jueves 2/12/21

El atletismo quiere brillar en el Estadio Olímpico de Tokio

TOKYO, 23 (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) El atletismo será otro de los deportes en el que la delegación española que va a participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio espera ser protagonista con los 22 atletas que competirán, algunos de los cuales ya saben lo que es ganar en esta cita, caras nuevas dispuestas a brillar y la presencia de una Susana Rodríguez que tratará de hacer historia en 48 horas.
Archivo - El español Kim López en la final de peso F12 (deportistas con discapacidad visual) del Campeonato del Mundo paralímpico de Dubái

TOKYO, 23 (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro)

El atletismo será otro de los deportes en el que la delegación española que va a participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio espera ser protagonista con los 22 atletas que competirán, algunos de los cuales ya saben lo que es ganar en esta cita, caras nuevas dispuestas a brillar y la presencia de una Susana Rodríguez que tratará de hacer historia en 48 horas.

España presenta en la capital japonesa un equipo de 29 atletas, siete de ellos guías, que convierten al atletismo en el deporte con más representación en el evento y donde pretende trasladar sus positivos resultados de las últimas grandes citas internacionales.

Así, en los dos Mundiales (2017 y 2019) celebrados tras los Juegos de Río de Janeiro de 2016, donde sumó siete medallas (tres oros, dos platas y dos bronces), el atletismo adaptado nacional ha sumado un total de 19 metales, y 55 en los dos Europeos (2018 y 2021), cifras que hacen albergar esperanzas a una disciplina que es, junto a la natación, la que más metales ha aportado a la historia paralímpica, con 195 (77 oros, 62 platas y 56 bronces).

El equipo ha perdido a algunas de sus figuras históricas como David Casinos, cinco veces medallista entre Sydney 2000 y Rio 2016, pero sigue teniendo buenos nombres que esperan alcanzar el podio en el Estadio Olímpico.

Entre ellos, están Kim López y Gerard Descarrega, los dos que tendrán que defender sus oros de hace cinco años. El valenciano se perfila como el rival a batir en el lanzamiento de peso después de haber batido el récord del mundo en la clase F12 en dos ocasiones en apenas un mes, dejándolo en 17,10 metros, lo que le ha convertido en el único discapacitado visual en superar los 17 metros.

Por su parte, el velocista catalán, que ahora está acompañado por Guillermo Rojo como guía, tratará de reeditar su condición de campeón paralímpico en los 400 metros T12. El dúo llega con la segunda mejor marca mundial de 2021 (50.82) y son serios candidatos al podio.

También estarán en la capital japonesa Alberto Suárez, que buscará su tercera medalla en el maratón para discapacitados visuales tras su oro en Londres y su plata en Río de Janeiro, y la mediofondista Izakus Oses, también de la Federación de Ciegos, bronce en los 1.500 T13.

Además, España tendrá otra buena baza en la velocista ciega Adiaratou Iglesias, debutante en los Juegos a sus 22 años que aspira a sumar dos medallas en los 100 y los 400 metros, distancias en las que tiene las mejores marcas del año y en las que es la actual campeona continental, además de subcampeona mundial del hectómetro.

También serán opciones el mediofondista con discapacidad visual Yassine Ouhdadi El Ataby, otro que buscará subir por partida doble al podio en el 1.500 y el 5.000, el lanzador de jabalina Héctor Cabrera, actual plusmarquista mundial de la clase F12 para discapacitados visuales, los saltadores Iván Cano y Sara Martínez, las jóvenes Nagore Folgado, de 17 años y campeona de Europa de los 100 metros, y Alba García, de 19, o la lanzadora de peso aquejada de parálisis cerebral Miriam Martínez, oro europeo en el pasado Europeo.

Además, la triatleta Susana Rodríguez, acompañada por su guía Celso Comesaña, podría hacer historia en estos Juegos Paralímpicos donde doblará deporte, ya que también logró la clasificación para los 1.500 metros de la clase. Lo tendrá que hacer todo en 48 horas ya que el 28 de agosto compite en triatlón, el 29 en las series de 1.500 y el 30 en la hipotética final.

El atletismo quiere brillar en el Estadio Olímpico de Tokio