miércoles. 12.06.2024

¿Increíble verdad? Si nadie a la izquierda de PP y Vox creía que esto podía pasar en unas elecciones municipales, en este momento ya no hay tiempo para lamerse las heridas o buscar culpables fuera de uno mismo. Pedro Sánchez ha dado un golpe encima de la mesa del desayuno de toda la izquierda española para dejarles claro que seguir jugando a los grupúsculos, a los personalismos, a mostrar quien la tiene o lo tiene más grande, lleva a entregar un país a los modelos de derecha condicionada por la extrema derecha. Si eso es lo que quiere la gente: sea.

El anuncio del presidente del Gobierno de elecciones anticipadas justo en este momento, es el mejor antídoto que puede darse a una situación en la que el día después iba a convertirse en una guerra con la que cuestionar liderazgos o modelos desde la izquierda. Pues ahora, precisamente, toca decidir si prefieres seguir atacando lo tuyo o luchar porque lo social siga primando sobre lo privado o, sencillamente, lo contrario. La gente vota, es soberana y da igual si los tuyos ganan o pierden por 3 votos o por 300.000, en este juego de la democracia se gana o se pierde.

Y en esta ruleta rusa también tienen mucho que asumir los pretendidos medios de comunicación progresistas que durante décadas amasaron audiencia al amparo de gobiernos socialistas, ganando dinero o generando deuda, sin prisa para devolverla, porque han sido precisamente los peores enemigos de ese progresismo.

El mensaje de Pedro Sánchez es claro y contundente. Si no hay una unión entorno a un ideal, por encima de cualquier personalismo, a España la gobernará PP y Vox. 

Y ahora a apechugar y decidir teniendo grabada a fuego la frase más contundente de la demoscopia: Si no votas, no te quejes.

A apechugar todos
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad