lunes. 05.12.2022

23 años de Teleprensa en Almería

Javier A. Salvador, teleprensa.com

Hace exactamente 23 años que la aventura de teleprensa, lo que hoy es teleprensa.com o el área de consultoría de comunicación de Teleprensa World comenzó a andar. Durante este tiempo hemos prestado servicios a medios de comunicación, periódicos, agencias de noticias, revistas, radios y televisiones. Para financiar todo eso, además, pusimos en marcha el primer gabinete de prensa y asesoría de comunicación de Almería hecho por periodistas para empresas e instituciones. Todo eso parece muy bonito, pero no ha sido ni es un camino sencillo. Nos llamamos Teleprensa como fusión de teletrabajo y prensa, porque sencillamente buscábamos cotizar a la Seguridad Social pudiendo trabajar como periodistas. No era fácil en aquellos tiempos.

 

En septiembre de 1996 ya teníamos operativa la primera web que ofrecía servicios periodísticos. Entre otras cosas menos frikis contactábamos por chats a los que te enganchabas por módem con periodistas latinoamericanos que nos ofrecían piezas que, a su vez, nosotros intentábamos vender a otros. Una locura.

Divertida locura.

En 2001 llegamos a un acuerdo de colaboración con una empresa italiana para construir el primer “archivo online de la actualidad diaria almeriense”, lo mismo que poco después decidimos llamar periódico digital. El acuerdo era muy básico, nosotros teníamos una idea y ellos los medios para desarrollarla y la necesidad de vender en España, así que nos hicieron el trabajo a cambio de ayudarles en su introducción en el mercado español. Las primeras webs de importantes empresas agrícolas de Almería, nacieron de aquel acuerdo.

 

Hasta esa fecha, cuando alguien mandaba una nota de prensa, y eran muy pocas, el aludido en la información no se enteraba de lo que decían de él hasta el día siguiente, momento en que lo leía en papel. A partir de aquel instante comenzaron a fabricarse las respuestas el mismo día que se producía el ataque.

 

En octubre de 2005 y tras mi mayor fracaso profesional en la elección de inversores, avoqué a todo Teleprensa a su mayor crisis. Cosas de la vida. La culpa fue únicamente mía, creyendo que podría con gente que sencillamente me sobrepasaba. En enero de 2006 y dedicando apenas una semana a llorar las traiciones lanzamos algo así como 3.600 emails con el primer newsletter o resumen de noticias que se colaba en los buzones de correo de Almería. El primero fue a las seis de la tarde porque sencillamente no nos dio tiempo a poder enviar el de primera hora de la mañana, y a partir de ese momento comunicábamos vía web en tiempo real, y con resúmenes vía mail a las nueve de la mañana y a las cinco de la tarde. En cuatro meses llegamos a los 11.900 suscriptores. Gratuitos claro.

 

En el año 2013 decidimos que si nosotros podíamos comer y pagar hipoteca de un modelo como éste, la legión de periodistas que se estaba quedando en paro también podía intentarlo. Llegamos a abrir quince franquicias gratuitas. Prestamos el código y formación, cariño y ánimo, que era lo poco que podíamos invertir. Hoy todos esos periodistas están trabajando para algún medio o en comunicación. Al menos sirvió para activarles, para darles un escaparate en el que poder mostrar su valía.

 

Teleprensa apenas se financia de publicidad, sólo unos pocos fieles han apoyado este proyecto que por sufrir estos dedos que uno tiene, hasta padece hoy vetos políticos desde hace diez años, y eso que publicamos lo de todos, pero les molestan las opiniones. Y esa es otra historia.

 

En 2019 daremos el gran cambio. Sigue el periódico digital al margen del área de consultoría, que realmente es la que nos da de comer. Hasta ahora. 

Con un nuevo modelo de edición, mejor presencia pública, gestión de datos y estadísticas lanzaremos una versión muy distinta, mucho más funcional y arriesgadamente participativa. El nuevo modelo nace para soportar un perfeccionado modelo de franquicias de periódico que intentaremos a partir de octubre.

 

Cada organización, institución o colectivo podrá publicar su propia nota de prensa. Quien no tenga periodistas para hacerlo podrá contratar ese servicio, pero quien tenga un gabinete de prensa editará directamente su propio contenido. Es posible que mucha información de carril de ayuntamientos o administraciones públicas deje de aparecer si no la meten ellos mismos o no llega por las agencias que tendremos de soporte básico. Tampoco podemos regalar más tiempo digital a quienes nos vetan y sólo ayudan subsistir a los modelos de papel.

 

Los recursos periodísticos propios de teleprensa se centrarán en contar historias propias, desde otra perspectiva, entrando en un territorio nuevo para el lector en Almería, en Andalucía, un modelo en el que si es cierto que la información es poder, tiene que ayudar a solucionar problemas y no a esconderlos.

 

El nuevo teleprensa será un proceso lento de cambios. Creo que a partir de octubre tendremos en el aire los primeros. Continuará un periodo de seis meses de constantes implementaciones. Sistemas con los que además de que cada cual pueda colgar su propia noticia, que supervisaremos nosotros, la pequeña peluquería de barrio o el profesional autónomo del lugar podrá tener su anuncio por menos de lo cuesta un paquete de tabaco, contenidos profesionales que enlazarán con su webs o perfiles en redes sociales, y muchas cosas más que poco a poco iremos mostrando y contando.

 

El objetivo es muy complicado, llegar a nuestro 25 aniversario el verano de 2021 generando un modelo que permita a un periódico digital subsistir con unos ingresos que no impliquen dependencia editorial. 

 

Será el periódico de la gente. Será el resultado de una maduración de veinticinco años de supervivencia junto a Elena Torres en el entorno del periodismo digital y treinta de profesión periodística.

 

Un último apunte. Intencionadamente no hay nombres de las personas que han participado y participan en este proyecto. Han sido muchas en estos años, y deben ser ellas mismas quienes lo cuenten. El que suscribe ha sido sólo uno más, cierto que con más peso decisivo para aciertos y errores, pero poco más. 

 

 

 

23 años de Teleprensa en Almería
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad