miércoles 23/6/21
Javier Salvador, teleprensa.com (*)

Desánimo andaluz

"Moreno Bonilla tiene que asumir que si con las herramientas a su alcance no es capaz de solucionar el problema, sencillamente tiene que dimitir, marcharse y dejar que otros se ocupen de arreglar este desaguisado
Javier Salvador, teleprensa.com
Javier Salvador, teleprensa.com

Hay una parte de la pandemia, quizás uno de sus efectos más contagiosos que la propia carga vírica de la Covid19 y sus mutaciones, que lejos de trabajarse se está acrecentando entre la población andaluza ante tanto echar balones fuera desde la Junta de Andalucía. Les hablo del desánimo que trasladan algunos responsables de la gestión, y me remito únicamente a Andalucía por ser la que más me afecta, y aunque por proximidad, ya sabemos cuál es la máxima principal de Murcia: maricón el último en vacunarse.

Es precisamente esa mala política y peor gestión la que está llevando a la gente a desconfiar de las medidas, de las soluciones que les puede ofrecer su gobierno regional. 

En vez de motivar a la población con medidas que sean sencillas, comprensibles por la mayoría, sin tener que pedir constantemente aclaraciones de quién puede o no puede abrir y hasta qué hora, están sumiendo a hostelería, comerciantes y autónomos, en general, en la más absoluta desesperación, dándoles a entender que cerrar tienen que cerrar, pero que aún así no pueden solucionar nada. 

Hay normas suficientes, de sobra, para poder tomar las decisiones adecuadas y actuar decididamente sobre esta pandemia, y como no se frena es dando malos ejemplos, diciendo simplemente que se tiene miedo, o estando condicionado polítcamente por los efectos de las decisiones.

Un delegado de Salud no puede trasladar a la población que esto está desmadrado y que, sencillamente no le ve solución.

Es de una total irresponsabilidad regañar a la gente por desmadrarse en Navidad y salir luego en una foto tomando unas cervecitas en la barra de un bar. Para eso te callas.

Cómo debemos interpretar las declaraciones del alcalde de Almería advirtiendo que el cierre del comercio sería catastrófico, cuando es el mismo distrito sanitario de otras localidades que si cierran. Que nos lo expliquen porque no lo entendemos. Sólo se intuye que las medidas parecen ir por partidos y dependiendo qué partido gobierne así te arreo con un raseo o con el otro.

Moreno Bonilla tiene que asumir que si con las herramientas a su alcance no es capaz de solucionar el problema, sencillamente tiene que dimitir, marcharse y dejar que otros se ocupen de arreglar este desaguisado. Bonilla gobierna sin haber ganado las elecciones, por lo que es comprensible que no se sienta capaz ni legitimado, incluso acorralado, pero eso no es justificación suficiente para sumir a la población de la comunidad autónoma de Andalucía en el desánimo.

Si no motivas, si no eres capaz de transmitir seguridad con liderazgo, éste no es el lugar, el momento ni el trabajo para alguien que no se crea con capacidad de gobierno. El problema no está en Madrid, sino en Sevilla y eso nos lleva a los de aquí, a los almerienses, a estar donde estamos, que es justo ese lugar en el que no tenemos ni la menor idea de hacia dónde vamos.

(*) Periodista, Spin Doctor, Consultor en Comunicación y Marketing Estratégico ([email protected])

Desánimo andaluz
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad