sábado. 02.03.2024

CÓRDOBA, 4 (EUROPA PRESS)

El Partido Comunista de Andalucía (PCA) en Córdoba ha llamado este lunes a "la solidaridad" con todos los empleados del comercio "que se están viendo obligados a trabajar los días festivos debido a la liberalización de horarios aprobada desde el Gobierno andaluz y el Ayuntamiento de Córdoba", con la ampliación de la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT).

En este sentido y en una nota, el PCA ha rechazado "rotundamente" tal medida, "que permite que las grandes empresas, multinacionales y franquicias abran los días festivos a costa de sus trabajadores, atentando contra la conciliación familiar y el descanso del personal laboral, que sufre una sobreexplotación inaceptable".

Desde el PCA también han destacado que "el empresariado, generalmente, evita cualquier riesgo y no contrata personal nuevo, ya que la mayor parte de los comercios que abren los días festivos reparten las jornadas de trabajo entre su plantilla, para que trabajen un domingo o festivo a cambio de un día libre entre semana, o incluso se compensa con medias jornadas y horas sueltas repartidas a lo largo de la semana".

Por lo tanto, "esto imposibilita cualquier tipo de conciliación familiar y provoca que el personal acabe siendo más esclavo de su trabajo, en especial en fechas destacadas, como las campañas de Navidad".

Igualmente, desde el PCA han señalado que "el comercio es un sector muy feminizado, con un 62% de mujeres, y que esta liberalización de la derecha profundiza aún más la brecha de género, exacerbando la explotación laboral de las mujeres, que son una vez más las principales afectadas por la precariedad laboral".

El PCA ha recordado que, además, "el Convenio Provincial de Comercio no establece nada respecto de los festivos, por lo tanto, se supone que los cambios son voluntarios para el personal, pero abriendo masivamente, como se está haciendo desde que se ha puesto en marcha la medida, la voluntariedad se pierde".

Frente a ello y según ha subrayado el secretario político local del PCA de Córdoba, Fran Martínez, desde su partida se defiende "a la clase trabajadora afectada por las medidas laborales de la derecha, que busca tan solo incrementar los beneficios de las grandes empresas a costa de sus trabajadores, extendiendo un modelo de consumo que destruye la economía local y el consumo responsable. Además, la medida es innecesaria desde el punto de vista de los consumidores".

Pero es que, además, según ha concluido Martínez, "la ampliación de horarios no genera más contratos ni mejora las condiciones laborales de las personas que trabajan en el sector, sino que aumenta la sobrecarga de trabajo y hace a los ricos más ricos y a la clase trabajadora más esclava de su trabajo".

El PCA llama a la "solidaridad" con los empleados del comercio "obligados" a trabajar...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad