miércoles. 12.06.2024

Noticias falsas, insultos, descalificaciones o que cualquier personaje con un perfil en una red social se crea en el derecho de llamar corrupto, comprador de votos, chorizo y mil y una lindezas más a cualquier personaje político o aspirante a ello no es más que el resultado de esa estrategia de la baja clase política de criticar y descalificar para ocultar sus carencias en formación, propuestas, creatividad o interacción con la gente. El modelo Trump, de miente constantemente que así consigues que la parte más débil de la sociedad te crea víctima, genera que enardecidos incultos e insensatos tomen un congreso, te hablen a mil kilómetros de distancia de pactos con terroristas o de la destrucción del país por la proliferación de nacionalismos democráticos y constitucionales, cuando no son capaces de hacer un comentario en redes sociales en tres líneas sin cometer entre cinco y siete faltas de ortografía. Verdaderos intelectuales de patio de vecinas.

Tímidamente empiezan a verse pequeños destellos de sensatez, de defensa de valores del conjunto por encima de las aspiraciones personales de cada sujeto, y en Almería ha sido la coalición Sumar la que ha dado el primer paso expulsando a sus concejales que han votado a favor de gobiernos del PP o Vox, como en Garrucha y otros puntos de la provincia. Y es normal, porque la gente vota a partidos, y un votante de izquierdas no puede exponerse a que hagan alcalde a un candidato de derechas, como tampoco es lógico en sentido contrario.

Dignificar la política requiere sacrificios, es una carrera de fondo, que resta en un primero momento, pero que asienta sólidos cimientos de credibilidad en el medio plazo.

Lo hecho por la coalición de Yolanda Díaz en Almería aporta un atisbo de esperanza de que las cosas pueden empezar a cambiar justo en un momento en el que parecía que ya no había marcha atrás.

Sumar para dignificar la política
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad