hacer algo, teniendo en cuenta que tenemos tanta popularidad. Debemos explotar esta fuerza, enviando mensajes. Milán es muy sensible a este tema", zanjó.

Rafael Leao: "Mi futuro está en Milán, soy leal"
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad